El cura Eduardo Lorenzo
El cura Eduardo Lorenzo

La querella del hombre que denunció por abuso sexual al sacerdote Eduardo Lorenzo, ex capellán del Servicio Penitenciario Bonaerense y quien fue confesor del abusador condenado y también sacerdote Julio César Grassi, solicitó este miércoles la detención del religioso.

Juan Pablo Gallego, abogado de J.B., hombre de 32 años que realizó días atrás la denuncia contra el cura, ingresó el pedido esta mañana en la UFI N° 1 platense a cargo de la fiscal Ana Medina, como así también en el Juzgado de Garantías que conduce la jueza Marcela Garmendia. Los ataques habrían ocurrido cuando J.B. tenía 13 años.

J.B. denunció hace dos semanas a Lorenzo, que es investigado por otra acusación en su contra por vejaciones a jóvenes, por abuso sexual agravado, corrupción de menores agravada y amenazas coactivas por pluralidad de víctimas. En paralelo a su presentación en la Justicia hizo una conferencia de prensa en una en la sede de la CTA de La Plata en la que contó su calvario por episodios que habrían ocurrido entre 1999 y 2001.

Dijo que Lorenzo solía reunir los viernes en su departamento a varios chicos con la excusa de definir las actividades de los sábados del grupo de boy scouts y luego de que todos se retiraban quedaba solo con él. "Me llevaba a su casa, a su cama y me decía que tenía que darle besos para dormirse", relató.

Tras ser expuesto, Lorenzo, que actualmente se desempeña en la iglesia de Inmaculada Madre de Dios de Gonnet, concedió entrevistas en las que pronunció inocente de las acusaciones. Dijo no saber "quién está detrás de todo esto", pero que lo "sospecha".

El abogado Juan Pablo Gallego
El abogado Juan Pablo Gallego

"Los hechos están confirmados pero lamentablemente pese al esfuerzo de las víctimas por exponer los detalles tenebrosos de lo que padecieron, en las últimas semanas el cura Lorenzo y su entorno se pasearon por cuanto medio de comunicación han tenido a su disposición amenazando y intimidando a las victimas y testigos", aseguró Gallego.

El abogado acotó a la agencia Télam: "Los amenazaban que los iban a querellar si declaraban y antes de hacerlo cada una de las víctimas y testigos recibían llamados telefónicos intimidatorios".

En este contexto, el letrado consideró que "quedan de manifiesto todas las causales del Código Procesal de la provincia de Buenos Aires para detener a un acusado, que incurre en entorpecimiento probatorio, amedrentamiento de las víctimas y dispone de ingentes recursos económicos para profugar".

La fiscal Medina aún no citó a declarar al párroco. Gallego estima que la resolución respecto al pedido de detención se conocerá dentro de una semana a diez días.

Lorenzo había sido denunciado por primera vez hace 11 años por una serie de abusos que presuntamente ocurrieron en las iglesias San Benito y Nuestra Señora de Lourdes, ambas de la ciudad de La Plata. A los adolescentes, de acuerdo a los relatos en su contra, los invitaba a dormir, no sólo bajo el mismo techo sino que les ofrecía compartir su cama matrimonial. Les hablaba de sexo y les pedía que mostraran sus miembros para medírselos. Así lo contó "León", cuando realizó la denuncia penal en 2008, a sus 15 años de edad en aquel entonces.

SEGUÍ LEYENDO: