La gastronomía italiana hace gala de la alabada dieta mediterránea, en la que se adueñan del protagonismo los productos naturales y, por lo tanto, saludables
La gastronomía italiana hace gala de la alabada dieta mediterránea, en la que se adueñan del protagonismo los productos naturales y, por lo tanto, saludables

Por Laura Sujoy

Italia siempre ha sido sinónimo de "buena comida", ofreciendo una explosión inconfundible de sabores y aromas. Además de tener una de las cocinas más famosas del mundo, propone una inmensa variedad de diferentes platos y recetas regionales.

Como toda buena gastronomía, la italiana tiene una gran variedad e influencia cultural de las distintas regiones que conforman su geografía, principalmente de países como Grecia, África y así como de algunas regiones asiáticas, por lo que se le considera una de las predilectas gastronomías mediterráneas.

A continuación, tres deliciosas recetas creadas por la chef argentina Laura Sujoy para agasajar a la familia o amigos: 

Berenjena a la parmesana  

Ingredientes:

  • 4 berenjenas
  • 2 tazas de salsa de pomodoro
  • 150 g de queso parmesano
  • harina
  • c/n de aceite de oliva
  • c/n de sal

Procedimiento:

Pelar la berenjena y cortar en rebanadas de 1 cm. Colocarlas los trozos en un bowl, espolvorearlos con sal, cubrir con agua y dejar reposar durante una hora.

Pasada la hora, enjuagar las berenjenas, secarlas y pasarlas por harina levemente. Calentar abundante aceite en una sartén y freír. Por último drenar y secar en papel absorbente de cocina.

En una fuente de horno rectangular colocar un piso de berenjenas, por encima de él la salsa pomodoro y el queso parmesano. Repetir hasta agotar los ingredientes.

Calentar el horno a 200°C y cocinar durante 15 minutos a 20 minutos. No hace falta mucha cocción, solo hasta que se derrita y dore el queso.

Ingredientes para una salsa di pomodoro casera:

  • 1 kg de tomates
  • 2 cebollas rosadas finamente cortadas
  • 3 dientes de ajo
  • albahaca
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • sal
  • una cucharada de azúcar rubia o blanca

Procedimiento:

Lavar y cortar los tomates, colocarlos en una cacerola con el resto de los ingredientes picados y cocinar a fuego medio por 15 minutos. Luego cubrir con la tapa y dejar cocinar por otros 45 a a fuego medio/bajo.

Farfalle con manteca, salvia y parmesano

Farfalle es un tipo de pasta italiana en forma de corbata de moño o mariposa. De hecho, su nombre se deriva de la palabra italiana “farfalla” (mariposa)
Farfalle es un tipo de pasta italiana en forma de corbata de moño o mariposa. De hecho, su nombre se deriva de la palabra italiana “farfalla” (mariposa)

Ingredientes:

  • 1 paquete de pasta farfalle de 500 g
  • 10 hojitas de salvia fresca
  • 150 g de manteca
  • 150 g de queso parmesano
  • sal y pimienta a gusto

Preparación:

Colocar una olla con 5 litros de agua a hervir. Una vez que hierve, agregar un puñado de sal y rápidamente los farfalle o moñitos. Cocinar durante aproximadamente 12 minutos. Mientras tanto, colocar en una sartén la manteca y dejarla dorar agregándole las hojas de salvia, así la manteca adquiere su sabor. Una vez derretida apagar el fuego.

Cuando la pasta este lista, escurrirla y echarla dentro de la sartén con la salsa y encender el fuego otra vez. Con una cuchara de madera mezclar despacio, para no romper la pasta.

Una vez que se encuentra todo mezclado, servir en una fuente con un poco de profundidad y rallar el queso parmesano por encima.

Tiramisú

El tiramisú es un postre frío de cuchara que se monta en capas. No existe una receta única de elaboración, sino variantes a partir de una serie de ingredientes base
El tiramisú es un postre frío de cuchara que se monta en capas. No existe una receta única de elaboración, sino variantes a partir de una serie de ingredientes base

Ingredientes para doce porciones:

  • 6 huevos
  • 250 g de azúcar impalpable
  • 500 g de mascarpone
  • 250 cc de crema de leche
  • 250 cc de café
  • 80 cc de licor de café
  • 16 vainillas aproximadamente
  • cacao en polvo para espolvorear

Preparación:

Separar las claras de las yemas y colocarlas junto con el azúcar impalpable. Batir hasta que quede una crema amarilla y añadir el mascarpone y mezclar.

En un recipiente separado, batir la crema hasta que quede semi montada y luego unir a la preparación anterior con cuidado hasta que todo quede incorporado en forma uniforme.

Luego batir las claras a punto nieve y agregarlas a la preparación anterior.
Humedecer las vainillas en el café mezclado con el licor y colocarlas en la base de la fuente, untar una capa de la preparación y repetir. Una vez terminados los ingredientes llevar a la heladera por un día. Antes de servir espolvorear con cacao.

SEGUÍ LEYENDO: