El día que Menem ayudó a Bush en la Casa Blanca y le dijo que eran del “mismo palo”

La intimidad nunca contada del viaje que el presidente argentino realizó a los Estados Unidos a fines de 1989. Las reuniones con su par norteamericano, los increíbles diálogos, las picardías del riojano, el espanto del férreo protocolo diplomático y como conquistó al primer mandatario más poderoso del mundo

Carlos Menem asistió a la recepción que George Bush ofreció a los jefes de las delegaciones extranjeras. Esa noche el presidente argentino tuvo la picardía de saludar a su colega estadounidense y sentarse a su lado, ante la mirada de espanto del férreo protocolo diplomático. Se observaron y trataron como si se conocieran de toda una vida
Carlos Menem asistió a la recepción que George Bush ofreció a los jefes de las delegaciones extranjeras. Esa noche el presidente argentino tuvo la picardía de saludar a su colega estadounidense y sentarse a su lado, ante la mirada de espanto del férreo protocolo diplomático. Se observaron y trataron como si se conocieran de toda una vida

Si hay algún hecho que Carlos Menem pudo concretar y que Juan Domingo Perón no, ese hecho fue mantener, en el momento preciso, un primer diálogo con el presidente de los Estados Unidos. En 1974 tanto Richard Nixon como Perón se mostraron interesados en encontrarse para dialogar. El temario superaba la relación bilateral. Se vivía un mundo de “guerra fría” y el continente latinoamericano lo sufría. Nixon interpretaba, ahora, su interés por Perón a quien consideraba un líder popular alejado de toda influencia castrista. El anciano jefe justicialista tenía pensado, primero, dirigir un mensaje desde el “rostrum” de las Naciones Unidas y luego encontrarse con Nixon en la Casa Blanca. Se compro un avión nuevo para la flota de Aerolíneas Argentinas para trasladarlo pero la enfermedad del primero y el tema Watergate impidieron el “face to face”.

A fines de septiembre de 1989, Menem viajo a los Estados Unidos en el marco de su nueva política económica inaugurada el 8 de julio de ese año, con el Plan BB (Bunge y Born) y su nueva alianza con el jefe liberal Álvaro Alsogaray. Poca gente lo recuerda ya pero un informe oficial le manifestaba que asumió el gobierno 6 meses antes de la fecha convenida con “reservas internacionales en poder del Banco Central inferiores a 100 millones de dólares, o sea apenas un tercio de las divisas para pagar escasamente un mes de importaciones”.

El desprestigio argentino era mayúsculo y con un solo ejemplo se demuestra: “al 8 de julio de 1989, la Argentina estaba inhabilitada para sufragar en los organismos multilaterales más importantes por falta de pagos de sus cuotas… al mismo tiempo que se dilapidaron cientos de miles de dólares para que el ex canciller Dante Caputo pudiese acceder a la jefatura de la Asamblea General de las Naciones Unidas.”

Menem junto al matrimonio Bush, George y Barbara
Menem junto al matrimonio Bush, George y Barbara

En Nueva York se alojó con su delegación en el Hotel Waldorf, en plena Madison Avenue, y mantuvo contacto con altos dignatarios extranjeros, como el alemán Hans Genscher y el canciller de Francia. Por su parte, su canciller Domingo Cavallo hacía lo propio con el británico John Mayor, ministro británico con el que aún no se habían normalizado las relaciones, el italiano Gianni Demichelis y el Secretario de Estado James Baker.

Además de sus encuentros bilaterales Menem mantuvo encuentros con altos empresarios y ejecutivos a los que intentó seducir para que observaran a la Argentina. Hablaba de su “economía popular de mercado”. En esos momentos una de sus frases favoritas fue que se debía “reemplazar la ideología por el sentido común”. Un importante funcionario estadounidense que lo escuchaba llegó a decir que “esto es la menemtrika”, en relación al proceso de cambio -la “perestroika”- que Gorbachov llevaba adelante en la Unión Soviética.

El martes 26 de septiembre de 1989, Menem asistió a la recepción que Bush ofreció a los jefes de las delegaciones extranjeras que habían asistido al encuentro de Naciones Unidas. Esa noche el presidente argentino asistió solo al ágape y tuvo la picardía de saludar a su colega estadounidense y sentarse a su lado, ante la mirada de espanto del férreo protocolo diplomático. Se observaron y trataron como si se conocieran de toda una vida. En esos momentos, hablaron de cuestiones personales dejando de lado los asuntos de estado para el día siguiente.

El miércoles 27 de septiembre, Menem acompañado por Domingo Cavallo, Alberto Kohan, Guido Di Tella, Néstor Rapanelli y el vocero Humberto Toledo entraron a la Casa Blanca para mantener un encuentro formal y privado con Bush y sus funcionarios. Antes de comenzar el dueño de casa lo llevó a pasear por el Jardín de las Rosas, seguidos por la traductora argentina Ana Braun. Mientras caminaban Menem miró el soleado firmamento y le dijo: “En mí país esto es un día peronista”. Luego, Bush le mostró su casa y presentó a su señora Barbara. Paseando por otros salones de la mansión un grupo de turistas saludó a los dos presidentes.

Luego, el dueño de casa llevó a su invitado al Salón Oval y se sentó frente al mandatario argentino acompañado por sus principales funcionarios: Brady (Secretario del Tesoro), Eagleburger (segundo del Departamento de Estado), Aronson (subsecretario de Asuntos Latinoamericanos), Scowcroff (jefe del Consejo de Seguridad), Sununu (jefe del gabinete presidencial) y el embajador Terence Todman.

Bush le dijo a Menem que lo llamara cuando quisiese: “Usted sólo tiene que levantar el teléfono” y Menem le explicó sonriendo que “eso no es tan fácil en la Argentina”, en ese tiempo, dado el retraso tecnológico de ENTEL, el uso del teléfono era una pesadilla
Bush le dijo a Menem que lo llamara cuando quisiese: “Usted sólo tiene que levantar el teléfono” y Menem le explicó sonriendo que “eso no es tan fácil en la Argentina”, en ese tiempo, dado el retraso tecnológico de ENTEL, el uso del teléfono era una pesadilla

El protocolo de la reunión otorgaba 10 minutos a cada uno y luego se abría un proceso de preguntas. Bush abrió el fuego haciendo un panorama de la situación internacional desde el punto de vista estadounidense. En su apertura puso interés en comentar la situación en Medio Oriente y la presión que estaba recibiendo de Israel porque una decena de comandos habían caído presos de los sirios y estaban en una cárcel de seguridad de Damasco. Intentó manifestar que no objetaba la prisión, solo pretendía que los familiares de los presos que vivían en los EEUU visitaran a los soldados y completo: “Me golpean la puerta de la Casa Blanca todos los días”.

Menem, con una gran tranquilidad, lo interrumpió para decirle “yo lo puedo ayudar”. Le dijo que su hermano Munir estaba de embajador en Siria y tenía muy buena relación con el presidente Hafez Al-Assar y Bush, sorprendido, agradeció el gesto. Efectivamente, los familiares pudieron viajar a la capital siria y visitar a los presos y meses más tarde, en Nueva York, le brindaron un agasajo de agradecimiento al presidente argentino. De allí que en la conferencia de prensa Menem dijo que hubo “ofrecimientos mutuos y recíprocos”.

A su turno, Menem agradeció el gesto del encuentro en la Casa Blanca. Explicó las ideas centrales del plan económico y dando un toque de dramatismo al relato dijo: “Una semana antes de que yo asumiera había gente armada defendiendo sus negocios en la azotea” y habló del proceso de privatizaciones que se aproximaba: “El 24 de octubre se abren los sobres para la licitación de los canales de televisión”. Seguidamente expuso sobre el plan petrolero.

Respecto de la deuda externa el presidente argentino aclaró que no había llegado a Washington a pedir plata y que su país pagará la deuda, y que el proceso económico se llevaba adelante con “tremendos sacrificios”.

“¿Cómo ve las espaldas del pueblo argentino para soportar el esfuerzo?”, pregunto Bush y Menem respondió: “A mí me voto el 51 por ciento del electorado, ahora las encuestas dicen que me apoya el 80 por ciento”.

El comentario de Bush fue: “Cooperaré por todos los medios para hacer lo que podamos por participar en lo que será una presidencia extraordinariamente exitosa”. Tras el encuentro, Menem recibiría un préstamo puente de 1.500 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Después expuso sobre la cuestión de las Malvinas y tras una breve síntesis dijo que buscaba una reconciliación con Gran Bretaña porque ayudaría a la Argentina a despejar los obstáculos con la Comunidad Europea y los EEUU. La idea de la reconciliación no era nueva en Menem porque la había escuchado en todos los países europeos que recorrió como candidato presidencial en octubre de 1988.

A esta altura del diálogo Bush puso sobre la mesa la situación política de Panamá y las recientes y fraudulentas elecciones presidenciales en las que había ganado el candidato opositor Guillermo Endara Galimany. Concretamente se hablo del general panameño Manuel Noriega y su vínculo con la droga.

Menem y Bush se hicieron amigos y durante años compartieron charlas y partidos de golf, más allá de sus presidencias (AP)
Menem y Bush se hicieron amigos y durante años compartieron charlas y partidos de golf, más allá de sus presidencias (AP)

En el plano militar Bush preguntó por el misil Cóndor, un proyecto de la Fuerza Aérea que podía terminar en manos sirias según una sospecha israelí. La respuesta de Menem fue tajante: “El misil no saldrá de nuestras fronteras” y se comprometió a estudiar el asunto. Se le preguntó sobre el Tratado de Tlatelolco (de no proliferación nuclear) que Argentina no firmaba a pesar de compromisos anteriores. Fue en ese momento que el canciller Cavallo expuso sobre las severas salvaguardias que debía sortear el plan nuclear argentino.

Tras esto Menem se intereso por vender el avión Pampa en los EEUU en unión con la empresa Douglas y Bush respondió que el mercado estadounidense era muy competitivo y no se comprometió.

Llegando al final del encuentro, en un gesto de buena voluntad, Bush le dijo a Menem que lo llamara cuando quisiese: “Usted sólo tiene que levantar el teléfono” y Menem le explicó sonriendo que “eso no es tan fácil en la Argentina”, en ese tiempo, dado el retraso tecnológico de ENTEL, el uso del teléfono era una pesadilla. “Me gustaría almorzar con usted pero sé que debe ir al National Press Club”, dijo George Bush en su saludo de despedida.

Posteriormente el vocero de la Casa Blanca leyó un comunicado que afirmaba: “El presidente (Bush) tomó nota de la decisión del presidente Menem de enfrentar la crisis económica argentina e indicó el apoyo de los Estados Unidos para su programa. Ambos discutieron los pasos dados por el gobierno de la Argentina para normalizar relaciones con el Reino Unido (…) Los dos presidentes discutieron el problema de la droga y subrayaron el mutuo deseo de combatir esa plaga. También discutieron la situación en Panamá y la urgente necesidad de un retorno a la plena democracia. El presidente observó que los Estados Unidos comparten con el pueblo de la Argentina un fuerte sentimiento por la libertad y la democracia y expresó la esperanza de que esta visita fortalecerá aún más las estrechas relaciones entre nuestros dos países.”

Como un comentario que jalonó ese primer encuentro quedó un comentario de Menem a Bush: “Con usted, somos del mismo palo”.

Con fecha 28 de septiembre, el presidente argentino recibió una encuesta de 960 casos que le señalaba que el 67,3% de los consultados consideraban “muy importante” el viaje a los Estados Unidos y que como consecuencia del mismo se había fortalecido la imagen presidencial. Sobre los resultados prácticos del viaje, el 62,7 por ciento se inclinaba que “aumentarán las inversiones norteamericanas en el país”.

El público encuestado se mostró altamente de acuerdo con el giro de las negociaciones entabladas con Gran Bretaña (83,6 por ciento) y Chile (79,7%). En cambio más de la mitad de los encuestados (un 50,5%) se mostró “en desacuerdo” respecto de un eventual envío de tropas a Colombia para la lucha contra el narcotráfico.

En relación con el pago de la deuda externa, hay una opinión mayoritaria a la cancelación de esas obligaciones (85,9%). Pero hay que distinguir dos matices: el 46,8 por ciento sostiene que hay que hacerlo con “el crecimiento” y un 39,1 por ciento opina que hay que pagar “indefectiblemente”.

SEGUÍ LEYENDO: