Running, ciclismo y surf, cómo entrenan los turistas cuando van a la playa

Son las opciones más elegidas para entrenar cerca del mar. Los consejos de los expertos

Un ejercicio para los amantes del running es hacer las cuestas en los médanos o correr en la playa plana (Getty)
Un ejercicio para los amantes del running es hacer las cuestas en los médanos o correr en la playa plana (Getty)

El verano es un tiempo para disfrutar de las merecidas vacaciones, pasar tiempo con amigos, estar con la familia y, obviamente ir a la playa. Durante estos días de descanso se suele comer menos sano y por eso no es raro regresar de las vacaciones con algunos kilitos de más. Además, en muchos casos, se deja de lado el deporte porque se decide descansar de todo, incluso de la actividad física.

Afortunadamente, los amantes del deporte encuentran en la arena y el mar los estímulos necesarios para aprovechar y dedicar un tiempo para realizar actividades deportivas y, de esta manera, no perder la rutina de ejercicios.

Existen diferentes actividades físicas que se pueden practicar en la arena de la playa, en el mar o en los médanos. Esto no se trata de una obligación para mantenerse en forma sino que, en la mayoría de los casos es una manera de disfrutar del verano y de la playa y cuidar la salud.

Las opciones son variadas y van desde correr a orillas del mar hasta actividades acuáticas como el surf o ejercicios de musculación en las dunas o médanos.

Los amantes del running consideran que las vacaciones son para disfrutar y que nada mejor que incorporar esta actividad al amanecer o cuando ya comienza a caer el sol. La playa ofrece aire fresco, sol, el mar a un costado y el paisaje perfecto. Cabe destacar que es importante tomar las precauciones necesarias, desde seleccionar las horas adecuadas a utilizar la protección solar requerida para cada tipo de piel.

Cuando se practica el running por la arena se reduce el impacto articular que es muy diferente a cuando se corre sobre el asfalto. Además de que también existe un mayor gasto energético y calórico al correr por la arena, ya que el cuerpo gasta más energía y consume un mayor número de calorías al hacerlo sobre superficies blandas.

El running por la arena reduce el impacto articular comparado a cuando se corre sobre el asfalto  (Getty)
El running por la arena reduce el impacto articular comparado a cuando se corre sobre el asfalto (Getty)

Tomás Andrés Fachola, profesor de educación física, personal trainer e instructor de Xteam, explicó a Infobae que “entrenar en las vacaciones es lo ideal porque no existe el horario del trabajo, del colegio y uno está más tranquilo y con más tiempo. El running en la costa es muy bueno porque la arena es totalmente distinta a entrenar en pasto, cemento, cuestas o lo que sea. Uno puede hacer las cuestas en los médanos o correr en lo que es playa plana para no tener que esquivar las olas. Todos esos entrenamientos sirven para hacer un cambio de lo que se está acostumbrado en la ciudad. También los médanos son fundamentales si uno entrena porque se pueden hacer ejercicios de sentadillas, estocadas y se trabaja mucho”, dijo.

Entre las actividades acuáticas el surf es uno de las predilectas por los amantes del mar que viajan todos los veranos a la costa en busca de las mejores olas. Este deporte, año tras año, suma nuevos seguidores y ya dejó de ser exclusivo de unos pocos, para convertirse en una verdadera pasión. La mayoría de los que lo practican lo consideran un estilo de vida.

Como sucede con otros deportes, los balnearios de la Costa Atlántica cuentan con instructores para los principiantes e incluso escuelas para los más chicos que quieren incursionar en esta experiencia. Aquellos que lo practican pueden comprobar cómo la tonificación de sus músculos mejora, además de aumentar el rendimiento en lo que se refiere a coordinación, equilibrio e incremento de la resistencia.

El surf es uno de los deportes predilectos por los amantes de la playa (Getty)
El surf es uno de los deportes predilectos por los amantes de la playa (Getty)

“Es un buen deporte ya que durante el tiempo del alquiler de una tabla, se pueden agarrar un promedio de diez olas y se trabaja bastante porque se está trepando, subiendo a la tabla constantemente. Uno hace trabajos de abdominales, piernas, brazos”, dijo Fachola.

Algunos llegan a la costa con la idea de alquilar una bicicleta para salir a entrenar. Sin embargo, en muchos casos esto queda sólo en un deseo y el entrenamiento se hace a un costado para darle espacio al paseo. De todas maneras, para los entrenadores, es importante mantenerse activo y salir a andar en bicicleta, tal vez no como entrenamiento pero sí como una manera de no permanecer durante todos los días de las vacaciones sin mover el cuerpo.

El que entrena ciclismo seguramente se va a llevar su bicicleta. Este tipo de entrenamiento es diferente que en la ciudad y sucede algo similar al running: los vientos son distintos y todo cambia cuando se entrena en la costa”, agregó Fachola.

El ciclismo está presente en la costa ya sea como vehículo de paseo o para realizar actividades físicas (Getty Images)
El ciclismo está presente en la costa ya sea como vehículo de paseo o para realizar actividades físicas (Getty Images)

Daniel Tangona, coach trainer habló con Infobae y reconoció que muchos deciden tomarse un descanso del ejercicio en vacaciones. “Me dicen que están de vacaciones y que no quieren hacer ejercicio y yo les digo que su corazón no se toma vacaciones. Es más, se entra en un territorio de dormir mal, comer a deshora comidas muy cargadas en grasa”, afirmó.

Además explicó que en la costa existen tres grandes grupos: el sedentario que nunca va a encontrar el tiempo para entrenar porque no le gusta; el que quiere arrancar porque está en vacaciones y quiere hacer todo junto y puede terminar tal vez lastimado o dolorido y el deportista que ejercita durante todo el año que no va a parar y va a continuar entrenando.

“Lo bueno de este último grupo es que no van a tener horarios tan duros y restringidos. No van a detener el deporte porque no conciben la idea de no moverse durante 15 o 20 días. El que hace gimnasia lo usa como medio de vida para descargar angustia, ansiedad, tensiones. Las vacaciones muchas veces son generadoras de estrés porque se pasa de la locura del año para quedarse muy quieto, lo que no le hace bien a todo el mundo”, agregó Tangona.

Aclaró que es indispensable realizarse un chequeo médico previo al viaje a la costa para saber qué deportes puede realizar. “Las excusas engordan y enferman. Hay que hacer ejercicio en vacaciones pero no con la exigencia del año porque las costumbres son distintas tanto en la alimentación como en el sueño”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO:









Últimas Noticias