Por estas fotos, tomas en los primeros días de enero en Punta del Este, Lali Espósito estalló:

"Sacan fotos a escondidas a una casa, a una propiedad privada, a la intimidad, directamente. ¡Vergüenza!", se decargó en su cuenta de Twitter luego de que la revista Pronto publicara las imágenes. En rigor, más allá del debate sobre la presunta invasión a la privacidad, las fotos tenía un valor periodístico innegable: por primera vez se veía a la cantante con el productor musical Santiago Mocorrea, su primer novio tras su fallida pareja con Mariano Martínez.

Poco después de esas fotos, Lali modificó su entrenamiento

Ahora bien, un año pasó desde entonces. Y no mucho ha cambiado desde entonces: con la reciente presentación de su hit Tu Novia, Lali continúa afirmándose en una carrera musical en franco ascenso, al igual que su relación con Mocorrea.

Pero desde en aquel verano la también actriz modificó el cuidado de su físico. Y con la personal trainer Fiorela Fraccaro empezó a practicar entrenamiento funcional, tres veces por semana. "Necesitaba mejorar su rendimiento físico para sus shows. Empezó en febrero y a los dos meses ya me dijo que en los ensayos rendía mejor", le contó a Fraccaro a Teleshow. Y los resultados no sólo son visibles en el escenario, sino también en los poteos de Lali en su cuenta de Intagram, para regocijo de sus fans.

Más allá de la sensualidad de las fotos, que Espósito tomó en la laguna de General Villegas -la ciudad natal de su novio que eligió para recibir el 2018-, también hubo tiempo para jugar con Snapchat.

Pero da igual. En una y otra fotos -en las del verano anterior, en esta tanda en bikini, en las que usó los filtros-, ¡Lali está hermosísima!

Porque hay cosas que no cambian demasiado.

LEA MÁS: