Los relojes de alta gama son objetos de prestigio y, también, estilo de vida. Algunos tienen prestaciones como el GMT y el World Timer que permiten conocer los horarios de diferentes ciudades del mundo. Hay modelos con una especificación más funcional al mundo financiero que marcan el horario de apertura y cierre de las principales bolsas del mundo
Los relojes de alta gama son objetos de prestigio y, también, estilo de vida. Algunos tienen prestaciones como el GMT y el World Timer que permiten conocer los horarios de diferentes ciudades del mundo. Hay modelos con una especificación más funcional al mundo financiero que marcan el horario de apertura y cierre de las principales bolsas del mundo

Por María Alvarado

Los hubo de agua, de arena, a cuerda, con aguja, digitales. El reloj es un instrumento que desde la antigüedad se creó para marcar el paso del tiempo. Y si bien hoy podría pensarse que es un objeto en desuso, para cierto sector del mundo financiero se trata de un elemento vigente y muy valorado, especialmente para el universo masculino.

Amelia Sabán, diseñadora, fundadora de Ménage a Trois, referente del mercado de lujo local, contó que se trata de un objeto con el que se busca dar un mensaje de poder económico y representa un estilo de vida. Tiene que ver con una forma de pensar y manera de ver la vida.

"Hoy el celular le ha quitado la función que cumplía. Por lo tanto, pasó a ser un accesorio de lujo para completar un outfit de noche. Especialmente entre los hombres no se tiene reparo ni límite a la hora de gastar en él. Las marcas como Rolex se han tenido que adaptar a los tiempos, cambiando, por ejemplo, la clásica malla por una de caucho. Aunque no por eso le quitaron los brillantes. También han cambiado el color del oro por oro rosa", contó.

Rolex ha ido cambiando y adaptando los relojes a los tiempos que corren. Aunque para quienes lo portan sigue siendo un objeto de prestigio y estatus
Rolex ha ido cambiando y adaptando los relojes a los tiempos que corren. Aunque para quienes lo portan sigue siendo un objeto de prestigio y estatus

La diseñadora explicó que cumple una función diferente en el hombre que en la mujer. Para ellas el lujo se muestra a través de la ropa, los zapatos y al momento de elegir un reloj prefieren los más clásicos. Para ellos, todo cambia: es sinónimo de lujo y de estatus.

La mujer prefiere que las agujas se vean bien y que no sea ostentoso. En el hombre, en cambio, se busca que sea grande. El tamaño es sinónimo de poder. Buscan que sea exclusivo y de poca producción. Es decir que por sus pocas repeticiones se cotice más a la hora de venderlo. "La mujer no invierte en este tema porque apunta más a la moda. El hombre, en cambio, lo considera una inversión. Comprar este tipo de relojes es algo muy exclusivo, para expertos en tema", describió y finalizó: "Las marcas de lujo tienen relojes de 30.000 a 150.000 dólares. Y, quizás más si tienen brillantes. Se trata de objetos de lujo, joyas, y no de simples relojes".

Fernando Stolovas, director de Chronos, especializada en la venta de joyas y alta relojería, se unió al debate y explicó el valor de los que pertenecen a la alta gama: "Este tipo de relojes pulsera es una obra de arte que te acompaña las 24 horas del día. Y además de un símbolo de prestigio, hablan de una sensibilidad especial por el diseño, los materiales y la micromecánica. Hay tantos modelos como personalidades. Cada usuario puede utilizarlo como símbolo de algo diferente: por ejemplo, poder económico porque es algo que siempre va con uno (una Ferrari queda en el garaje cuando vas a una reunión pero, el reloj siempre se lleva puesto). O, puede portarlo alguien más discreto que no lo hace para demostrar nada a nadie, sino por el verdadero aprecio al trabajo que conlleva la fabricación de estas piezas".

El reloj de Floyd Mayweather: The Billionaire Watch
El reloj de Floyd Mayweather: The Billionaire Watch

El periodista y productor de moda Jorge León se unió al debate y coincidió con que se trata de un símbolo de status y poder, sobre todo en el mundo corporativo, financiero y económico. "Es sinónimo de virilidad y poder. Y cuanto más grande más poderoso se siente el portador".

Y diferenció su uso en el caso de las celebridades: "Ellas eligen relojes más sutiles, con correas de cuero o metal plateado, clásicos y modernos. Los referentes del mundo financiero, en cambio, relojes más grandes, llamativos y muchos de estilo deportivo". León concluyó con que la vestimenta y los accesorios siempre hablan de uno, de la personalidad. "Definitivamente, las personas con estilo tratan de no ser llamativos en los accesorios que eligen. En cambio, los que quieren demostrar poder buscan llamar la atención portando objetos valiosos".

Stolovas, quien cuenta con más de 25 años de experiencia y dedicación en el mundo relojero, agregó que este tipo de clientes busca modelos más elegantes y clásicos, versátiles a la hora de acompañar sus diferentes actividades, con prestaciones como el GMT y el World Timer que les permiten conocer los horarios de diferentes ciudades del mundo cuando viajan. "También existen modelos con una especificación más funcional al mundo financiero como marcar el horario de apertura y cierre de las principales bolsas del mundo, todo ello, por supuesto de manera mecánica", especificó.

Un modelo de Kate Spade. las mujeres son más clásicas y menos ostentosas a la hora de elegir un reloj
Un modelo de Kate Spade. las mujeres son más clásicas y menos ostentosas a la hora de elegir un reloj

Los relojes de alta gama son objetos de prestigio y, también, estilo de vida. Algunos tienen prestaciones como el GMT y el World Timer que permiten conocer los horarios de diferentes ciudades del mundo. Hay modelos con una especificación más funcional al mundo financiero que marcan el horario de apertura y cierre de las principales bolsas del mundo.

Para el especialista en relojes, no hay objeto que defina mejor la personalidad de quien lo porta. "Hay diferentes tipos, modelos y diseños de relojes, esto va muy ligado a la personalidad, estado de ánimo y actividad que su dueño vaya a realizar. Cada pieza está concebida para ser funcional a la vida de su usuario, otorgarle herramientas que faciliten sus tareas. Es un compañero". Y agregó que el hecho de marcar la hora es sólo un detalle: "El reloj mecánico automático cobra vida gracias a que uno se mueve y eso es algo único. Se nutre de la energía de nuestro movimiento".

Y luego enumeró algunos ejemplos de personalidades y qué piezas eligen: "Donald Trump tiene un Vacheron Constantin Historiques Ultra-fine 1968; Elon Musk un Tag Heuer Carrera; Warren Buffet un Rolex day date; Putin un Patek Philippe Perpetual Calendar. La corona española siempre se caracterizó por usar la marca Audemars Piguet y la reina Isabel usa Jaeguer Le Coultre calibre 101.

El reloj, a pesar de que el celular ya no lo ahce necesario, sigue hoy más vigente que nunca como símbolo de status (iStock)
El reloj, a pesar de que el celular ya no lo ahce necesario, sigue hoy más vigente que nunca como símbolo de status (iStock)

Después de muchos años de atender clientes obsesionados por los guardatiempos, el especialista puede asegurar que también hay un trasfondo psicológico: "Kant describió que cuando uno mira el reloj, inconscientemente mira la figura de su padre ya que, por lo general, es él quién marca la disciplina y el concepto de puntualidad cuando uno es pequeño. Hay quienes dicen que con los autos uno quiere dominar inconscientemente la velocidad y, en cambio, con los relojes el tiempo."

SEGUÍ LEYENDO