Pamela David (Foto: Instagram)
Pamela David (Foto: Instagram)

1. ¿Te imaginabas, de chica en Santiago del Estero, este presente de mujer famosa?

No me imaginaba este presente, de tener un programa de televisión y ser conductora. Sí soñaba con trabajar en televisión y ser actriz de telenovela, a lo Verónica Castro. Era mi sueño. Cuando llegué a Buenos Aires me puse a estudiar con Ana María Campoy y Roxana Randón, mi sueño era ser actriz. Después me di cuenta que no, no me gustaba tanto.

2. —¿Un recuerdo feliz y uno triste de tu infancia?

Recuerdos felices tengo un montón, pero hoy les cuento a los chicos que me gustaba levantar los perritos de la calle y los bañaba, los perfumaba y se los presentaba a mi mamá con un moño y le decía: 'Mirá, mamá' (risas). Ella ya estaba podrida de que le trajera los perros de la calle. Era muy perrera, pero eran cosas que quizás en Buenos Aires no se podían hacer. Vivíamos en una casa chica, sencilla, humilde, pero el corazón era grande para los perritos de la calle; ese es un recuerdo que tengo presente, siento el olor de esos momentos. El recuerdo más triste de mi infancia también lo tengo siempre porque tiene que ver con "El ruso", que era mi vecino que vivía al frente de casa, que era como un abuelo. Me acuerdo que se sentaba en una reposera y me cruzaba con Doña Coca, su esposa, que todavía vive. Cuando se murió fue la primera vez que fui a despedir a alguien al cementerio. El recuerdo lo tengo muy presente y fue muy triste, pero fue importante poder despedirlo.

3. — ¿A qué edad decidiste dedicarte a los medios y la comunicación?

Decidí dedicarme a los medios y a la comunicación en el año 2005, que me puse a estudiar periodismo deportivo en la Escuela de Niembro y Araujo. Hice un año y no lo terminé, menos de un año, pero me había "picado el bichito" en el año 2002, cuando hacía una participación con Ale Lacroix para MTV y tenía un segmento. El programa se llamaba Conexión, y me acuerdo que me mandaban mails y yo los contestaba como si tuviera la experiencia sentimental. Era un público súper adolescente pero el ida y vuelta me había gustado. Nunca lo había soñado, no lo había pensado, como muchas cosas en mi vida que fueron apareciendo y las fui descubriendo, un poquito por casualidad.

4. —¿Sentiste acoso o maltrato en tus comienzos?

—Nunca sentí maltrato. Al contrario, agradecida de mis comienzos, me encontré con mucha gente muy buena. Desde el Interior se ve a Buenos Aires como una jungla, la competencia desleal. Pero nada que ver, mucha gente buena. Cuando me vine estaba de novia, entonces creo que por eso no viví ni sufrí acosos. Lo que sí me acuerdo es que había un productor que era muy baboso, pero no se pasaba de ahí, al estar siempre de novia no me expuse a situaciones traumáticas. Me acuerdo que conté una vez sobre un representante… Pero tenía la fortaleza y mi seguridad hizo que no lo viviera como un trauma; al contrario, lo mandé a cag… y se terminó ahí.

5.  — ¿Tenés famosos que no bancás?

Hay gente con la que prefiero no relacionarme, obvio. Pero uno trabaja y se va, no es necesario hacerse amiga de la gente con la que trabajás. Pudiendo elegir, soy de seleccionar mi equipo, busco buenas personas siempre. En la tele está la diversidad, a mí me gusta que la base sea de buena gente. Me ha tocado no poder elegir y se trabaja igual. Hoy no tengo una persona con la que no trabajaría nunca. Cuando era más chica tal vez sí, igual no voy a decir con quién. Hoy trabajaría con cualquiera, estoy en un momento donde creo que todo te deja una enseñanza, sobre todo si tenés necesidad de trabajar.

6. —¿En qué tarea de la casa te destacás?

En ninguna tarea o en todas (risas). El tema es que no me pongo a hacer nada por falta de tiempo. Me gusta coser, bordar, pintar, tejer, todas las manualidades, pero no son tareas de la casa. Arreglar ropa, surcir, hacer un ruedo, cambiar un cierre, en eso soy buena.

7. —¿Qué postura tenés con respecto a la despenalización del aborto?

No tengo una postura definida, de verdad me parece un tema súper delicado. Por eso estoy feliz tener en Pamela a la tarde a Amalia Granata y a Carmela Bárbaro en el equipo, son voces de las dos posturas y me nutro de ambas.

8.  —¿Qué virtudes y defectos te encontrás como mamá?

Virtudes: soy muy presente, cariñosa, me gusta compartir tiempo en calidad, compartir momentos en familia, armo los espacios. Defectos: no sostengo algo, me insisten los chicos y flaqueo, a veces me cuesta poner límites.

9. —¿Pensás en vivir en el exterior?

Es un tema que se habla mucho en casa. Yo soy la que se resiste, porque me costo un montón hacer mi carrera y ganarme este espacio. Yo no me iría. Cuando lo charlamos en casa, porque es un tema que se habla y bastante, en la balanza pesa la educación de los chicos, vivir más seguro, tranquilos. Pero yo resisto. Con los años me imagino más plantada, más segura, con menos prejuicios, más sana, uno con los años aprende a cuidarse más y ser más saludable.

Pamela David (Foto: Santiago Saferstein)
Pamela David (Foto: Santiago Saferstein)

10. —¿Te molesta que digan de vos que estás en tu posición de conductora por ser la mujer del dueño del canal ?

—Tengo mis días, pero en líneas generales siempre, no sé si la palabra es molestia… Parece que desapareció todo lo que uno trabajó y la experiencia y todo lo que hice. Pero entiendo que sea parte del crecimiento, el día que no crezca y no me critiquen ahí me voy a preocupar. No nos conocíamos con Daniel (Vila) todavía y había una canción que yo cantaba en un espectáculo teatral, que la letra decía algo así como "caballero de mis sueños dónde estás, que todavía no te encuentro". Cada vez que la cantaba soñaba con el caballero de mis sueños. Cuando lo conocí me pasó eso tan fuerte y me acordé de esa canción, que cantaba al Cielo, a Dios, al universo. Cuando lo conocí dije "es él, es el caballero de mis sueños, es el hombre de mi vida", a pesar de todo lo que se podía decir en ese momento. Los dos nos la jugamos y es un amor para toda la vida.

11. —¿Tenés algún vicio?

El vinito a la hora de la cena es algo que no tranzo por nada. No hay dieta que me haga dejar esa costumbre. Ese vinito con Daniel no lo resigno por nada.

12. —¿Qué programa que no hagas y esté al aire te gustaría conducir?

El programa que me gustaría conducir es Almorzando con Pamela, me encantaría un día conducir la mesa de Mirtha Legrand, al mediodía, a la noche, a la tarde. Ese formato me fascina: mesa, charlar y preguntar todo de manera políticamente incorrecta. Es el sueño de mi vida.

SEGUÍ LEYENDO