El nuevo desarrollo rápido, amigable con el medio ambiente e inclusivo
El nuevo desarrollo rápido, amigable con el medio ambiente e inclusivo

Sufiendo la locura del tránsito en Buenos Aires, cuatro estudiantes y graduados de tecnología en el barrio de Almagro pensaron en diseñar y crear un vehículo que sea ágil, sustentable y también inclusivo, es decir, que sirva para personas con alguna discpacidad. Todo industria argentina.

Con este cúmulo de ideas, desarrollaron Exodia, una moto vehículo eléctrico de tres ruedas, apto para personas con discapacidad en sus miembros inferiores, y preparado para la circulación urbana.

El equipo está conformado por Guido Barreyro, Rodrigo Clausell, Mauro Currao, y Sebastián Melina, estudiantes y graduados de la carrera de Ingeniería Industrial en la UTN Buenos Aires que desarrollaron el prototipo como Proyecto Final de carrera.

Guido Barreyro, Rodrigo Clausell, Mauro Currao, y Sebastián Melina, estudiantes y graduados de la carrera de Ingeniería Industrial en la UTN Buenos Aires que desarrollaron el prototipo
Guido Barreyro, Rodrigo Clausell, Mauro Currao, y Sebastián Melina, estudiantes y graduados de la carrera de Ingeniería Industrial en la UTN Buenos Aires que desarrollaron el prototipo

"Faltaba un medio de transporte que fuera estable y ágil para recorrer distancias cortas. Hoy en día comprar un auto sale caro, sumado a todos los problemas de tránsito que hay. Y una moto ocasiona un promedio de 20 muertes por día. En ese sentido, Exodia se ajusta mejor a estos problemas, con el plus de que se trata de un transporte eléctrico; de esta manera se reduce la contaminación, tanto fósil como sonora", explicaron los creadores del proyecto y agregaron además que "se trata de un transporte adecuado para personas con discapacidad en sus miembros inferiores".

Exodia es un tipo de vehículo que aún no existe en la Argentina, pero que sí se los ve en otras partes del mundo. "Este vehículo cumple los requerimientos para circular por la ciudad, a diferencia de otros medios de transporte pensados para barrios cerrados o zonas rurales", explicaron. Aún falta, sin embargo, la regulación local para transporte eléctrico.

Hoy existe el ingreso de vehículos similares provenientes de China. La diferencia es que Exodia está adecuada al mercado argentino. "Preparamos el proyecto para que, en el caso que se resuelva esta nube legal, nuestro proyecto cumpla normativas de seguridad y podamos sacarlo al mercado", agregaron.

Tres de los cuatro estudiantes se graduaron los últimos días de 2017. Comenzaron a estudiar los cuatro juntos, y consideran que este proyecto "es el broche de oro" de la carrera. "Nos fuimos metiendo en el proyecto, sin saber cómo iba a terminar. Aplicamos todo lo que vimos, y nos esforzamos. Tuvimos que trabajar mucho después de hora, administrando bien el tiempo, porque todos trabajamos y estudiamos", afirmaron.

Asimismo, destacaron que tuvieron "un fuerte apoyo y colaboración de docentes y de la familia". En especial de la agencia AP Motos, del padre de uno de ellos. "Arrancamos el proyecto en abril, con el chasis de un cuatriciclo chocado. Es un tipo de proyecto que lleva mucho tiempo, así que fue un acierto arrancar temprano. Lo fuimos tocando, armando y desarmando. Compramos materiales y repuestos, a los cuales le realizamos diferentes tipo de operaciones y modificaciones, como torneado, soldado, cortado, doblado, etc., para poder adaptarlos a nuestro producto. Fuimos para ello a la Escuela Técnica Nº 23 Casal Calviño", detallaron.

"Teníamos algunos repuestos en la agencia, otros tuvimos que adaptarlos al proyecto, -mencionaron-. Buscar el motor eléctrico no fue fácil, como tampoco el vínculo con proveedores. Al tratarse de un prototipo para un desarrollo universitario muchas veces no causa interés".

Los estudiantes agregaron que, para el desarrollo del proyecto, visitaron talleres de soldadura y fábricas ensambladoras. "Quisimos tener dimensión del proyecto en el que nos estábamos metiendo: cómo se trabaja, cómo son los puestos de trabajo. También probamos la parte ergonómica; cómo se ajustan las dimensiones a las distintas partes del cuerpo", sostuvieron.

También, lo probaron sobre las avenidas Medrano y Rivadavia, de la ciudad de Buenos Aires, junto a los profesores de la cátedra de Proyecto Final. Y mencionaron al respecto la ayuda recibida por su tutor, Pablo Romero.

Si el proyecto prospera en cuanto a la regulación por parte de las autoridades de tránsito, y hay interesados en financiar su producción, pronto se lo podrá observar y disfrutar en las calles argentinas.

SEGUÍ LEYENDO: