La cantante de 24 años se llevó el premio a mejor artista pop-rock femenina y, emocionó al público con su discurso (AFP)
La cantante de 24 años se llevó el premio a mejor artista pop-rock femenina y, emocionó al público con su discurso (AFP)

Luego de estar alejada de los escenarios y las redes sociales -por su larga batalla contra la enfermedad de lupus- Selena Gomez volvió a mostrarse públicamente en los American Music Awards 2016, que se celebraron este 20 de noviembre en el Microsoft Theater de Los Ángeles, California.

Enfundada en vestido rojo de la firma italiana Versace, sorprendió a todos con su aparición durante la ceremonia de los premios. Selena Gomez se encontraba en rehabilitación por un cuadro de depresión y pánico a raíz de la enfermedad que padece. La cantante de 24 años se llevó el premio a mejor artista pop-rock femenina y, emocionada, agradeció a sus fans y brindó detalles sobre su estado de salud.

"Tuve que parar, tenía todo, pero estaba absolutamente rota por dentro. Lo mantuve todo lo más que pude como para nunca defraudarlos, pero me defraudé a mí misma. (…) Si estás quebrado no deberías quedarte así para siempre", dijo Selena en un emotivo discurso.

Selena Gómez con Jennifer Aniston, quien fue a visitarla mientras se encontraba en tratamiento (Foto Archivo)
Selena Gómez con Jennifer Aniston, quien fue a visitarla mientras se encontraba en tratamiento (Foto Archivo)

En 2015, la joven artista confesó en una entrevista con la revista Billboard que le habían diagnosticado lupus, una enfermedad autoinmune poco frecuente que, aunque sólo la padece menos del 7% de la población mundial, entre quienes la sufren casi el 80% son mujeres en edad fértil, entre los 15 y los 35 años.

@revivaltour

A photo posted by Selena Gomez (@selenagomez) on

A raíz de su padecimiento y en medio de una gira mundial con su Revival Tour, la cantante decidió hacer una pausa en su carrera y tomarse un tiempo para descansar y recuperarse ya que aseguró que su enfermedad también la estaba afectando a nivel emocional y psicológico. "He descubierto que la ansiedad, los ataques de pánico y la depresión son efectos secundarios del lupus, y estos pueden representar sus propios desafíos", dijo Selena a la revista People.

Las enfermedades como el lupus, que afectan al sistema inmune, se caracterizan por convertir al sistema encargado de proteger al cuerpo en "agresor" del mismo, atacando tejidos, células y órganos sanos. Al arremeter contra las propias proteínas del cuerpo, el lupus eritematoso sistémico (LES) -el tipo de lupus más común y peligroso- "afecta piel, articulaciones, riñones, cerebro, pulmones, vasos sanguíneos: todo lo que tenga tejido colágeno", según explicó a Infobae la doctora Mariana Lestelle (MN 80371).

Causas

Aunque todavía no se pudieron determinar con exactitud los factores ambientales que la desencadenan, se cree que los orígenes de la enfermedad pueden ser infecciones, problemas hormonales, la exposición a toxinas o incluso el estrés. Sin embargo, el detonante más común tiene que ver con la existencia de una predisposición genética.

La genética, las hormonas y los factores ambientales son los tres factores que los científicos presuponen como causa de la enfermedad (Reuters)
La genética, las hormonas y los factores ambientales son los tres factores que los científicos presuponen como causa de la enfermedad (Reuters)

Síntomas

Los más comunes son dolor en articulaciones, dolores musculares, fiebre constante e inexplicable, fatiga y cansancio generalizado, erupciones en la piel, pérdida de cabello, hipersensibilidad al sol, úlceras en la boca, ojos o nariz, sarpullidos y hasta dolor respiratorio. En casos más graves se incrementa también el riesgo cardíaco y los problemas respiratorios y renales, lo que pone en peligro la vida.

Tratamiento 

Debido a que no hay dos personas con lupus iguales, el mejor método es dar con un equipo de atención médica que tome en cuenta cuidadosamente la condición específica de cada paciente. Las personas que mejor lograron convivir con lupus aprendieron a equilibrar sus vidas, adaptándola a esta enfermedad crónica. Algunas claves para lograr esto son:

-Mantener una dieta saludable
-Descansar lo suficiente
-Evitar el estrés, la exposición a la luz solar y ultravioleta
-Dejar de fumar
-Beber con moderación

LEA MÁS: