“Fuego” en Boulevard Ballester: cómo es el centro de estética atendido por mujeres trans en San Martín

Es un proyecto iniciado en plena pandemia por ocho mujeres que brindan servicios de peluquería, manicura y pedicura tanto para damas como para caballeros. Está ubicado en pleno centro de Villa Ballester, en el partido de San Martín. Infobae lo visitó y habló con sus fundadoras

Ivana, Naomy, Laura, Sabrina y Agustina, las mujeres que están al frente de la peluquería Fuego en San Martín  (Fotos: Gustavo Gavotti)
Ivana, Naomy, Laura, Sabrina y Agustina, las mujeres que están al frente de la peluquería Fuego en San Martín (Fotos: Gustavo Gavotti)

Ubicado en el centro de Villa Ballester, en la calle Boulevard Ballester, a menos de 50 metros de la comisaría, hace una semana abrió un nuevo centro de estética en el barrio. Pequeña, vidriada y con el cartel ploteado en su fachada, “Fuego” se instaló para prestar sus servicios de peluquería, manicura y pedicura tanto para hombres como para mujeres.

Ante la noticia de esta apertura, Infobae se comunicó vía Instagram para poder coordinar una visita a la peluquería y así poder conocer la historia que hay detrás de “Fuego”, el primer centro de estética atendido por mujeres trans donde brindan servicios de pelo como corte, peinados, alisados, barbería y también uñas tradicionales y esculpidas.

El oficio estaba, solamente faltaba la oportunidad de tener un lugar físico. Que quienes las ayudaron fue el Movimiento Evita y Leonardo Grosso, diputado del Frente de Todos
El oficio estaba, solamente faltaba la oportunidad de tener un lugar físico. Que quienes las ayudaron fue el Movimiento Evita y Leonardo Grosso, diputado del Frente de Todos

Naomy, Agustina, Laura, Ivana, Arny, Sabrina, Josefina y Mariana son las ocho mujeres que hoy están al frente. Forman parte del Teje de San Martín, una organización que surgió por la pandemia del coronavirus el año pasado cuyo primer objetivo era organizarse junto a otras compañeras que no tenían trabajo para cumplir con la asistencia alimentaria, ya que muchas ejercían el trabajo sexual y no podían salir a la ruta.

Empezaron siendo 35 y hoy ya son 136. Además de la problemática del trabajo también llevaron a cabo el operativo DNI para que todas pudieran tener su identidad, pero lo más importante es poder haber logrado todas juntas el proyecto del centro de estética.

Muchas de ellas son manicuras y peluqueras. Uñas y pelo impecable siempre. Fue por eso que no había mejor idea que una peluquería ya que el oficio nato estaba, solamente faltaba la oportunidad de tener un lugar físico.

María Laura en plena acción con las manos de Sabrina
María Laura en plena acción con las manos de Sabrina

Cuentan a Infobae, reunidas todas con distancia social en medio de la peluquería y con tapabocas, que la decisión de que sea una peluquería fue charlado por todas en reuniones previas, con juntadas con todas las compañeras viendo la necesidad de lo que cada una presentaba.

Nos cerraba todo, no hay loca que no sepa teñir un pelo, hacer un brushing, hacer planchita, pintar uñas, maquillar, y todo nos llevó a esto a reunirlas y fundar esta peluquería”, cuenta Ivana.

Fuego es el nombre que le pusieron a su tan esperada peluquería. Sin embargo, cuentan que cuando surgió la idea no sabían cómo ponerle, y que entre la emoción, la ansiedad y los nervios por abrir necesitaban si o si tener ya un nombre. Estas ocho mujeres tienen como muletilla decir que “todo es un fuego”, y la lamparita se prendió y fue la palabra “Fuego” la indicada para llevar el nombre del proyecto.

Agustina es peluquera, y en Fuega se desempeña como tal
Agustina es peluquera, y en Fuega se desempeña como tal

El jueves 8 de julio, el día de la inauguración, cuentan que sintieron todas las emociones juntas. Alegría y orgullo sobre todo, por el hecho de haber transformado en realidad un sueño que para ellas es “todo” y dicen que: “tener la peluquería enfrente de la comisaría donde pasaron tantas cosas feas hoy nos llena de orgullo”.

La llegada al barrio fue una gran sorpresa. La repercusión que tuvieron con sus vecinos fue sorprendente. La aceptación fue de solo opiniones de amor y buenas energías con ellas. Hasta hubo vecinas que se acercaron y les regalaron desde libros hasta parlantes de música.

Si bien está un poco escondido por ser chiquito, es un lugar de barrio donde puede asistir cualquier persona que pase, el policía, la policía, entra, pide turno y tiene la posibilidad de cortarse el pelo o acceder a cualquier otro servicio y para ellas eso es sentirse orgullosas.

Quién es quién y qué hacen

Naomy e Ivana, estilista y recepcionista de la peluquería recientemente inaugurada en Villa Ballester
Naomy e Ivana, estilista y recepcionista de la peluquería recientemente inaugurada en Villa Ballester

Ivana es la recepcionista. Fue ella quien recibió a Infobae en la puerta. Ella toma los turnos de los clientes y cobra. ”Hoy en día salimos a la luz”, dice muy contenta.

A su lado está Naomy, quien es estilista full. Hace peinados, color y también diseño de barbas. “Amo esta profesión y lo voy a dar todo. Tengo la llama encendida para darlo todo”. Desde el momento que inauguraron ya hizo corte de cabello de damas, de caballeros e hizo también alisados.

También forma parte Agustina. Ella es peluquera y actualmente está haciendo cursos de uñas y pestañas para seguir creciendo profesionalmente y perfeccionándose en el rubro. “Hoy puedo decir que soy una chica que pude salir de la calle. Tuve una vida muy triste y muy fea, pero como tiene lo malo también tiene lo lindo porque aprendés a ser una persona y a ser una mujer, el valorar más la vida, a las personas”. Agustina agradece a todas sus compañeras por haber hecho el esfuerzo de abrir Fuego y da gracias de haber podido aprender el oficio.

Es el primer centro de estética atendido por mujeres trans donde brindan servicios de pelo como corte, peinados, alisados, barbería y también uñas tradicionales y esculpidas
Es el primer centro de estética atendido por mujeres trans donde brindan servicios de pelo como corte, peinados, alisados, barbería y también uñas tradicionales y esculpidas

Sabrina en pleno service de uñas cuenta a Infobae que también hace peluquería y uñas en Fuego, y le gustan ambos oficios, y como sus compañeras y colegas está orgullosa. “Esto nos ayudó a salir de la calle, del peligro que corremos en la calle, estoy muy contenta”.

En una mesa de uñas estaba María Laura, muy concentrada haciéndole las uñas de acrílico a Sabrina. Con los stencil para darle forma a la uña y el diseño deseado, María Laura cuenta su historia: “Yo ya trabajaba de peluquera en mi casa pero sí trabaje en la prostitución y con eso pude estudiar para salir de la calle. Es horrible estar expuesta a todo, al peligro, a la muerte, a todo. La calle no era para mí pero la ejercí porque necesitaba estudiar porque no me daban oportunidades y hoy estoy acá”.

Sabrina es peluquera y en Fuego hace uñas y servicios de pelo
Sabrina es peluquera y en Fuego hace uñas y servicios de pelo

Agrega que cuando le comentaron del proyecto no dudó, y estuvo firme. Ella es peluquera profesional, estudió en una reconocida academia, hace corte, color, peinados y también uñas esculpidas y manicuría. Comenzó a trabajar en su casa con los vecinos que gracias a ellos pudo salir de la calle y hoy puede decir que está completa.

Con esta apertura quieren dejar un mensaje para que las demás chicas vean que se puede salir de la calle estudiando y trabajando. “No estamos en contra de la prostitución, ninguna lo está, de hecho todas lo hicimos alguna vez. No estamos ni en contra ni a favor, somos pibas que la pasamos y la sufrimos. Por eso, obviamente se respeta a la que quiere seguir en esa vida. Acá le damos una mano a las compañeras que quieran avanzar y quieran trabajar”.

Hoy estamos tranquilas. Tenemos un trabajo digno que decimos nos levantamos a las 6 de la mañana, vamos a trabajar, estamos bien, vamos a tener nuestra plata, y volvemos a casa sanas y salvas y eso no se compara con nada”, cierran el relato las chicas de Fuego.

Fotos: Gustavo Gavotti

SEGUIR LEYENDO: