Extensas jornadas en una postura inadecuada acabarán con dolor de espalda y contractura (iStock)
Extensas jornadas en una postura inadecuada acabarán con dolor de espalda y contractura (iStock)

Jornadas eternas frente a la computadora, malas posturas, estrés, trabajos que requieren mucho esfuerzo físico, mal descanso. Todas causas de dolor de cuello y espalda que acabarán, más tarde o más temprano, con una molesta contractura.

Según datos de 2014 de la Encuesta Europea de Salud para España, el 80% de la población sufrirá dolores de espalda en algún momento de su vida, y en un 30% de los casos, el dolor será crónico, tal como le ocurrió a Roberto Baztán Pagola, quien, motivado por su propia experiencia de contractura de espalda, en diciembre del año pasado patentó un dispositivo que busca acabar con ese mal que padece de manera constante.

El 80% de la población sufrirá dolores de espalda en algún momento de su vida, y en un 30% de los casos, el dolor será crónico

El hombre de 51 años, oriundo de Navarra, ideó un mecanismo muy sencillo basado en dos bolas sujetas a un soporte por unas varillas, sobre los que la persona debe apoyarse y moverse de arriba hacia abajo para relajar el músculo.

"Yo trabajaba en el mundo de la automoción y sufrí una contractura bastante fuerte. Cuando fui al fisioterapeuta para hacer rehabilitación me aconsejaron coger una pelota de tenis, apoyarla en la pared y sujetarla con la espalda haciendo círculos para deshacer la contractura. Lo probé, pero el procedimiento era bastante incómodo ya que la pelota se caía constantemente". Así resumió el hombre la situación que disparó su invención.

Elegido por el programa Impulso Emprendedor del Centro Europeo de Empresas de Innovación de Navarra (CEIN), Baztán contó con el patrocinio de la empresa USCAL, fue subvencionado con 8.000 euros y dispuso de toda la tecnología necesaria para desarrollar su proyecto.

El masajeador ideado por Baztán sería de gran ayuda en el tratamiento de contracturas (El País)
El masajeador ideado por Baztán sería de gran ayuda en el tratamiento de contracturas (El País)

Baztán, que ya se contactó con algunos proveedores, sigue esperando un certificado de la Comunidad Europea que autorice su aparato para la rehabilitación. Una vez obtenido, podrá empezar a comercializarlo.

Y si bien aún le falta estimar los costos de producción y transporte, el precio del dispositivo rondará los 130 euros, aunque dependerá de si el aparato es manual o automático. En los últimos meses, Baztán continuó investigando y trabajando para hacer el artilugio más sofisticado y que incluya un motor para que se mueva solo.

El emprendedor destacó que su dispositivo es de uso exclusivo para problemas musculares y que no sirve para solventar otros problemas relacionados con la columna como las hernias de disco o la escoliosis. Y siempre que la recomendación médica sea masajear la zona de la contractura, cosa que no siempre es indicado.

LEA MÁS: