Saúl Agustín Argarañaz tenía 16 años y fue asesinado el sábado a la madrugada de dos puñaladas
Saúl Agustín Argarañaz tenía 16 años y fue asesinado el sábado a la madrugada de dos puñaladas

Un adolescente de 16 años fue asesinado de dos puñaladas en el abdomen cuando intentaba defender a dos amigas en una plaza del partido bonaerense de Merlo.

El hecho ocurrió el sábado pasado a las 4:30 en Doblas y Salcedo, en la localidad de Libertad, pero se conoció ayer. Según señalaron diferentes testigos, el joven identificado como Saúl Agustín Argañaraz estaba con dos amigas cuando una banda de al menos ocho personas comenzó a molestar a las adolescentes, ante lo cual la víctima intervino y los agresores lo atacaron.

La hermana del chico asesinado aseguró que los agresores pasaron "varias veces" mostrándoles un cuchillo. "Esta noche alguno se regala", dijo la joven que les escucharon decir. Y agregó: "Si no era mi hermano iba a ser otro".

Argañaraz recibió dos puñaladas en la zona del abdomen y al menos dos fuertes golpes en la cabeza, tras lo cual fue trasladado a la Clínica Modelo de Morón, donde finalmente murió antes de que pudiera ser operado.

La familia del joven identificó a los agresores que se habrían burlado de la muerte del adolescente en las redes sociales y los denunció.

"Un minuto de silencio, para Saúl que está muerto, ae ae ae ae"; "¿Una puñaladita y una patada en la cabeza y murió? Que bobo sin cancha"; "Los que se hacen los piolas mueren en el acto", fueron algunos de los mensajes que escribieron en Facebook los supuestos responsables por la muerte de Argarañaz, que dio a conocer su madre, Elizabeth. "Si no nos movíamos iba a quedar impune", sostuvo la mujer.

Según indicaron fuentes de la investigación a la agencia Télam, la Policía realizó un allanamiento en la zona y detuvieron a un joven de 18 años, conocido en el barrio como "Semillita", que fue reconocido por un testigo. Otro acusado, de 16 años, fue detenido por el homicidio, aunque tras ser indagado fue entregado a sus padres.

La causa fue caratulada como "homicidio simple". Los investigadores solicitaron al municipio de Merlo que aporte las cámaras de seguridad de la zona, con la intención de poder reconocer al resto de los autores del hecho.

Además, la fiscal ordenó el secuestro de una tarjeta SUBE, dos teléfonos celulares y dos cuchillos que ahora están siendo analizados.

Mañana, familiares y amigos harán una marcha en reclamo de justicia. "No queremos que quede todo en la nada", manifestaron.

SEGUÍ LEYENDO: