Empresas tecnológicas sellan junto al Papa Francisco un histórico llamado por una “inteligencia artificial humanística”

Fishel Szlajen, rabino y doctor en filosofía, habló sobre los alcances del debate en el marco de la 26° Asamblea de la Pontificia Academia para la Vida, en el Vaticano. Microsoft, IBM, la Unión Europea y dirigentes globales, entre los firmantes del entendimiento

Fishel Szlajen, el especialista y director de AMIA Cultura, participó del cónclave cuyo tema fue la inteligencia artificial, ética, ley y salud.
Fishel Szlajen, el especialista y director de AMIA Cultura, participó del cónclave cuyo tema fue la inteligencia artificial, ética, ley y salud.

La 26° Asamblea de la Pontificia Academia para la Vida (PAV), encabezada por el Papa Francisco en la ciudad del Vaticano, finalizó con un histórico llamamiento y la firma de un compromiso ético para “humanizar la inteligencia artificial”. El acuerdo fue sellado por el miembro titular de la academia global, el doctor en Filosofía Fishel Szlajen, junto al presidente de Microsof, Brad Smith, el vicepresidente de IBM, John Kelly III, el titular del Parlamento Europeo David Sassoli, el director de Oficina de la ONU para la Alimentación y Agricultura, Qu Dongyo y Monseñor Vincenzo Paglia.

Szlajen fue el primer rabino nombrado miembro titular de la PAV, que nuclea setenta de los más destacados académicos interdisciplinarios en bioética de todo el mundo. El especialista y director de AMIA Cultura participó del mencionado cónclave, cuyo tema fue la inteligencia artificial, ética, ley y salud, y deslizó algunas claves sobre el alcance del histórico debate auspiciado por el Papa Francisco:

— ¿A qué se llama Inteligencia Artificial (IA)?

— Si bien no hay unanimidad en la definición conceptual de IA, existe una descriptiva basada en el uso de tecnología automatizando labores que realizadas por humanos, requieren inteligencia. La diferencia con la mera automación es la funcionalidad no necesariamente repetitiva de una misma tarea, sino incluyente de algoritmos pudiendo establecer patrones. Luego, si bien los automatismos no son un desarrollo tecnológico nuevo, si lo son las cuestiones éticas y dilemas ante la aplicación de los programas que constituyen la denominada IA.

— Que disciplinas estuvieron representadas y cuáles son sus reflexiones sobre los tópicos más relevantes abordados?

— Participaron más 500 invitados internacionales en diversos workshops, cuya sesión final mencionada supra, fue presenciada por más de 1300 académicos y profesionales de casi todas las disciplinas en las que la IA está incursionando. En este sentido, antropólogos, biólogos, fuerzas de seguridad, economistas, empresarios, filósofos, ingenieros, juristas, legisladores, médicos, políticos, sociólogos y tecnólogos, fueron los partícipes de esta asamblea, cuyas conclusiones sirven de guía hacia la conformación de políticas públicas. Sin entrar en tecnicismos, los tópicos más importantes estuvieron relacionados con el impacto de la IA en lo socio-laboral, su influencia en las conductas, su aplicación en los ámbitos de la justicia y la medicina más otras áreas donde ya se visualiza que, la falta de su regulación provoca graves consecuencias en lugar de mejorar el cumplimiento de los valores rectores de cada una de las áreas en cuestión.

— ¿Puede resumir algunos de estos puntos?

infobae-image

— ¿La carrera tecnológica le ganó a la ética y al orden legal?

— Actualmente sí, y de hecho se ha caído en un jacobinismo tecnológico. Es por ello que en la misma medida que la tecnología continúa impulsando la transformación en la salud, cuyo potencial crece exponencialmente con la cantidad de datos recopilados y procesados, deben considerarse las implicaciones éticas de los sistemas de IA para mejorar los resultados de los pacientes, beneficiando a los médicos y proporcionando al público una más amplia atención y de mayor calidad. Es decir, para que la IA sea realmente en beneficio de todos, no potenciando los actuales flagelos, debe ir acompañada de una deontología afín y un marco regulatorio legal, sin transformar las diversas áreas de acción humana en cajas negras. No debe haber opacidad en la metodología de procesamiento de datos así como tampoco en la fuente de estos. Mucho menos tendiendo al reemplazo del humano por algoritmos, como tomador de decisiones dado que aquel por definición es su usuario. Pero lo más importante, aun en el mejor de los casos con dichas variables aseguradas, nunca debe convertirse en un mágico e infalible oráculo determinista obliterando el juicio y el libre albedrío como signo específico y diferencial de lo humano.

— ¿Cuál es el desafío?

— Ocuparse para que los sistemas de IA sean bien implementados y regulados. Dejar de invertir en mundanas mejoras tecnológicas ignorando aquellas dolencias materiales de la humanidad pudiendo paliarse y hasta suprimirlas mediante una sola parte de dicha inversión, impactando sustancialmente en todos. Identificar la forma en que la IA pueda mejorar, abaratar y ampliar la calidad y acceso a todos los servicios y derechos, compartiendo datos y resultados para el bien común pero resguardando la oportuna confidencialidad. Todo ello sin cambiar el principio de autoridad donde en lugar del hombre, gobiernen y decidan los algoritmos, ni sacrificar los valores y principios fundacionales que dan sentido a cada una de las áreas donde la IA es aplicada.

Seguí leyendo:

El doctor Fishel Szlajen es el primer rabino en ser nombrado por el Papa Francisco miembro titular de la Pontificia Academia para la Vida

El Senado distinguió al rabino Fishel Szlajen con la Mención de Honor "Domingo Faustino Sarmiento"

Rabino Fernando Szlajen: “La del aborto no es una cátedra, sino una instigación política”

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos