Los 7 cambios en la mirada sobre la obesidad que proponen los especialistas para combatir la enfermedad

En el marco del Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad, la Sociedad Argentina de Nutrición, lanzó la campaña La Salud es el Modelo, a fin de modificar el abordaje de esta afección. Aquí los detalles

La Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) propuso “cambiar la mirada sobre la obesidad” para un mejor abordaje y para allanar el camino hacia la salud de las personas afectadas
La Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) propuso “cambiar la mirada sobre la obesidad” para un mejor abordaje y para allanar el camino hacia la salud de las personas afectadas

Es habitual posar una mirada acusadora sobre las personas obesas, observándolas como responsables de su propia enfermedad ya que, supuestamente, no ponen de sí o de su propia voluntad lo suficiente como para bajar de peso y ser una persona más saludable.

La Argentina, según una reciente encuesta de IPSOS Mori, es el quinto país del mundo con más personas que subieron de peso durante la pandemia. Ante esta grave situación, y en el marco del Día Nacional de Lucha contra la Obesidad, los profesionales de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) propusieron “cambiar la mirada” sobre esa enfermedad para un mejor abordaje y para allanar el camino hacia la salud de las personas afectadas.

Subestimación, estigma, incomprensión, falta de empatía y desinterés, son algunas de las reacciones más comunes con este tipo de enfermos. Ante la necesidad de tomar medidas que modifiquen este problema, los especialistas explican que cambiar la mirada permitirá reconocer la verdadera dimensión de la obesidad y así lograr un cambio.

En Argentina presentan sobrepeso u obesidad más de 6 de cada 10 personas mayores de 18 años, según la 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada por el Estado nacional y publicada en octubre de 2019 y alrededor de la mitad de los niños y adolescentes presenta esa misma condición, de acuerdo con la 2a. Encuesta Nacional de Nutrición y Salud de septiembre de 2019.

Con el objetivo de a abordar en forma integral el desafío que representa esta enfermedad, la SAN, con el apoyo del laboratorio Novo Nordisk, lanzó la campaña de concientización #LaSaludeselModelo en medios digitales.

La médica clínica y endocrinóloga María Alejandra Rodríguez Zía (MN 70787) dijo a Infobae que “la obesidad es considerada como una enfermedad inflamatoria por la OMS”. “Hablar de inflamación implica saber que se trata de un proceso silencioso que ocurre en todo nuestro cuerpo cuando un desbalance de moléculas que deberían estar para defendernos y protegernos nos atacan y todo esto se da, por cierto, mediado por el sistema inmunológico”, detalló, al tiempo que señaló que “si bien tiene íntima relación con los alimentos hay que entender que la obesidad no es nunca culpa de la falta de voluntad o de cómo una persona come sino que en gran parte tiene que ver con que la industria de los alimentos provee de productos que son adictivos o que producen alteraciones en el centro del apetito, por eso se dice que la obesidad es una patología primer término el sistema nervioso central”.

Acompañar a las personas hacia una alimentación saludable es uno de los pasos a seguir (Gettyimages)
Acompañar a las personas hacia una alimentación saludable es uno de los pasos a seguir (Gettyimages)

Por su parte, en un comunicado la SAN llamó a “cambiar las ‘miradas’ sobre la obesidad” porque esto permitirá “lograr un abordaje más integral de este verdadero problema de salud pública, pero es necesario un cambio conjunto por parte de las personas con obesidad, sus familiares y amigos, y también de aquellos que juzgan y estigmatizan al otro, y que a veces inclusive son quienes tienen a su cargo la atención y la posibilidad de incidir sobre políticas públicas”.

La pandemia puso en evidencia el riesgo que tener obesidad representa para la salud, porque hoy se conoce que es uno de los principales factores de riesgo de desarrollar cuadros graves de COVID-19. Aún así, nuestro país fue uno de los que tiene más personas que han subido de peso en este último año y medio.

“Es definitivamente un problema de salud pública en alza, tanto en nuestro país como en el mundo. Por eso, tenemos el compromiso de contribuir a adoptar una mirada amplia para abordarla exitosamente”, sostuvo la doctora Miriam Tonietti, presidenta de la Sociedad Argentina de Nutrición.

La campaña #LaSaludeselModelo propone cambiar las miradas frente a la obesidad para concientizar sobre la dimensión del impacto que esta enfermedad tiene y el rol que pueden cumplir los médicos especialistas y todos los integrantes del equipo interdisciplinario, como aliados en los programas para el manejo y control del peso.

Esta es la propuesta para cambiar la mirada sobre la enfermedad que lanzó la SAN:

La propia mirada de la persona con obesidad:

Es un error considerar a la obesidad como un tema meramente estético, que afecta la autoestima y que nada puede hacerse al respecto más que aceptarse. Quererse a sí mismo representa también hacerse responsable de la propia salud, cuidándola y reconociendo que la obesidad es una enfermedad crónica asociada a más de 60 condiciones que ponen en riesgo la salud actual y futura. La obesidad incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos en las articulaciones, en la fertilidad y aumenta las chances de desarrollar varios tipos de cáncer, entre otras consecuencias posibles.

La obesidad está asociada a más de 60 condiciones que ponen en riesgo la salud actual y futura de quien la padece (HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL)
La obesidad está asociada a más de 60 condiciones que ponen en riesgo la salud actual y futura de quien la padece (HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL)

En ocasiones hay una mirada que subestima el problema:

Una investigación arrojó que 6 de cada 10 personas con obesidad se consideran sólo con ‘algo de sobrepeso’, aun cuando no es un aspecto subjetivo, sino que esta enfermedad se define por el cálculo del índice de masa corporal, a partir del peso y la altura de cada individuo. Así lo determinó un estudio titulado Los profesionales sanitarios deben abordar la subestimación de la obesidad por parte de las personas, realizado, entre otros, por los especialistas Ian Caterson y Assim Alfadda.

Errores en la propia percepción pueden generar una apreciación equivocada de las consecuencias y atentar contra el adecuado manejo de la enfermedad, al postergar o no concretar la consulta médica, primer paso para iniciar un abordaje integral, dijeron los especialistas de la Sociedad Argentina de Nutrición.

La mirada de corto plazo:

Es esa mirada que pone metas inalcanzables, como bajar 20 kilos para llegar al verano, que sólo hace que se caiga en dietas mágicas, peligrosas y productos con promesas irrealizables que defraudarán y, muy probablemente, generen efecto rebote e, inclusive, pongan en riesgo la salud.

Como enfermedad crónica que es, la obesidad requiere de un abordaje en el largo plazo. Es necesario entender que, para lograr un control de esta enfermedad, la persona debe transitar un camino largo que incluya realizar cambios en el estilo de vida habitual, con resultados que irán ocurriendo lentamente, pero que, si se dan esos pasos firmes, es más factible que puedan sostener los beneficios en el tiempo.

La mirada de la persona sin obesidad:

Para el que no tiene obesidad o sobrepeso es difícil entender la relación entre la persona con obesidad y la comida, las emociones, la autoestima y el metabolismo, entre otros aspectos. Cuesta dimensionar la dificultad de lograr un peso corporal saludable y sostenerlo a largo plazo, y no considerar que es un tema de voluntad, que se resuelve únicamente con ‘cerrar la boca’ y ‘moverse más’.

En la obesidad intervienen factores genéticos y ambientales. Los dos más conocidos son la ingesta excesiva de energía y un estilo de vida sedentario. Sin embargo, existen otros -solo por citar algunos- como la falta de sueño, los cambios hormonales, la microbiota intestinal y la cesación tabáquica, además de factores psicosociales como la ansiedad, el estrés y la depresión.

La mirada de quien estigmatiza:

Con la mirada, al señalar, al estigmatizar, discriminar y usar determinadas palabras hostiles puede hacerse mucho daño a las personas con obesidad. Es claro el ejemplo de lo que sucede en la escuela y las burlas al niño o adolescente con sobrepeso; éste es un patrón que, de algún modo, puede sostenerse por el resto de la vida, impactando en el desarrollo laboral, en las relaciones personales y en la vida social de todos los días. La persona con obesidad (al igual que la que no tiene esta enfermedad) necesita comprensión, empatía y aceptación, que se la valore por lo que es y, si es necesario, se la ayude con las medidas adecuadas para hacer frente a su condición.

Los profesionales de la salud que tratan la obesidad a veces subestiman el problema y consideran que sus pacientes no tienen la motivación necesaria o verdadera intención de bajar de peso (Foto: Cuartoscuro)
Los profesionales de la salud que tratan la obesidad a veces subestiman el problema y consideran que sus pacientes no tienen la motivación necesaria o verdadera intención de bajar de peso (Foto: Cuartoscuro)

La mirada del profesional de la salud:

Un estudio mostró que inclusive los profesionales de la salud que tratan la obesidad a veces subestiman el problema y consideran que sus pacientes no tienen la motivación necesaria o verdadera intención de bajar de peso.

“Sin darnos cuenta, caemos también en una trampa cuando en realidad somos conscientes de que es una enfermedad muy difícil de abordar y, posiblemente, involuntariamente estemos contribuyendo a que los resultados no sean los esperados”, agregó la doctora Tonietti.

La mirada de los decisores de políticas públicas:

La entidad médica consideró que el manejo de la obesidad requiere medidas concretas e integrales que regulen la producción, distribución y publicidad de alimentos, que promuevan la vida activa, acerquen la actividad física a la gente y reconozcan la cobertura del tratamiento de la obesidad como lo hacen con cualquier otra enfermedad crónica no transmisible, y ayuden a educar desde las primeras etapas de la vida para que aprendamos a comprar mejores alimentos, a cocinar más sano y a procurar llevar estilos de vida más saludables.

En Argentina, la prevalencia de exceso de peso (sobrepeso + obesidad), según la 4a edición de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo presentada en 2019, fue de 61,6%, es decir, superior a la 3a edición que arrojó un 57,9% en 2015, con una tendencia que mantuvo en ascenso alarmante en relación con los relevamientos anteriores, precisó la Sociedad.

En menores de 18, las cifras no son mucho más adelantadoras: 41.1% es la cifra de exceso de peso para los niños y adolescentes de entre 5 y 18 años y 10% en los menores de 5.

Además, en los últimos 20 años, la prevalencia global de obesidad en niños y adolescentes se duplicó pasando de 1 cada 10 chicos a 1 cada 5; más de 124 millones de menores de edad tienen obesidad en el mundo, según datos de Unicef.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad es una pandemia de tipo no infeccioso, causante, antes del aislamiento provocado por la crisis sanitaria por el COVID-19, de 2,8 millones de muertes anuales por enfermedades relacionadas. Así como la obesidad es un factor de riesgo para otras enfermedades, la realidad actual y los meses transcurridos en cuarentena agravaron esta pandemia escondida.

La campaña #LaSaludeselModelo propone que sea el impacto en la salud el eje central de la discusión alrededor de la obesidad, y no la estética, por eso el juego de palabras con el mundo del modelaje, que asocia delgadez con belleza y corre el eje hacia un aspecto menos relevante del peso corporal deseable.

“Todos debemos comprender que la obesidad es una enfermedad y, por tanto, actuar en consecuencia. Con esta mirada, el problema de la obesidad alcanzará la dimensión que merece y contribuiremos a que más personas logren obtener y mantener un peso corporal saludable y una mejor calidad de vida”, concluyó la doctora Tonietti.

SEGUIR LEYENDO