El empresario Guillermo Whpei, presidente de la Fundación para la Democracia Internacional, fue homenajeado por la Premio Nobel Rigoberta Menchú Tum en Guatemala.

Este año se cumplen 25 años del Premio Nobel de la Paz a Menchú Tum. En 1992, el mismo año en el que se cumplieron los 500 años del descubrimiento de América, la líder guatemalteca recibió el galardón por su lucha por los derechos humanos, el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y la búsqueda de la paz.

Menchú es además embajadora de Buena Voluntad de la Unesco y ganadora del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Desde hace 25 años se destaca por su liderazgo al frente de las luchas sociales en el ámbito nacional e internacional.

A un cuarto de siglo de aquel lauro que la proyectó a nivel mundial, su labor a favor del reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas de América sigue vigente. Desde su propia fundación www.frmt.org, creada con los fondos recibidos con el Premio Nobel, realiza acuerdos con organizaciones de todo el mundo e impulsa programas educativos, de participación ciudadana, y de lucha contra la impunidad.

Hace dos años la Fundación para la Democracia Internacional, que preside Whpei, firmó un convenio con la Fundación Menchú Tum, con el objetivo de desarrollar acciones conjuntas por la paz y la construcción democrática. Durante el 2016 visitaron La Primavera, en Formosa, sede de la comunidad Quom que encabeza Félix Díaz, y en Rosario en la sede de la Fundación brindaron un ciclo de talleres gratuitos de entrenamiento de Educación para la Paz, Comunicación Social para la Paz, y una conferencia sobre el agua como derecho humano.

Las actividades organizadas por Rigoberta Menchú reunieron a organizaciones de todo el mundo como Peace Jam, Club Quetzal de Francia, Universidad Autónoma de México, Universidad Autónoma de Perú, incluida la Fundación para la Democracia Internacional de Argentina, que trabajan en alianza con la premio Nobel.

En el marco de los festejos por los 25 años del Nobel, Rigoberta Menchú homenajeó a Guillermo Whpei por su impulso de iniciativas sociales y empresariales para situar en el centro de la agenda mundial la abolición de todas las formas de violencia urbana y esclavitud contemporánea, y se proyecta entre los líderes del mundo por la paz.

Del homenaje participaron personalidades políticas como el ex presidente de Guatemala Vinicio Cerezo, miembros del cuerpo diplomático de ese país, autoridades académicas como el rector de la Universidad César Vallejo, de Perú, el rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramses Vargas Lamadrid, representantes de organizaciones estatales como Gustavo Meoño, titular del Archivo Histórico de la Policía Nacional de Guatemala.

Además, la Secretaría de la Paz de la Presidencia de la República de Guatemala dedicada a seguir el cumplimiento de los acuerdos de paz en el país otorgó a Whpei su más alto reconocimiento. La secretaria Lourdes Xitumul Piox hizo entrega a Whpei de la Estatua de la Paz (dos manos entrelazadas de bronce, réplica del monumento ubicado en Patio de la Paz del Palacio Nacional de la Cultura) y un Diploma por su significativa labor para conseguir la Paz, la Reconciliación y la justicia Social en la región.

"Hoy es sin dudas uno de los días más felices para mí y para nuestra Fundación. Una Fundación dedicada a la democracia, a la construcción de paz y a la lucha contra el lado oscuro de la realidad contemporánea. Esta plataforma de derechos humanos que hemos constituido, nos conforma como una red de trabajo y cooperación internacional, y es la llave para los próximos años. Tienen ustedes en Rosario, en la Argentina, un hermano, una casa, una familia", expresó Whpei.

El año pasado Whpei fue galardonado en Madrid con el Premio Internacional Maya 2016 que otorga el Instituto Mejores Gobernantes, que lo distingue como "modelo ejemplar de fomento a la Democracia y los Derechos Humanos". En febrero pasado participó invitado por Mijail Gorbachov de la Cumbre Mundial que reunió a 27 Premios Nobel de la Paz, en Colombia.

Recientemente junto al Museo Internacional de la Esclavitud de Liverpool promovió el primer acuerdo de cooperación bilateral entre las ciudades de Rosario y Liverpool, desde el conflicto bélico por las Islas Malvinas en 1982, para trabajar en materia de derechos humanos.

Entre los planes más ambiciosos de la Fundación se encuentra la construcción del Museo de la Democracia, en la ciudad de Rosario, a inaugurarse a fines del año 2017, y que será el primer museo privado del mundo dedicado a la promoción de los valores democráticos.