(Justica Ao Minuto)
(Justica Ao Minuto)

"Tenés letra de médico". Es una típica frase dirigida a personas con una forma particular de escribir, a través de palabras ilegibles e indescifrables. En el ámbito de la salud, para los pacientes, la imposibilidad de entender la letra de un médico, ¿podría representar un peligro?

En 1999, el Instituto de Medicina de Estados Unidos (IoM, sus siglas en inglés) -hoy llamado Academia Nacional de Medicina (NAM)- publicó estudios sobre el tema.

"Allí, se demuestra que, como resultado de dos investigaciones, en los Estados Unidos morían entre 44.000 y 98.000 personas por año, a causa de lo que se denominó ´error médico´. De ellas, 7.000 muertes eran por errores en el proceso de administración de medicamentos", explica a Infobae Ramiro Gutiérrez, Director Médico del Hospital Universitario CEMIC, sede Pombo.

A partir del informe del IoM, se creó una nueva disciplina médica que se llamó Error Médico y Seguridad del Paciente. En la mayoría de los centros asistenciales está ligado al Departamento de Calidad Médica.

"Más allá de las múltiples actividades que se desarrollan en esta área, de lo que se trata es de evitar errores, protocolizando los procesos de atención, colocando alarmas en los mismos y fijando niveles de seguridad, con sistemas que permitan hacerlo de forma sistemática y eficiente", señala Gutiérrez.

En este marco, buscando una solución para evitar incidentes provocados por la ilegibilidad de la "letra de médico", es que tres jóvenes argentinos desarrollaron una plataforma denominada Lexa. Su objetivo: eludir malentendidos ocasionados por errores de interpretación de las recetas médicas.

El desarrolllo de Lucía Tay (21 años), Jeremías Robles (22) y Julián Antonielli (22), estudiantes de ingeniería en ITBA (Instituto Tecnológico de Buenos Aires), ha sido finalista del certamen de Microsoft Imagine Cup. Representarán a la Argentina el mes próximo en Redmond, Washington,  donde está ubicada la casa matriz del gigante tecnológico.

Los jóvenes argentinos que desarrollaron Lexa
Los jóvenes argentinos que desarrollaron Lexa

En la final del campeonato, se buscarán proyectos innovadores, con potencial emprendedor, que resuelvan problemáticas sociales. "El objetivo de Imagine Cup es promover el uso de la creatividad, pasión y conocimiento en tecnología para crear aplicaciones que transformen disruptivamente la forma en la que vivimos, trabajamos y jugamos", señala a Infobae Mariano Amartino, Director de Startups de Microsoft LATAM.

Continúa: "En la edición del año pasado, por primera vez en la historia de Imagine Cup, Argentina llegó al podio mundial. Esto nos demuestra el potencial que tiene el talento en América Latina".

Se refiere a ResCue , proyecto que avanzó hasta la final en 2017. Antonielli, quien trabaja ahora en Lexa, formó parte del equipo finalista.

La final mundial de Imagine Cup será del 22 al 26 de julio. Se entregarán USD100.000 en premios. "Competiremos contra 48 equipos de todo el mundo con proyectos muy interesantes, como una app para ayudar a chicos con dislexia o una plataforma de realidad virtual para que los ingenieros puedan supervisar a sus empleados sin necesidad de estar en el lugar de trabajo", manifiesta Antonielli.

El surgimiento de la idea

Robles y Antonielli se conocieron antes de entrar a la universidad. "Ambos somos de Luján y formábamos parte de un grupo de aficionados a la tecnología. Nos juntábamos los fines de semana a pensar ideas para posibles proyectos", explica Robles a Infobae.

Agrega: "Después de terminar el secundario, Juli y yo nos anotamos en Ingeniería Informática y ahí es donde conocimos a Lucía. Los chicos ya van por el cuarto año de la cursada y yo estoy trabajando como analista funcional".

El proyecto de la plataforma Lexa nació a partir de un caso particular. "Nos enteramos que a un paciente que había sido diagnosticado con anginas, le recetaron un medicamento para tratarlo. Pero resulta que cuando fue a la farmacia a buscarlo, le leyeron mal la receta y le dieron otro. Lamentablemente, a causa de esto, la persona falleció de un paro cardíaco", dice Antonielli.

Para llegar al desarrollo de su solución, los estudiantes investigaron muchos casos fatales provenientes de recetas médicas falsificadas y revendidas a personas que se automedican, sin la aprobación de un profesional.

"Por eso decidimos usar Blockchain para la emisión y validación de recetas. De esta forma, los farmacéuticos pueden estar tranquilos de que una receta que fue emitida no puede ser reutilizada sin la preaprobación del médico", asegura Robles.

Cómo funciona Lexa

Es una plataforma pensada para ser utilizada por médicos, pacientes y farmacias, de manera compartida. Cuando una persona realiza una consulta, el médico cargará la receta en Lexa, indicando nombre y dosis del medicamento que receta.

Ya en la farmacia, el farmaceútico tendrá acceso a la plataforma. Podrá ver el nombre del paciente y la cantidad de medicamento que necesita. Luego escaneará el código del remedio y lo ingresará en el sistema para venderlo.

"Cada médico tendrá una lista de medicamentos de acuerdo a su especialidad", indican los jóvenes. Si algún remedio no está en ese listado se detectará la falla a través de un sistema de alarmas.

Lexa usa distintos servicios de la plataforma Azure de Microsoft (para crear, implementar y administrar aplicaciones en la nube, por ejemplo). "Entre ellos App Services (para el manejo de las páginas web), Azure Virtual Machines (para correr un servicio que le provee los datos a las páginas web) y Cosmos DB (una base de datos)", dice Tay.

Para el procesamiento de datos, la plataforma usa Machine Learning Studio. "Nos provee herramientas para hacer detección de fraude y anomalías, a través de inteligencia artificial", dice Robles.

Agrega: "De esta forma logra dilucidar conductas sospechosas o fraudes en el sistema. Por ejemplo, médicos que receten determinados remedios con demasiada frecuencia o dosis indebidas. Además, incorpora Blockchain que permite guardar las recetas con los datos de los pacientes protegidos de manera pública y verificable".

Lexa está disponible para todas los sistemas operativos. "Uno de los requerimientos para lograr una plataforma que escale a nivel masivo es usar tecnologías modernas que nos permitan conseguir el mayor alcance sin incurrir en costos adicionales para los usuarios", explica Tay.

Los dashboards (gráficos que muestran métricas) para los médicos y farmacéuticos se pueden usar en cualquier navegador web. La aplicación de los pacientes funciona tanto en Android como iOS.

El futuro

"Seguiremos desarrollando el proyecto e idealmente colaboraremos con el Ministerio de Salud para poder llevar nuestro proyecto a hospitales y farmacias y así poder ayudar a la mayor cantidad de personas posibles", finaliza Antonieli.

SEGUÍ LEYENDO: