Gracias a un gaucho de Hollywood, los funerales de Evita terminaron siendo parte de la serie “Batman”

El rodaje de una versión norteamericana del Martín Fierro permitió que en el año 1952 el último adiós a Eva Duarte quedara registrado en colores. Insólitamente, ese material terminó siendo parte de las aventuras del Dúo Dinámico

Cómo aparecieron los funerales de Evita en Batman y Robin, por Santiago García

Eva Perón, el Martín Fierro, Hollywood y Batman. Una combinación rara que, aunque parezca mentira, existe. Una serie de eventos hizo que la historia los uniera. A comienzos de la década del 50, en los Estados Unidos el technicolor era la estrella. El espectáculo de la pantalla grande en colores y en su máximo esplendor. En Argentina, el cine nacional aún no daba el gran salto. Sin embargo, los funerales de Eva Duarte fueron registrados a todo color.

Por aquellos años, Hollywood tenía problemas con Europa debido a los controles monetarios en aquel continente y buscaba dónde filmar películas. Durante el Gobierno de Perón, las enormes ganancias obtenidas por el estudio 20th Century Fox debían ser utilizadas dentro de la Argentina, según establecía un decreto del Gobierno. Por ese motivo, la empresa cinematográfica optó por realizar un western en nuestro país. El responsable de la Subsecretaría de Prensa y Difusión, Raúl Apold, supervisaría de manera intensa el rodaje, al punto que se comentaba que gran parte del equipo que trabajaba con los llegados de Hollywood oficiaban de espías del Gobierno.

El camino del gaucho (The Way of a Gaucho, 1952) es un western gauchesco filmado con mucho estilo y con una inconfundible presencia del paisaje argentino. No parece filmado en otro lugar, de verdad se tomaron el trabajo de que parezca la llanura pampeana y, cuando filman la cordillera, son las imágenes reales del lugar y no un invento. Aunque sus encuadres se ven de western clásico, incluso remitiendo al máximo referente del género, John Ford, también se ve, producto de las locaciones, un aire al máximo exponente del western local, Pampa bárbara (1945) de Hugo Fregonese y Lucas Demare. Jacques Tourneur fue uno de los mejores directores del cine clásico de Hollywood, un paso atrás en fama en comparación con la élite, pero autor de varios títulos fundamentales, como La mujer pantera (Cat People, 1942), Retorno al pasado (Out of the Past, 1947) y El halcón y la flecha (The Flame and the Arrow, 1950) entre otras. Su maestría se ve claramente aquí, aunque a la película le termine de faltar algo de fuerza, en particular al final. Pero a no engañarse, se trata de una gran película y nunca más un film de Hollywood volvió a realizar un retrato de la Argentina del siglo XIX con tal calidad y exactitud.

Película "El camino del gaucho"

La máxima estrella de la película es Gene Tierney, mucho más famosa que el protagonista, Rory Calhoun. Ambos se quejaron del férreo control oficial y quedaron bastante impactados por el clima que se vivía en la Argentina. Un exhaustivo estudio de todo esto aparecen en el libro Babilonia Gaucha, escrito por Diego Curubeto. El guion se convirtió en una adaptación muy libre y parcial del Martín Fierro de José Hernández y se vigiló que nada ofendiera o pusiera en duda los valores nacionales y gauchescos. Fue un rodaje difícil que se pasó de presupuesto, posiblemente por las condiciones indicadas antes, pero muy por encima de lo establecido originalmente.

Con la película ya filmada, un acontecimiento sacudió al país, el fallecimiento de Eva Perón. Con las cámaras aún en la Argentina, el Gobierno pidió que filmaran en colores el velorio. Hay diferentes versiones de estos hechos, según las fuentes que se consulten, pero el registro fílmico de aquel acontecimiento es con equipos de 20th Century Fox. Entre las tensiones acumuladas y los contactos que Apold había tendido, Fox accedió y fue así como fue filmado. Con este material se realizó un documental que fue visto en gran parte del mundo, inspirando incluso a Andrew Lloyd Webber para crear el musical Evita. Sin embargo, lo más curioso es que parte de ese material tendría no una, sino dos apariciones en la década siguiente.

Funeral de Eva Perón

Ambas utilizaciones de estas imágenes están vinculadas a uno de los superhéroes más famoso de todos los tiempos: Batman. Nada menos que en Batman y Robin (Batman: The Movie, 1966) protagonizada por Adam West como Batman y Burt Ward como Robin, aparece este material por primera vez. Sí, ese Batman, el de la estética pop. El Guasón, el Pingüino, Gatúbela y el Acertijo habían puesto al mundo en vilo y las multitudes se agolpaban en las grandes ciudades esperando la resolución de un gran conflicto internacional. En ese montaje aparecía la Plaza del Congreso colmada de gente nada menos que para despedir a Evita. Pero claro, en la película solo esperaban que Batman salvara al mundo. No conformes con usar esas imágenes allí, en la serie aparecerían nuevamente los planos filmados en 1952. En la segunda temporada de la serie, con El Sombrerero como villano invitado, el mundo cree que Batman y Robin han muerto. El comisionado y el jefe de policía lloran desconsolados y se asoman a la ventana para ver a las multitudes de Ciudad Gótica. Pues bien, vuelve a verse la Plaza del Congreso y las multitudes del funeral de Eva Duarte.

La economía quiso que Hollywood filmara en la Argentina un western gauchesco que terminó adaptando al Martin Fierro. El Gobierno se encargó de que las cámaras de El camino del gaucho se quedaran a grabar el funeral de Evita en colores. Pero Hollywood tuvo la última palabra y volvió a reciclar el material para una película y también una serie. El joven maravilla diría: “¡Santas vueltas de tuerca, Batman!” Pero de historias así está hecha la historia del cine, incluso aquel que ha pasado por estas pampas.

SEGUÍ LEYENDO