La escuela del escándalo
La escuela del escándalo

Una clase de Educación Sexual Integral (ESI) permitió descubrir el drama al que fueron sometidas al menos nueve alumnas de sexto grado de una escuela de Río Negro, quienes después de recibir información sobre cuidado del cuerpo, de las partes íntimas, la intimidad y otros contenidos propios de esta temática, denunciaron haber sido abusadas por un docente.

El escándalo estalló en la Escuela 38 de Stefenelli de la ciudad de General Roca, luego de que una maestra, al finalizar la clase, les dio la posibilidad a los chicos de escribir en un papel todas las dudas o inquietudes que tuvieran sobre sexualidad. En una de las consultas, una estudiante se animó a contar que otro profesor de la institución la había tocado hace algún tiempo y en reiteradas oportunidades.

Si bien la autoría de cada papelito era anónima, la docente identificó la letra de la estudiante y mantuvo una conversación con ella para indagar sobre lo ocurrido. En ese momento, la chica reveló que dos años atrás el docente había abusado de ella pero también de otras compañeras. Inmediatamente se encendieron las alarmas en el colegio y se inició una investigación que permitió establecer que fueron al menos nueve las víctimas.

La directora de la escuela separó al maestro por lo menos hasta que culmine la investigación y citó a la madre de la nena que destapó el escándalo. "El hecho se descubrió en agosto durante la clase de ESI. Allí la docente explicó que sus partes íntimas no podían ser manoseadas, y una nena contó lo que vivió dos años atrás en plena clase. De inmediato nos enteramos lo que estaba ocurriendo. Mi nena era alumna de este monstruo, y fue una de las víctimas", dijo la mamá en diálogo con el diario LM Cipolletti.

La nena le pidió a su madre en varias oportunidades no asistir al colegio y le aclaró que no le gustaba estar con el maestro, porque las trataba mal. "Yo hablé con él, pero me manipuló diciendo que el problema eran los alumnos, que no sabían respetar. Yo creí que realmente el problema era mi hija, hasta que tomé conciencia de lo que realmente estaba pasando. Este monstruo las abusaba, manipulaba y amenazaba frente a toda el aula", resaltó.

La mujer contó que los abusos se ejercían cuando el maestro hacía pasar al frente a las nenas, las sentaba arriba de sus piernas para corregirles el cuaderno y las manoseaba. "En algún momento mi hija se debe haber dado cuenta de que lo que ocurría estaba mal, y él la maltrató, humilló y amenazó. Logramos juntarnos todos los padres y denunciarlo en Fiscalía, a la par del sumario de la escuela. Se hicieron las cámaras Gesell y se comprobaron los nueve casos", dijo.

De acuerdo con El Patagónico, tras la denuncia de los padres, las nueve niñas fueron convocadas por la fiscal roquense María Calarco, mientras que la cartera de Educación separó del cargo al docente en forma preventiva y le abrió un sumario interno. Por el momento, está libre.