El desagradable episodio que vivió Cinthia Fernández adentro de su auto: “¡Qué mal que la estoy pasando!”

La mediática dejó registrado el mal momento que le tocó atravesar

Compartir
Compartir articulo
El desagradable episodio que vivió Cinthia Fernández adentro de su auto

Cinthia Fernández está acostumbrada a dejar plasmado a través de sus redes sociales todos los sucesos que le ocurren en su vida diaria. Y en general, muchos de sus motivos de enojo transcurren adentro de su automóvil.

Hace unas semanas, la mediática se enfureció cuando tuvo que atravesar un momento muy estresante al querer llegar a su trabajo desde el barrio cerrado en el que vive, en la zona norte de la provincia de Buenos Aires. Todo había comenzado cuando la panelista había tenido que madrugar para renovar la VTV de su camioneta y luego se la rebotaron. “Siempre triunfando”, dijo irónica después de que su auto no aprobara la verificación.

Luego, había continuado con las actividades que tenía pendientes: buscar neumáticos para su automóvil. “Y adivinen qué... tengo que cambiar las cubiertas y ahí recordé que... vivo en Argentina y no hay neumáticos... Y para colmo la camioneta mía está en venta”, publicó en una historia donde le puso un poco de humor al asunto y usó un filtro que deformó su rostro.

Después de estos acontecimientos, a la mediática no le había quedado otra opción que buscar un auto para que la traslade desde Escobar a la radio donde conduce Gente Radiovision, junto a Rulo Schijman. Y entonces, ese día nefasto de Cinthia había vuelto a complicarse: “Conseguís transporte y Hola Panamericana... no llego a la radio”, relató enfurecida.

Sin embargo, la mala racha de la panelista no había terminado ahí. Mientras estaba parada en medio de la autopista, había escuchado a sus compañeros de radio criticarla al aire. Entonces, ya tomándoselo a risa, se relajó y volvió a escribir: “La vida me sonríe, nací para triunfar”.

Cinthia Fernández reveló cuál era el olor desagradable que emanaba de su auto (Foto: Instagram)
Cinthia Fernández reveló cuál era el olor desagradable que emanaba de su auto (Foto: Instagram)

En esta oportunidad, Cinthia relató su periplo por el supermercado antes de emprender un viaje en familia a Uruguay con motivo del feriado largo. Desde el estacionamiento, mostró cómo se le había reventado un sachet de leche fresca sobre el pavimento.

Minutos más tarde, la expareja de Mauro Defederico se subió a su camioneta y desde allí no pudo dejar de comentar el olor desagradable que emanaba desde adentro. Con una temperatura térmica muy elevada, Cinthia estalló de furia.

“El olor a mierda, el olor a vómito de bebé. ¿Hace cuánto que no siento ese olor?”, dijo llorisqueando frente a la cámara de su teléfono. Y continuó: “¡Ay chicos, ¿una leche se me tiene que explotar? Aparte que ya me vino así, ¿me entendés?”, expresó enojadísima. Acto seguido, la mediática se excusó de su propio error: “No sé, es como que en el carrito no me di cuenta y la subí y... ¡Ay! ¡El olor a leche fermentada de los 38 grados de calor! ¡Qué mal que la estoy pasando, la puta madre!”, gritó enfervorizada con la situación.

Un rato antes, Cinthia había aclarado que había elegido este miércoles para ir al supermercado, con poco tiempo de anticipación para su viaje, porque había descuentos con su tarjeta de crédito. Apenada, la panelista confesó que todo le salía mal.

Y luego, agregó otro posteo para dar por terminado este día de complicaciones. “Lo peor es que tengo 3 horas de viaje con este olor”, dijo tapándose la nariz por el hedor nauseabundo que emanaba del tapizado de su camioneta.

Hace unos meses, se había hablado mucho de la camioneta blindada de Cinthia Fernández. En ese momento, se había revelado en un programa de televisión el particular motivo por el cual la mediática había adquirido un vehículo blindado. Al parecer, la panelista eligió una protección máxima para trasladarse con sus tres hijas Francesca, Charis y Bella, que según el periodista Augusto Tartúfoli, se la había obsequiado Martín Baclini, cuando todavía tenían una relación de pareja.

Seguir leyendo: