Desde la comodidad de su mansión, "El Gran Chaparral", Marcelo Balcedo sigue pugnando por influir en el futuro del gremio que supo conducir con mano dura. En un audio que hizo circular entre sus allegados vía WhatsApp, y al que tuvo acceso Infobae, el sindicalista habla de recuperar el poder en el SOEME y descarga su furia contra el juez Ernesto Kreplak, al que tilda de "mamarracho". Sobre el final, un mensaje que suena a una amenaza: "Seguramente va a terminar preso".

El audio dura casi 5 minutos. Balcedo busca ser "didáctico" para intentar explicar los alcances de un fallo de la Cámara Laboral sobre las próximas elecciones en el SOEME. "La Cámara, acortando los plazos, trasmitió ese pedido que se hizo a la jueza y lo giró a los ministerios. Esa elección no se puede hacer, es ilegal", arranca.

El Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme) está intervenido desde enero de 2018 por decisión del juez Kreplak, que ordenó su detención en Uruguay. Desde entonces, quedó a cargo de un cuerpo colegiado conformado por un representante del Ministerio de Trabajo de Nación y otro de la misma cartera a nivel provincial.

Además, el juez ordenó detener, en base a escuchas, a varios miembros del sindicato acusados de borrar pruebas y entorpecer la investigación.

La mayoría ya fueron liberados. Sólo permanecen detenidos el contador Hebert Da Cunha; Mauricio Yebra, mano derecha y testaferro de Balcedo, Sergio Martínez, supuesto dueño de la concesionaria de autos "El Chaqueñito", y la madre del sindicalista, Myriam Reené Chávez, aunque la mujer cuenta con prision domiciliaria. 

Aunque está intervenido, el gremio se encamina a un proceso de elecciones internas con dos listas opuestas. Los comicios están previstos para los primeros días de agosto. Balcedo se opone a esas elecciones y busca frenarlas con presentaciones en el fuero laboral.

En el audio, vaticina que la Justicia le dará la razón. "Demuestra que se terminó la manganeta estúpida que hizo Krepkak, el mamarracho de llamar a elecciones, porque él no es un emperador", se queja sobre el accionar del juez federal de La Plata. Instantes después, vaticina que "rápidamente vamos a retomar la conducción de la organización". Es más, dice que la decisión sobre la supuesta nulidad de las elecciones se puede producir esta semana o la próxima.

Sobre el final, Balcedo anticipa que pedirá el juicio político de Kreplak, que ya recibió otras denuncias por esta causa, y suelta una amenaza: "Lo que hizo Krepkal es un acto delictivo, es haber producido una condena previa. En el mejor de los casos estoy siendo investigado, jamás debía haber sido removido del sindicato. Lo voy a recusar como juez y seguramente va a terminar preso".

Marcelo Balcedo y Paola Fiege (Gentileza: El País)
Marcelo Balcedo y Paola Fiege (Gentileza: El País)

El juez argentino todavía no pudo indagar a Balcedo ni a su mujer, Paola Fiege, actualmente con prisión domiciliaria en "El Gran Chaparral", y espera que la Justicia uruguaya defina su situación procesal para efectividad la extradición.

Hace pocos días, el diario uruguayo El Observador reveló que la defensa del sindicalista ofreció un juicio abreviado a cambio de pagar una multa de USD 5 millones. Sin embargo, la propuesta habría fracasado y la Fiscalía mantendría la acusación de 11 años de prisión contra Balcedo.

La fortuna del sindicalista excede ampliamente esa cifra. Solo en efectivo, le secuestraron más de USD 6 millones de dólares. A eso hay que sumarle la flota de autos y las propiedades lujosas. Al pedir la extradición, hace más de un año, el juez argentino identificó 61 bienes como parte de la maniobra de lavado, entre autos de lujo, propiedades y embarcaciones.