Un juez civil le ordenó a un hombre pagar más de cuota alimentaria para la manutención de su hijo mientras dure el aislamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus. El magistrado señaló que en “en esta instancia extraordinaria, más que nunca es necesario apelar al principio de solidaridad familiar” y porque el chico está al “cuidado exclusivo” de su madre.

Fue la mujer la que presentó la demanda. Señaló que su ex pareja no solo no cumple con la cuota alimentaria que acordaron hace tres años, por lo que ella se hace cargo de todos los gastos del hijo sino que, además, cuando fue diagnostica de coronavirus se tuvo que internar con él porque el padre no quiso llevarlo a su casa.

“En esta instancia extraordinaria -dijo el juez civil Lucas Cayetano Aón sobre el aislamiento obligatorio por la pandemia de Covid-19- más que nunca es necesario apelar al principio de solidaridad familiar que informa toda nuestra legislación en la materia y que impone a los adultos adoptar todas las conductas necesarias para sostener el bienestar de sus hijos generando un ambiente de colaboración mutua y evitando desencuentros que solo generan incertidumbre y zozobra en el ánimo de aquellos a quienes deben proteger, educar y proporcionarles todo lo necesario para que no deban enfrentar dificultades innecesarias”.

El magistrado dispuso que el padre deberá pagar una cuota extraordinaria de ocho mil pesos por mes mientras esté en vigencia el aislamiento obligatoria.

E.N.B y N.M.L se separaron y en marzo de 2017 hicieron un acuerdo para la manutención de su hijo, J. E.N.B se presentó a principio de mes en la justicia y denunció que el padre del menor no solo no cumplía con la entrega del dinero acordado, sino que también lo había abandonado.

Explicó, en el escrito junto con su abogada Guadalupe del Pilar Guerrero, que el 22 de marzo fue internada por coronavirus y que le pidió a su ex pareja que cuido del hijo porque no tenía con quién dejarlo. Según la causa judicial, la mujer señaló que la respuesta del hombre fue “no me molesten” y que no volvió a atender los llamados.

J. se internó con la mujer. Al chico le dio negativo el test de coronavirus y ella, después de estar hospitalizada con respirador, se recuperó y fue dada de alta. E.N.B sostuvo que la situación le generó angustia y temor a su hijo por lo que vivió en la clínica.

Explicó que trabaja en un rubro paralizado por el coronavirus y que estuvo sin ingresos y que debió afrontar todos los gastos del menor, como alimentación, servicios de la casa y los médicos que generó la internación, y que el padre no se hace cargo de ninguno.

La mujer relató que requiere ayuda económica de forma urgente por la extensión de la cuarentena. Así pidió que el padre pague una cuota extraordinaria de 50 mil pesos.

El Palacio de Tribunales
El Palacio de Tribunales

N.M.L negó los reclamos de su ex pareja. Sostuvo, según consta en la resolución judicial a la que accedió Infobae, que nunca se desentendió del cuidado de su hijo y que desde el inicio de la pandemia mantuvo comunicación de telefónica de manera continua por lo que calificó de falsa la denuncia de abandono. También negó que no cumple con la cuota alimentaria ya que hace el depósito en la cuenta de la madre.

“La cuota alimentaria se fija para atender las necesidades ordinarias de la vida, es decir a las que se sucede regularmente de acuerdo a las circunstancias del alimentado al momento de fijarla o convenirla. Sin embargo, en el curso de la vida pueden subvenir necesidades que no aparecen cubiertas por la cuota ordinaria, por cuanto no fueron previstas al momento de establecerla. Basado en ello se considera procedente reclamar una cuota extraordinaria de alimentos para enfrentar dichas necesidades sobrevinientes”, explicó el juez en el fallo.

En esa línea, el magistrado agregó que una cuota extraordinaria son para “ gastos que exceden los cotidianos y habituales” y que en este caso “se funda en la imperiosa necesidad de prestar colaboración y contención familiar a quien tiene el cuidado exclusivo del adolescente y afronta todos sus gastos, frente a la situación emergencia sanitaria que enfrenta el país”.

“Así, entiendo que en esta especial, extraordinaria e imprevisible situación sanitaria, social y familiar que atraviesa la humanidad ese principio de solidaridad, en el caso concreto de autos, se traduce en una decisión equitativa que conjugue las distintas circunstancias que atraviesan las partes y la adecuada satisfacción de los derechos de su hijo”, agregó y no hizo referencia a las denuncias de abandono o falta de pago de la cuota por parte del padre.

El juez concluyó que “teniendo en cuenta el cuidado exclusivo del adolescente de autos a cargo de su progenitora Sra.B. y circunstancias especiales de confinamiento social obligatorio que se encuentra desarrollando cabe admitir la pretensión, pero no en la entidad que se reclama”. El magistrado no aceptó los 50 mil pesos que la madre reclamaba, sino que fijó la cuota en ocho mil.

Resolvió que deberá pagar la cuota “durante el tiempo que se mantenga la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, a abonarse del uno al cinco de cada mes, comenzando a partir del presente mes en curso y mediante transferencia bancaria”.

Seguí leyendo: