La abogada de la familia de la beba de cuatro meses que fue maltratada en una guardería de La Plata pidió que el hecho se investigue como tentativa de homicidio y acusó a las autoridades del establecimiento de encubrimiento. "Se evidencia la actitud de la maestra de querer asfixiar a la nena", aseguró Martina Raffetto, la defensora de la familia de la pequeña.

Luego de que se difundieran las imágenes registradas por las cámaras de seguridad del jardín maternal "Aventuras en Pañales", que está ubicado en la calle 40 entre 8 y 9 de la capital provincial, Raffetto dijo que la familia espera los informes de un pediatra con el objetivo de evaluar el nivel de injerencia del maltrato sufrido en su crecimiento y desarrollo.

Por otro lado, la abogada explicó que la maestra, que fue identificada como Paula G., ya fue notificada de la causa por lesiones leves, aunque "para nosotros hay una tentativa de homicidio porque se ve en el video que le tapa la cara con una manta, siendo una bebé de solo cuatro meses".

La abogada además aseguró que buscarán que la denuncia no quede caratulada como "lesiones leves" sino como "homicidio en grado de tentativa". En esa línea, acusó a las autoridades del lugar de encubrimiento: "Hay muchas cosas que llaman la atención, como que el llanto de los bebés se escuchaba en toda la guardería" y el lugar donde fueron registradas las imágenes "se encuentra frente a un patio interno que comparte con la dirección del establecimiento".

"Es probable que al darse a conocer las imágenes de las cámaras de seguridad que fueron incorporadas a la causa, aparezcan nuevas denuncias", detalló, y argumentó que "se ve claramente cómo maltrata y le tapa la cara no sólo a Pili sino también cómo maltrata a otros bebés que no tienen más de seis meses en la filmación". "A una beba de cuatro meses la dejaron por más de una hora y media con una manta en la cara. La pudo haber asfixiado y, además, después lo volvió a hacer", explicó Raffetto.

Por su parte, Carolina Penzi, la madre de la beba maltratada, ratificó los dichos de la abogada: "Tengo muchos padres que me escribieron diciéndome que muchas situaciones les generaron dudas y retiraron a sus chicos de ahí. Hay situaciones de violencia que me contaron". "Me gustaría que los papás de los bebés que estaban con Pili vean el maltrato y sumen denuncias a la maestra", concluyó.

A continuación, Penzi dijo que "el jardín estaba acostumbrado a este manejo". "Había una falta completa de desapego a los bebés, porque con todo el llanto desconsolado que tuvo Pili, de todas las docentes que entraron ninguna la tomó en brazos para contenerla, consolarla, o brindarle algún tipo de afecto. Este era un manejo del jardín, nunca me hubiese imaginado que a una beba de cuatro meses la traten así", afirmó.

El caso fue denunciado en octubre pasado por la madre de la beba Pilar, Carolina Penzi, quien observó moretones en el cuerpo de su hija de cuatro meses. La investigación está a cargo de la UFI Nº 6 de La Plata y del fiscal Marcelo Romero.

Tras conocerse el hecho, la maestra fue separada de la guardería. Paula G. está notificada de la causa por "lesiones leves" pero aún no fue procesada. Aunque no hay testigos de la agresión porque la maestra estaba sola en el aula, se les está tomando declaración a las docentes que trabajaron con ella y la próxima semana declarará la directora, tras lo cual se espera una definición sobre la situación de la docente.

Además, hace dos semanas, el jardín de iniciativa privada fue clausurado por autoridades municipales, pero esa clausura se sostuvo durante unos 15 días, y el establecimiento ya está funcionando nuevamente.

Seguí leyendo: