Coronavirus: la iniciativa solidaria para donar máscaras faciales fabricadas con impresoras 3D a hospitales públicos

Una pyme de Capital Federal desarrolló el producto a partir de un modelo checo. Hasta el momento ya donaron unas 5 mil a diferentes centros de salud y tienen pedidos por más de 11 mil

Al Hospital Fernández le donaron una primera tanda de 500 máscaras
Al Hospital Fernández le donaron una primera tanda de 500 máscaras

Ante la emergencia sanitaria por el coronavirus, diversas firmas y organizaciones locales apostaron a la solidaridad y se propusieron ayudar a los profesionales de salud con la donación de barbijos, alcohol en gel y mascarillas protectoras. Una de ellas es CNC Estudio SRL, una pyme que fabrica impresoras 3D de industria argentina.

Esta empresa del barrio porteño de Recoleta puso a disposición su personal e infraestructura para elaborar máscaras de protección facial que son donadas a hospitales públicos, farmacias y supermercados. Hasta el momento ya donaron unas 5 mil a diferentes centros de salud y tienen pedidos por más de 11 mil. Es por ello que iniciaron una campaña para solicitar colaboración para obtener la materia prima necesaria, aumentar la producción y cumplir con la demanda.

Estas máscaras, señalan los creadores, se imprimen de forma fácil y rápida y son de gran ayuda porque cubren ojos, nariz y boca. La visera es de polímero de alta dureza que tiene un encastre que evitar tener que cortar el acetato. En tanto que la lámina transparente que cubre el rostro es acetato de 200 micrones, “porque el material PET (tereftalato de polietileno) cuando se lava con lavandina se opaca y cuando se lava con alcohol también tiende a opacarse, por ende se vuelve descartable”, explicó Matías Ledesma, fundador de la pyme, en diálogo con Infobae.

Médicos del Hospital Ramos Mejía utilizando las máscaras
Médicos del Hospital Ramos Mejía utilizando las máscaras

Según diferenció Ledesma, el acetato de 200 micrones -si bien tiene una nubosidad- permite el uso de hasta 12 horas y se puede limpiar sin que se opaque. De esta manera se puede utilizar todos los días: se desinfecta y se vuelve a usar. Por último, el elástico de la máscara es simplemente un plástico de nylon de 5 milímetros.

El empresario contó que a medida que se propagaba el COVID-19 en el país hizo un prototipo de una máscara basado en un modelo checo y lo evaluaron para reproducirlo a escala, adaptando el producto con los insumos disponibles en la Argentina. De ese modo buscó optimizar recursos para que sea más barata y rápida de elaborar.

“El 2 de marzo teníamos el primer plano. Consultamos con un equipo de ingeniería que trabaja con nosotros y con médicos. Hicimos ensayos de materiales y una vez que funcionó, empezamos con la campaña de donación porque ya nos veníamos venir la cuarentena. Entonces entre los socios pusimos la flota de máquinas a disposición de los hospitales”, detalló Ledesma.

El miércoles pasado hicieron entrega de 300 máscaras de las 2500 que nos resta donarle a los Hospitales Durand, Álvarez y Ramos Mejía
El miércoles pasado hicieron entrega de 300 máscaras de las 2500 que nos resta donarle a los Hospitales Durand, Álvarez y Ramos Mejía

El problema se presentó ante la alta demanda. “Nos dimos cuenta de que era inmensa. Armamos una base de gestión de datos para optimizar el tema de logística pero la realidad es que es incontable. Además se van superponiendo casos sensibles. Por ejemplo teníamos un pedido para el Durand de 1500 unidades e íbamos a empezar con una tanda de 500, pero entregamos la mitad y la otra mitad se empezó a ir en pedidos de urgencia".

El último lote viajó en el avión Hércules de la Armada hacia la provincia de Chaco. Irán a parar al Hospital Perrando, en el cual la directora y otros trabajadores de la institución contrajeron coronavirus. Ledesma contó cómo se gestó esa donación: "Se comunicaron unos médicos que son voluntarios que reemplazan al personal que se contagió. Necesitaban un refuerzo y me llamaron desesperados”.

Dos de los ejemplares del lote que se envió a Chaco
Dos de los ejemplares del lote que se envió a Chaco

De igual modo, a la fábrica llegaron solicitudes de Capital Federal, de la provincia de Buenos Aires y del interior del país.

Pero al margen de la demanda, otra dificultad surge en el aspecto económico: “Lo más caro que tiene la máscara es la materia prima con la que se fabrica: el polímero (PLA de 1.75 milímetros de diámetro) y el acetato de 200 micrones son caros. La semana pasada hicimos una compra por nuestros medios de casi 28 mil pesos para hacer 600 máscaras, una cantidad insignificante: según la curva exponencial que tenemos para mayo vamos a tener entre 60 y 80 mil solicitudes".

Esto es a pulmón. Nosotros somos 12 personas trabajando y no llegamos a cubrir eso. Está todo organizado y administrado, pero faltan recursos. Esa es la realidad”, indicó Ledesma.

Médicos del Hospital Rivadavia enviaron esta foto a los fabricantes
Médicos del Hospital Rivadavia enviaron esta foto a los fabricantes

Ante esta situación, la pyme busca de alternativas para seguir produciendo. “Tratamos de armar una balanza con el sector privado para tratar de venderle a las grandes empresas de salud como para poder comprar material y seguir abasteciendo, porque los números son enormes. Esperábamos que en algún momento haya una intervención del Estado al menos con la logística o la materia prima. Podemos hacer 1000, 2000 por día. El tema es el dinero para solventar los materiales".

Y en paralelo continúan con la difusión de la campaña en redes sociales para llegar a más centros médicos.

SEGUÍ LEYENDO:

Cuáles son las cuatro mejores formas de hacer mascarillas en casa

Solidaridad en tiempos de pandemia: las campañas para ayudar en la lucha contra el coronavirus

MAS NOTICIAS