Por el fenómeno de “La Niña”, se espera un otoño más cálido y con menos lluvias en el AMBA y la Costa Atlántica

Se trata de la variable climática que el año pasado fue la principal causante de la prolongada sequía que se vivió en casi todo el país. Continuará hasta principios de abril

El SMN informó que por el fenómeno de La Niña existe una probabilidad de que en el trimestre febrero, marzo y abril el centro este de la provincia de Buenos Aires y el sur de Entre Ríos tengan temperaturas superiores a los valores normales y menos lluvias (Foto: Especial)
El SMN informó que por el fenómeno de La Niña existe una probabilidad de que en el trimestre febrero, marzo y abril el centro este de la provincia de Buenos Aires y el sur de Entre Ríos tengan temperaturas superiores a los valores normales y menos lluvias (Foto: Especial)

Un estudio del Servicio Meteorológico Nacional señaló que se espera un otoño más cálido y con menos lluvias en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y la Costa Atlántica entre otras regiones, a raíz de la persistencia del fenómeno de “La Niña”. Se trata de la variable climática que el año pasado fue la principal causante de la prolongada sequía que se vivió en casi todo el país.

El informe asegura que existe una probabilidad de que en el trimestre de febrero, marzo y abril el centro este de la provincia de Buenos Aires y el sur de Entre Ríos tengan temperaturas superiores a los valores normales y se reduzcan las precipitaciones.

La meteoróloga del SMN, Cindy Fernández, afirmó que el fenómeno climático conocido como “La Niña” permanece activo en la región desde septiembre pasado y se prevé que continúe al menos hasta principios de abril.

Asimismo, detalló que “no es que habrá sequía con altas temperaturas, sino que se esperan valores de precipitación inferiores y de temperaturas superiores al promedio normal para esta época del año” en la región.

“En un año normal en donde no hay nada que afecte a la atmósfera, la probabilidad de que tanto la temperatura como la precipitación sea normal es alta pero ahora se espera que la atmósfera tenga perturbaciones, lo que hace que una de esas categorías sea más favorecida que otra”, explicó Fernández a Télam.

La especialista reiteró que esto “no necesariamente implica que haya sequía, ya que para que eso ocurra el suelo no tiene que tener agua; el estudio indica que lloverá menos que lo habitual”.

En esa región, el rango normal de precipitación para ese período es entre 250 y 350 milímetros y la temperatura media es de 18 grados. Fernández indicó también que el fenómeno de “La Niña” favorece condiciones más cálidas en parte del norte y del centro de la Argentina y agregó que cuando un verano se desarrolla bajo esta variable, “las temperaturas son más elevadas y las lluvias suelen ser menores en Buenos Aires y en parte del Litoral”.

Adelantó que el año que viene para esta época “puede que aparezca el fenómeno climático de ‘El Niño’” y, en ese caso, el pronóstico será completamente opuesto al actual.

El fenómeno de La Niña lo que hace es favorecer condiciones más cálidas en parte del norte y del centro de la Argentina (Maximiliano Luna)
El fenómeno de La Niña lo que hace es favorecer condiciones más cálidas en parte del norte y del centro de la Argentina (Maximiliano Luna)

En el NOA en tanto se espera para estos tres meses lluvias superiores a las normales y localmente “puede haber eventos de inundación”, dijo Fernández. Destacó que la tendencia “es que en la región pampeana haya una mayor probabilidad de tener lluvias inferiores a las normales y en el NOA superiores a las normales”.

Por otro lado, aseguró que estas variaciones “estuvieron ocurriendo durante todo el año pasado, en donde hubo una sequía muy amplia y extensa en todo lo que es el centro y norte del país y además fue el segundo año más caluroso de los últimos 60 años”.

“Aunque si bien en algunas lugares como Córdoba mejoró la situación hídrica, ya que esa provincia tuvo un enero con bastantes lluvias, hay lugares del país que continúan con déficit de precipitaciones”, advirtió. Concluyó detallando que “entramos en la temporada de lluvias y observamos que está lloviendo más pero todavía no se alcanzan los niveles normales”.

El fenómeno de La Niña se instaló el año pasado sobre el Océano Pacífico y sus efectos alcanzarán a Latinoamérica durante todo este año. La Organización Mundial de la Meteorología (OMM) detalla que este fenómeno produce un enfriamiento a gran escala de las temperaturas de la superficie del océano, junto con cambios en la circulación atmosférica tropical, como vientos, presión y precipitaciones.

De acuerdo a la OMM se espera que los efectos de La Niña sean durante el 2021 “de moderado a intenso”.

Seguí leyendo: