El reclamo se inició frente al Congreso (foto Alejandra González)
El reclamo se inició frente al Congreso (foto Alejandra González)

Los casos de los perros Rubio y Chocolate, muertos brutalmente, conmovieron a los proteccionistas y a los amantes de los canes, que no tardaron en manifestar su dolor y malestar a medida que se develaban los detalles escalofriantes que acabaron con sus vidas.

En memoria de ellos y de todos los animales que día a día padecen de la crueldad es que un conjunto de grupos y asociaciones protectoras de animales convocó a la sociedad a manifestarse “contra el maltrato y la crueldad con los animales”.

“Estamos pidiendo que se respeten los derechos animales. Yo soy de Quilmes donde en los próximos días se sancionará la ley que pone fin a la TAS (tracción a sangre)”, dijo a Infobae Stefy Gorda, una de las rescatistas de animales y organizadora de la convocatoria que enumeró los motivos de la manifestación. “Concentramos frente al Congreso de la Nación en reclamo de justicia para todos nuestras animales y para que condenen a sus asesinos. Por Rubio, que fue asesinado despiadamente en Mar del Tuyú; por el perro Rodrigo, de Valentín Alsina, por Pancho, por Oli y por todos lo que cayeron en manos de crueles asesinos. Estamos acá para que las penas sean más severas para los asesinos de nuestros peluditos".

Los manifestantes fueron desde el Congreso a la Plaza de Mayo (foto Alejandra González)
Los manifestantes fueron desde el Congreso a la Plaza de Mayo (foto Alejandra González)

Gorda, contó a Infobae que cada semanas ve situaciones por demás dolorosas: “Ya levantamos varias perras violadas, encontramos desde hace un tiempo parte de animales tiradas en las inmediaciones del arroyo y en cercanías de un lugar donde hay templos de una secta... Parte de gatos y otros animales. También sacamos caballos tirados. Esto tiene que parar, es hora de ponerle un punto final porque la gente está sacadísima”, aseguró.

Por su parte, Eliana Couso, presidente de la Asociación ALUISA (asociación que lucha contra la tracción a sangre), explicó que los vecinos comenzaron a autoconvocarse para reclamar en favor de los animales luego de los casos más conocidos y de otros que no llegaron a tomar estado público, pero que ocurren en los barrios.

Al ser consultada sobre la reforma de la ley de maltrato animal cuya pena máxima es de un año de prisión para el agresor, lo que la hace excarcelable, Couso sostuvo “el problema no es solamente aumentar las penas contra los agresores sino que el Poder Judicial no está a la altura del cambio de paradigma porque no tiene perspectiva animalista. Entonces, con una ley más dura puede ser que cambie un poco, pero el Poder Judicial debe convencerse de que este tipo de delitos son delitos a tener en cuenta y que tienen que actuar y no evadir como hacen siempre porque demoran mucho en tomar las denuncias”.

Los perros que enlutaron a toda Argentina

Chocolate murió luego de ser despellejado. (La Voz de San Justo)
Chocolate murió luego de ser despellejado. (La Voz de San Justo)

El 2 de enero de 2017, Chocolate era un cachorro de tres meses que fue encontrado despellejado en el patio de una casa en la localidad de San Francisco, y como consecuencia de las heridas murió ocho días después.

Como único sospechoso del hecho se encontró a Germán Gomez, un peluquero que vivía al lado de la casa en la que se encontraba el perro. En el momento en que quedó detenido, al acusado se le secuestraron elementos que podrían haber sido utilizados para despellejar al animal. La muerte del cachorro movilizó a toda la ciudad de San Francisco y también a gran parte del país.

Gomez fue condenado como autor del delito de violación de domicilio e infractor a la ley 14.346, que pena los malos tratos y actos de crueldad hacia los animales, que establece una pena de un mínimo de 15 días a un año de cárcel por maltrato animal, la cual no será efectiva ya que no tiene antecedentes.

En el juicio declararon siete testigos, entre ellos el veterinario que atendió al cachorro y aseguró ante la Justicia que “al animal le quitaron el cuero con un corte que le ocasionó la pérdida de una oreja y que afectó gran parte de la base craneana y se extendió sobre el lateral izquierdo del cuerpo”.

Era un perro mestizo de color amarillo claro que vivió más de 5 años en una estación de servicio de Mar del Tuyú, localidad del partido bonaerense de la Costa Atlántica, y había sido adoptado por quienes allí trabajan. Ese era su hogar: todos lo cuidaban, alimentaban y amaban.

Su vida era la de cualquier perro comunitarios hasta la tarde del martes 13 de agosto de 2019 cuando el cálido animal conoció la maldad humana. “Un vecino fue a cargar combustible y dijo que como el perro le tiró un tarascón lo llevaría al zoonosis”, contó a Infobae el abogado de la causa por maltrato animal, Roberto Achuelo.

Según los testigos, el hombre habría querido tocar al mestizo que, desconfiado de los extraños, atinó a darle un mordisco. Enfurecido, el cliente lo levantó avisando que lo llevaría al Centro de Zoonosis para que lo revisaran y lo subió a su camioneta. “¡El perro es nuestro!”, gritó el empleado. “Lo voy a matar”, confesó el vecino que durante días fue expuesto socialmente por su accionar.

Rubio fue atado a una camioneta y murió luego agonizar al ser arrastrado.
Rubio fue atado a una camioneta y murió luego agonizar al ser arrastrado.

El hombre, que se detuvo a 100 metros, sacó una soga de la camioneta 4 x 4 y ató un extremo al cuello del perro y el otro al guardabarros. Salió a toda velocidad: arrastró a Rubio más de dos kilómetros. Destrozó su cuerpo y murió en lenta agonía.

Adrián Guillermo Rodríguez, vecino de Mar del Tuyú, está denunciado por ese brutal acto. “Este hombre es muy conocido en la zona porque tiene un negocio de caza, pesca y náutica y organiza actividades en verano”, dijo a Infobae Roberto Achuelo, el abogado que abrió la causa por maltrato animal.

Apenas trascendió que Rodríguez había sido señalado como el agresor, los vecinos lo denunciaron por crueldad contra un animal ante la Fiscalía de Mar del Tuyú. Posteriormente, la denuncia fue trasladada al Juzgado N°3 de Dolores.

Los vecinos escracharon al agresor de Rubio que actualmente atiende su comercio en la Costa Bonaerense.
Los vecinos escracharon al agresor de Rubio que actualmente atiende su comercio en la Costa Bonaerense.

Pocos días después, la puerta del comercio de Rodríguez fue llenada de carteles exponiendo su cruel accionar, aunque él no se encontraba allí. Más tarde, el Concejo Deliberante del Partido de La Costa lo declaró “persona no grata” mientras el denunciado comenzaba a ser investigado por la justicia.


Seguí leyendo: