Cómo funciona Brave, el navegador rival de Chrome que promete seguridad y privacidad a sus usuarios

Si la privacidad es un tema que le preocupa mientras está en línea, este navegador web podría ser la solución.

Brave ha sido considerado como uno de los mejores navegadores de los últimos años. Foto: Brave
Brave ha sido considerado como uno de los mejores navegadores de los últimos años. Foto: Brave

La violación a la privacidad es uno de los mayores problemas que ha traído consigo esta revolución llamada “internet”. A diario son cientos de formas y métodos que se crean para intentar acceder a la información privada de las personas, por medio de malware (virus informáticos).

Sin embargo, en muchos casos no es necesario ni siquiera que los ciberdelincuentes se esfuercen mucho, pues los internautas dan acceso casi que total a su privacidad al aceptar términos y condiciones que nunca leen, pero que en la mayoría de los casos tienen objetivos turbios en su interior.

Así, con herramientas como las cookies, son cientos de miles de páginas web las que pueden acceder de forma libre a los datos de las personas, alterando así los protocolos que mantienen segura su privacidad.

Por esto, en lo últimos años se han creado algunos navegadores web que tienen como principal objetivo diferenciarse de los navegadores tradicionales, especialmente en la forma cómo manejan la seguridad de sus usuarios durante su permanencia en la red. Ejemplo de esto es Brave, un navegador que, según expertos, ha resultado ser un verdadero dolor de cabeza para los más utilizados como Google Chrome o Mozilla Firefox.

Lo más destacado de Brave es su clara intención de acabar con la intromisión de terceros en la privacidad de las personas, bloqueando los rastreadores, cookies y otro tipo de herramientas que utilizan las páginas web para intentar conocer los datos de los internautas, y hasta predecir lo que podrían o no buscar. Ahora bien, los usuarios de este navegador también se han visto atraídos al notar que estos protocolos de seguridad, en su mayoría, no son impuestos sino que les permiten elegir qué configuraciones bloquear o no al momento de su recorrido en la web.

En resumen, Brave piensa en la seguridad y privacidad de las personas, pero permite que sean ellas mismas quienes decidan cómo cuidarse en internet.

Para configurar esta información, solo hay que seguir los siguientes pasos:

Cabe recordar que, entre las configuraciones que existen, se puede ajustar si se quiere o no un ‘Bloqueo de redes sociales’, para evitar, entre otras cosas, las publicaciones incrustadas de Twitter o los botones de inicio de sesión proporcionados por Google y Facebook a las personas registradas en sus respectivas plataformas.

Asimismo, puede optar por mejorar aún más las formas de cuidado por medio de la opción de ‘Privacidad y seguridad’, en la que se podrá limitar, por ejemplo, el asistente de autocompletar en las búsquedas normales o en las zonas de las URL.

Foto: Brave
Foto: Brave

¿Seguridad por dinero?

No obstante, esta estrategia ‘no adsense’ limita de forma importante los ingresos que pueden obtener los desarrolladores con las visitas de las personas a sus páginas web. Sin publicidad, no hay monetización; y sin monetización, no hay desarrollo web.

Ante esta situación, Brave ha puesto a disposición del público colaborar con las páginas web de su elección, por medio de Brave Rewards, un programa que permite a las personas, de forma anónima y sin rastreo alguno, ver anuncios mientras ganan tokens.

“Brave Rewards le permite ganar y donar de forma anónima. Con Brave Rewards, puede permitir que los anunciantes ganen sin ningún rastreo y que le paguen por su atención, y utilizar las ganancias para colaborar de forma anónima por su contenido”, explicó Brave en una zona de ‘Preguntas frecuentes’ que hay en su página web.

SEGUIR LEYENDO