“Dije ‘basta’ y ellos seguían”: la joven que denunció haber sido abusada en una fiesta con jugadores de Vélez amplió su declaración

La víctima brindó detalles de la fiesta que se realizó a principios de diciembre en un barrio privado de San Isidro: aseguró que le ofrecieron drogas, que le dieron alcohol puro para tomar y que dos de los cuatro jugadores involucrados, que no están imputados hasta el momento, participaron del abuso

La casa en el barrio cerrado Camino Real que alquiló el futbolista Juan Martín Lucero y donde se realizó la fiesta
La casa en el barrio cerrado Camino Real que alquiló el futbolista Juan Martín Lucero y donde se realizó la fiesta

La joven que denunció haber sido víctima de abuso sexual durante una fiesta en un barrio privado de San Isidro organizada por futbolistas del club Vélez Sarsfield amplió en las últimas horas su declaración ante la Justicia y contó con detalles cómo llegó junto a sus amigas a esa reunión. En el documento, apuntó contra los jugadores Thiago Almada y Miguel Brizuela por el ataque sexual, que hasta el momento sólo tiene como imputado al ex entrenador Juan José Acuña, que sigue prófugo. También aseguró que Juan Martín Lucero y Ricardo Centurión se negaron a ayudarla o a llamar a la policía.

En la ampliación de su denuncia, presentada ante la Fiscalía Especializada en Violencia de Género de la doctora Laura Zyseskind por su abogada Raquel Hermida Leyenda, según Hermida misma, M., de 28 años, contó que el jueves 3 de diciembre pasado fue junto a otras dos amigas a esa fiesta en el Barrio Camino Real, invitadas por Centurión a través de su amiga N., con quien el delantero, que anunció esta semana que será padre por primera vez, hablaba por Instagram.

Thiago Almada, Juan Lucero, Miguel Brizuela y Ricardo Centurión, los cuatro jugadores que estuvieron presentes en la reunión
Thiago Almada, Juan Lucero, Miguel Brizuela y Ricardo Centurión, los cuatro jugadores que estuvieron presentes en la reunión

En el lugar, contó la joven, había también otro grupo de chicas, los cuatro jugadores que organizaron la reunión y otros dos hombres, uno de los cuales sería Acuña. La denunciante aseguró que supuestamente Centurión les ofreció alcohol y marihuana en reiteradas oportunidades y que una de las asistentes también le ofreció ketamina. También que Almada le sirvió un trago y cuando se lo entregó era vodka puro, con “un sabor raro”. En ese momento, las tres amigas coincidieron que el ambiente de la fiesta no les gustaba, que sólo se quedarían un rato más y luego se irían.

De acuerdo a su relato, la joven accedió luego a tener relaciones sexuales consentidas con Almada en una habitación de la planta alta, pero, mientras eso ocurría, Brizuela ingresó al cuarto con una mujer y ella empezó a sentirse mareada y a pedirle a Almada que parara. “‘Me siento mal’, dije, pero ellos continuaron. Yo recuerdo que no podía salirme”, remarcó. “No me sentía bien. Mi cuerpo no me respondía”.

“Siento que vuelven a abrir la puerta, que había más personas en la habitación, sentía manos que me penetraban y manoseaban, personas que entraban y más tarde salían de la habitación”, describió M.

El ex entrenador Juan José Acuña tiene pedido de captura nacional e internacional
El ex entrenador Juan José Acuña tiene pedido de captura nacional e internacional

En ese punto su relato se une con el testimonio de su amiga C., que también amplió su declaración, contradijo su relato inicial y aseguró que, preocupada porque su amiga no volvía, subió a la habitación y la vio en una situación sexual junto a Almada, una mujer y otro hombre. Que le pareció que su amiga le dijo que estaba bien y se fue, pero luego decidió volver y encontró la puerta cerrada con llave.

“Solo podía escuchar a C., diciendo ‘hijos de puta, ¿qué le hicieron a mi amiga?’ estaba peleando con alguien. Yo no podía abrir los ojos ni moverme. Me desvanecía, relató la denunciante. “Solo escuchaba que C, decía ‘llamen a la policía’ y Lucero decía ‘calmate no llames a nadie’”.

Su amiga contó que en ese momento vio a su amiga desmayada junto a una jarra con bebidas alcohólicas y al “pelado”, que sería el prófugo Acuña, subiéndose los pantalones y riéndose.

La denunciante apuntó contra los jugadores Lucero y Centurión por no asistirla y negarse a llamar a la policía (Adrián Escandar)
La denunciante apuntó contra los jugadores Lucero y Centurión por no asistirla y negarse a llamar a la policía (Adrián Escandar)

De acuerdo a su relato, ninguno de los jugadores quiso asistirla y Lucero -quien alquilaba la casa y había organizado la fiesta- y Centurión retenían sus teléfonos para evitar que llamaran a la policía o una ambulancia. “No se preocuparon por mí, no me preguntaron cómo estaba. Los dos se hacían los desentendidos de la gravedad de lo que había pasado, miraban sus teléfonos con cara de nada, sin decir nada, parecían cómplices. Estaban de acuerdo, parecía que se conocían de toda la vida”, señaló.

En ese momento, además, las jóvenes se dieron cuenta que les habían robado las carteras. Al día siguiente, la Policía Bonaerense allanó a dos de las asistentes de la fiesta y secuestró en sus casas la billetera de la víctima, las llaves de su casa y dos celulares pertenecientes a las jóvenes. Fueron detenidas e imputadas por robo, pero quedaron en libertad a las pocas horas.

Asustada y con dolores en el cuerpo, M. fue asistida por dos vecinas y el personal de seguridad del barrio que dieron aviso al 911 y la trasladaron a una comisaría para hacer la denuncia. La víctima, en coincidencia con el relato de su amiga C., apuntó contra la fiscal Laura Zyseskind, que está a cargo del caso. “Le dije que no quería seguir hablando con lo que me pasó y ella me seguía insistiendo”, dijo. “Nunca me atendió una psicóloga, nadie me ofreció nada, fue muy triste”.

El barrio privado Camino Real, en San Isidro, donde ocurrió el presunto abuso (Adrián Escandar)
El barrio privado Camino Real, en San Isidro, donde ocurrió el presunto abuso (Adrián Escandar)

“Yo a la fiscal le conté todo, pero escribió lo que quiso. Fue todo muy raro. Entendí que algo pasaba por el tipo de preguntas que me hacía, como desde cuando conozco a M. o cómo son nuestras redes sociales. A nosotras, que éramos víctimas nos trataba como victimarios”, expresó en ese sentido C., amiga de la víctima, en una entrevista reciente con Infobae. Tras su declaración, la víctima fue asistida en un hospital y se tomaron muestras mediante hisopados para ser analizadas.

Hasta el momento, sin embargo, ninguno de los jugadores de Vélez fue acusado formalmente en la causa, que tiene como único imputado a Juan José Acuña, de 42 años, quien trabajó como entrenador en varios equipos del Ascenso y tiene pedido de captura nacional e internacional.

Seguí leyendo: