Es importante detectar si existe algún nivel de depresión para saber cómo manejarlo, lo ideal es acudir a un especialista Foto: (Pixabay)
Es importante detectar si existe algún nivel de depresión para saber cómo manejarlo, lo ideal es acudir a un especialista Foto: (Pixabay)

Ocho de cada 10 mujeres embarazadas pueden padecer un nivel leve de depresión posparto, por ello es recomendable que las futuras madres se realicen un estudio que permita determinar si pueden sufrir este padecimiento al término de la gestación.

El estudio, conocido como Escala de Edimburgo, permite identificar la depresión posparto ya que durante la etapa de gestación puede pasar inadvertida.

Norberto Reyes Paredes, director del Instituto Nacional de Perinatología (INPer) explicó que esta condición es frecuente y en la mayoría de los casos se puede prevenir con la modificación de los hábitos alimenticios y la activación física apta para mujeres en gestación.

El especialista destacó la importancia de tener un control prenatal adecuado que incluya la detección de la depresión.

La depresión más frecuente es la leve conocida también como “Baby Blue”, que afecta entre el 50 y el 80 % de las madres, debido a los cambios hormonales Foto: (Pixabay)
La depresión más frecuente es la leve conocida también como “Baby Blue”, que afecta entre el 50 y el 80 % de las madres, debido a los cambios hormonales Foto: (Pixabay)

Sin embargo, quienes están diagnosticadas con trastornos de ansiedad y depresión, deben tener cuidados especiales para llevar a buen término su embarazo.

Reyes Paredes detalló que la depresión posparto se presenta en tres grados de intensidad.

La más frecuente es la leve conocida también como "Baby Blue", que afecta entre el 50 y el 80 % de las madres, debido a los cambios hormonales.

Esta se caracteriza por presentar episodios de tristeza, llanto, ansiedad, cansancio, problemas para dormir y estrés, entre otros.

El doctor Reyes Paredes dejó en claro que esta es una situación transitoria y común, pero desaparece entre una y dos semanas después del alumbramiento sin necesidad de tratamiento.

En los casos de depresión posparto, se requiere de una valoración médica y de una intervención que puede ser con medicamentos antidepresivos.

Esta condición se presenta entre el 15 y el 30 % de las mujeres que han tenido bebés.

Los cambios hormonales y las responsabilidades y cambios de vida con la llegada de un bebé involucran que se suela presentar esta problemática Foto: (Pixabay)
Los cambios hormonales y las responsabilidades y cambios de vida con la llegada de un bebé involucran que se suela presentar esta problemática Foto: (Pixabay)

Los síntomas más frecuentes son la insatisfacción de cualquier actividad que se realiza, incluidos los cuidados al recién nacido.

A este problema se le conoce como Anhedonia y se presenta en personas con diagnóstico de depresión o trastorno de ansiedad previos a la gestación o que han tenido alguna pérdida gestacional, familiar o a nivel laboral.

En el caso de la psicosis posparto se requiere un manejo interdisciplinario, hospitalización y uso de fármacos antisicóticos y se presenta entre el 0,1 y el 0,2 % de todas las mamás.

Los factores de riesgos son muy parecidos a los que presentan depresión posparto.

Sin embargo, las pacientes en esta condición están fuera de la realidad y pueden autoagredirse, lesionar a las personas a su alrededor o pensar que su bebé la quiere dañar.

El doctor Reyes Paredes indicó que quienes cursan por esta condición requieren una intervención interdisciplinaria, encabezada por los servicios de psiquiatría y de ginecología.

Cuestionario:

Responde al cuestionario para averiguar el nivel de depresión que pudieras tener, lo ideal es hacerlo entre la seis y octava semana después del nacimiento de tu bebé.

1. He podido reír y ver el lado positivo de las cosas:
a) Igual que siempre
b) Un poco menos que antes
c) Mucho menos que antes
d) No he podido

2. He mirado el futuro con placer:
a) Igual que siempre
b) Bastante menos que antes
c) Mucho menos que antes
d) No, nada

3. Me he culpado sin necesidad cuando las cosas han marchado mal:
a) No, nunca
b) No con mucha frecuencia
c) Sí, algunas veces
d) Sí, casi siempre

4. He estado preocupada, ansiosa y asustada sin ninguna razón:
a) No, en absoluto
b) No mucho
c) Sí, a veces
d) Sí, con mucha frecuencia

5. Me he sentido con miedo o presa del pánico:
a) No, en absoluto
b) No mucho
c) Sí, a veces
d) Sí, bastante

6. Me he sentido agobiada:
a) No, me las he arreglado igual que siempre
b) No, la mayoría de las veces me las he arreglado bastante bien
c) A veces no me las he arreglado tan bien como siempre
d) Sí, la mayoría de las veces no me las he arreglado en absoluto

7. Me he sentido tan desdichada e infeliz que he tenido dificultad para dormir:
a) No, en absoluto
b) No, con mucha frecuencia
c) Sí, con bastante frecuencia
d) Sí, casi todo el tiempo

8. Me he sentido triste y abatida:
a) No, en absoluto
b) No, con mucha frecuencia
c) Sí, con bastante frecuencia
d) Sí, casi todo el tiempo

9. He estado tan infeliz que me echo a llorar:
a) No, nunca
b) Solo ocasionalmente
c) Sí, bastante a menudo
d) Sí, casi todo el tiempo

10. He pensado en hacerme daño a mí misma:
a) Nunca
b) Casi nunca
c) A veces
d) Sí, con bastante frecuencia

Puntuación: a) = 0 puntos, b) = 1 punto, c) = 2 puntos, d) = 3 puntos. Por ejemplo, si eliges la primera respuesta, es 0 puntos y si es la última, 3 puntos. Suma la puntuación de las 10 preguntas.

Si sumas más de 12 puntos, hay una clara posibilidad de sufrir una depresión y es esencial consultar con el médico lo antes posible.

Con información de Efe.