La tranquilidad de los pasajeros del tren Sarmiento -ya acostumbrados a hacer oídos sordos o mirar para otro lado cuando se sube algún vendedor ambulante, mendigo o artista a la gorra- se vio alterada cuando se convirtieron en testigos involuntarios de un inusual y divertido festejo de casamiento a bordo de uno de los vagones.

“Toda la noche meta joda, meta cumbia. Toda mi vida la quiero de vacaciones. Y en mi velorio no quiero que nadie llore”....la canción de Pablo Lescano, líder de Damas Gratis, irrumpió a todo volumen desde el parlante móvil que un hombre vestido de traje arrastraba con sus rueditas por el pasillo de una de las formaciones.

Detrás de él, una larga fila de invitados -todos ellos lookeados como si estuvieran festejando en un salón- se meneaban al ritmo de la cumbia y agitando con sus palmas. Y en el medio de todo ese clima festivo irrumpió la novia con su vestido blanco, su corona de princesa y su largo velo nupcial entonando la letra a la perfección.

Inmediatamente, la gente tomó sus celulares y empezó a filmar la insólita situación que les tocó vivir este sábado por la tarde en el trayecto que une la zona oeste del Conurbano con la Ciudad de Buenos Aires.

“Vamos las palmas che” y “saluden a la novia” se los escuchaba decir a los hombres que cortejaban a los recién casados mientras ellos no paraban de bailar con cada una de las personas que se les acercaban para compartir con ellos ese momento de alegría.

La celebración, que también incluyó el clásico “trencito”, finalizó en la estación Liniers, donde los invitados siguieron con el festejo en el andén invitando a los transeúntes a que se sumaran al alocado festejo.

Lo que se desconoce es el motivo que los llevó a elegir ese medio de transporte público para montar esa “bizarra” escena” que se hizo viral en las redes sociales.

Si bien la mayoría de los presentes se mostró cómplice y muchos se sumaron con palmas y silbidos, hubo otros que bromearon y hasta se quejaron. “¿Y los sanguchitos?”, se preguntó risueña una de las usuarias mientras que otra se lamentó por lo que tocó vivir: “Yo vengo de laburar, cansada y viene esto....”.

Desde Trenes Argentinos informaron que se enteraron de lo sucedido a través de las redes sociales. “Ellos no solicitaron ningún permiso, se tomaron el tren y lo hicieron de manera improvisada este fin de semana”, dijeron a Infobae voceros de la compañía.


Seguí leyendo: