Mahatma Gandhi redefinió la nutrición como un enfoque holístico para construir un mundo más justo
Mahatma Gandhi redefinió la nutrición como un enfoque holístico para construir un mundo más justo

Se negó a consumir sal, rechazó la carne y el azúcar aunque tuvo debilidad por los mangos, y agunos de sus regímenes estaban basados en el ayuno. Sin embargo, Gandhi nunca impulsó sus planes de dieta a nadie más que a sí mismo. 

Aunque murió hace más de 70 años, sus dietas siempre estuvieron un paso adelante. Prácticamente todos los elementos de los planes alimenticios de Gandhi son comunes, o incluso "dietas de moda", en la actualidad. Según Nico Slate, autor del libro La búsqueda de Gandhi para una dieta perfecta, la alimentación saludable siempre fue parte de la vida de Gandhi. Slate, que pasó cinco años investigando la historia de Gandhi con la nutrición, notó una serie de temas centrales.

"Mahatma Gandhi redefinió la nutrición como un enfoque holístico para construir un mundo más justo. Lo que eligió para comer estaba íntimamente ligado a sus creencias. Sus valores clave de no violencia, tolerancia religiosa y sostenibilidad rural se desarrollaron en concordancia con sus experimentos dietéticos. Su repudio al azúcar, el chocolate y la sal expresó su oposición a las economías basadas en la esclavitud, el trabajo contratado y el imperialismo", aseveró. 

Indian statesman and activist Mohandas Karamchand Gandhi (1869 – 1948), circa 1940. (Photo by Dinodia Photos/Getty Images)
Indian statesman and activist Mohandas Karamchand Gandhi (1869 – 1948), circa 1940. (Photo by Dinodia Photos/Getty Images)

Su interés por una alimentación saludable comenzó durante la infancia; su madre ayunaba a menudo y tenía cuidado con los alimentos que comía y servía. Era un hombre curioso, que como muchos, tenía el deseo de pensar profundamente sobre lo que ingería. 

Gandhi nació en una casa vegetariana, pero siempre aspiró a ser vegano. Se introdujo en el camino del veganismo cuando era un adulto joven pero, después de sufrir graves problemas de salud, se vio obligado a cambiar de rumbo.

"Las dietas veganas bien planificadas son adecuadas para cualquier etapa de la vida ya que si bien no son completa en grupos de alimentos si lo son en calidad nutricional por su menor contenido en grasas saturadas, y niveles de colesterol más bajos. Por esta razón, la ADA (Academia de Nutrición y Dietética) lo sostiene desde 1987 como un modo de alimentación que previene la obesidad, la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y el cáncer colorrectal", consignó a Infobae la licenciada en Nutrición Delfina Fahey (MP 3438).

Sin embargo, para la especialista una dieta vegana requiere prestar mucha atención para evitar caer en obsesiones alimentarias y en deficiencias de nutrientes críticos como el hierro, el calcio, la vitamina D, B12 y los ácidos grasos omega3.

Al principio, nada de sal. Luego, tal vez un poco

“Se sugiere disminuir el consumo de este mineral ya que uno de cada tres adultos tiene hipertensión arterial y mayores riesgos de sufrir enfermedades cardíacas. Un consejo es leer las etiquetas de los productos y ver el porcentaje de valor diario. Por porción debe tener menos de 5%vd para contener un bajo contenido en sodio”, explicó Fahey
“Se sugiere disminuir el consumo de este mineral ya que uno de cada tres adultos tiene hipertensión arterial y mayores riesgos de sufrir enfermedades cardíacas. Un consejo es leer las etiquetas de los productos y ver el porcentaje de valor diario. Por porción debe tener menos de 5%vd para contener un bajo contenido en sodio”, explicó Fahey

Si bien Gandhi sabía que sus frutas y verduras favoritas naturalmente contenían sal, evitó agregarla en sus comidas. Según el especialista, el pacifista se embarcó en una dieta sin sal en 1911, pero se relajó con el tiempo después de escuchar a sus médicos. A fines de la década de 1920, incorporó un poco de sal en su dieta, aunque no más de 30 granos por día.

Después de comprender la importancia del condimento, especialmente para quienes trabajan en el campo, Gandhi protestó por el elevado impuesto de Gran Bretaña que hacía que la sal fuera prácticamente inalcanzable para los pobres de la India. La marcha de la sal, también conocida como The Dandi March y Salt Satyagraha, contó con 60.000 manifestantes en 1930, y fue parte integral de la independencia de la India en 1947.

"La sal o cloruro de sodio solo es requerida para ayudar a transmitir los impulsos nerviosos, regular los fluidos del cuerpo y el pH de la sangre. La OMS recomienda reducir el consumo de sodio en los adultos a menos de 2 g/día (5 g/día de sal). La sal o cloruro de sodio es la principal fuente de sodio en la dieta, aunque también se encuentra presente en gran cantidad de alimentos ultraprocesados en forma de glutamato de sodio actuando como conservador o potenciador del sabor", indicó la especialista.

El veganismo era demasiado restrictivo, por lo que renunció a la carne

Gandhi nació en una casa vegetariana, pero siempre aspiró a ser vegano
Gandhi nació en una casa vegetariana, pero siempre aspiró a ser vegano

"La experiencia me ha enseñado que para mantenerme perfectamente en forma, una dieta vegetariana debe incluir leche y productos lácteos como cuajada, mantequilla o ghee", escribió Gandhi en su libro Las bases morales del vegetarianismo. "Excluí la leche de mi dieta durante seis años… Pero en el año 1917, como resultado de mi propia ignorancia, me diagnosticaron con una disentería severa".

Las dietas altamente restrictivas requieren de suplementos vitamínicos y de una detallada planificación nutricional. Los nutrientes como el B12 pueden ser difíciles de obtener con una dieta vegana, y el hierro en los vegetales no es tan fuerte como el hierro en las proteínas animales. Incluso si se ingieren suficientes vegetales ricos en hierro, el cuerpo no siempre puede absorber lo que necesita.

“Gandhi quería comidas sencillas con ingredientes simples. Si le dieras una de las barritas de proteínas veganas de hoy con 25 ingredientes desconocidos, no la comería”, sostiene Slate.

Después de reconocer la necesidad de productos lácteos de cabra en su dieta, Gandhi vivió como un vegetariano constante y saludable. De hecho, el vegetarianismo en realidad llevó a la verdadera vocación de Gandhi como activista social. "Durante la escuela de derecho -aseveró Slate-, Gandhi tuvo una experiencia transformadora viviendo con vegetarianos progresistas en Londres. Al principio, era terriblemente tímido y no era políticamente activo, pero estos vegetarianos tenían fuertes creencias contra el imperialismo y el racismo; y le dieron a Gandhi la confianza para convertirse en activista, orador y escritor".

Alimentos crudos y sin procesar. Al igual que muchos estadounidenses preocupados por su salud, Gandhi evitó los alimentos con ingredientes que no podía pronunciar. Cuando las empresas comenzaron a importar alternativas vegetarianas al ghee (mantequilla clarificada) de la India en la década de 1930, muchos pensaron que las aceptaría sin cuestionarlas. Gandhi rápidamente les demostró que estaban equivocados.

Los ayunos fueron claves para la dieta política y nutricional del pacifista

Las huelgas de hambre que Gandhi utilizó para conseguir la independencia de la India son hoy el principal instrumento reivindicativo en este país asiático (Getty Images)
Las huelgas de hambre que Gandhi utilizó para conseguir la independencia de la India son hoy el principal instrumento reivindicativo en este país asiático (Getty Images)

Si bien los ayunos de Gandhi modificaron el curso de la historia, incluido su famoso "ayuno hasta la muerte" de 1948 por la paz en Delhi, también ayunó por razones religiosas y nutricionales. Lo hizo docenas de veces, incluido el tramo más largo de 21 días.

"El ayuno está de moda y es una práctica altamente peligrosa para la salud. No está demostrado científicamente que abstenerse del consumo de alimentos durante uno o varios días sea beneficioso para la salud, contrariamente a lo que se cree puede resultar riesgoso ya que predispone al cuerpo a padecer alteraciones desde una hipoglucemia, migraña, calambre muscular hasta una insuficiencia cardíaca, renal y hepática avanzada", explicó Fahey. 

El ayuno puede hacer que las personas predispuestas a los trastornos de la alimentación pierdan el control; si la alimentación se restringe excesivamente el cuerpo se compensará en exceso con un ciclo rápido de atracones.

Gandhi evitó el azúcar, pero no pudo renunciar a este "dulce"

“Se esforzaba por no comer demasiado de nada; pensó que disfrutar demasiado de la comida lo distraería de sus metas espirituales”
“Se esforzaba por no comer demasiado de nada; pensó que disfrutar demasiado de la comida lo distraería de sus metas espirituales”

En su mayor parte, Gandhi mantuvo el azúcar fuera de su dieta, pero con una excepción importante: la fruta, su perdición. De hecho, aunque fue exitosamente restrictivo en lo que respecta a los azúcares procesados ​​o refinados, no pudo controlar su antojo por el mango.

“Se esforzaba por no comer demasiado de nada; pensó que disfrutar demasiado de la comida lo distraería de sus metas espirituales. Pero Gandhi era humano. Una vez recibió esta caja de mangos frescos como medicina para un grupo de pacientes a los que estaba ayudando y se dio por vencido”.

Conocido por la moderación contra los antojos, comió varios mangos antes de compartirlos con sus pacientes. Y más tarde lamentó su indulgencia en una carta. Lo reconoció, lo lamentó y siguió adelante. 

Según Slate, Gandhi no impulsó su dieta estricta y sus creencias nutricionales entre sus seguidores. Escribió sobre sus experimentos con alimentos en cartas y libros, pero reconoció humildemente que no sabía todo y escuchó abiertamente los hallazgos de otros.

SEGUÍ LEYENDO: