Una testigo clave del caso Cuadernos denunció amenazas tras la filtración de los chats y le colocaron una custodia policial

Hilda Horovitz, ex mujer del chofer Oscar Centeno, también recibió un botón antipánico. Las medidas fueron ordenadas por el Tribunal Oral Federal 7 que tiene a cargo el juicio oral. Los chats con Baratta y las fotos de los bolsos


Hilda Horovitz se separó de Oscar Centeno en 2016.
Hilda Horovitz se separó de Oscar Centeno en 2016.

Hilda Horovitz estuvo nueve años en pareja con el chofer Oscar Centeno. Cuando explotó el caso de los cuadernos de las coimas, se transformó en una testigo clave: fue una de las primeras que aportó pruebas sobre la existencia de los bolsos. La filtración de los chats del celular de Roberto Baratta, donde Horovitz reclamaba ayuda económica para no contar lo que sabía sobre el sistema de recaudación, tuvo consecuencias: la ex mujer de Centeno denunció ante la Justicia que sufrió amenazas y pidió medidas de seguridad, pudo saber Infobae de fuentes judiciales.

Horovitz denunció ante el Tribunal Oral Federal 7, a cargo de la causa cuadernos, que sufrió amenazas antes y después de la filtración de los chats que revelaron la pelea con Centeno y Baratta. En los últimos días hasta habrían intentado ingresar a su casa. Por ese motivo, a través de su abogado, Adrian Biancotto, en los últimos días pidió que se refuerce su seguridad.

“Se formó un legajo de protección de testigos, le dieron una consiga policial y un botón antipático”, dijo una fuente judicial. Horovitz también tiene vigilancia permanente cuando sale de su casa.

Su separación de Centeno fue traumática. Según los chats secuestrados en un IPhone de Baratta, Horovitz comenzó a mandarle mensajes al ex funcionario a fines de 2016. “Hola! Buen día. Soy Hilda la ex de Oscar Centeno. Hace rato que quería contarle lo que hizo Oscar, mientras trabajaba con usted en el ministerio como chofer. Parece el Jardinero de Crostina (sic)”, fue el primer mensaje, en septiembre de ese año, tal como reveló el diario Clarín.

Baratta intentó contener los reclamos de Horovitz. Para eso utilizó a Miriam Quiroga, la ex empleada de Ceremonial de la Casa Rosada que denunció por primera vez a Daniel Muñoz, ex secretario privado de Néstor Kirchner.

Quiroga escuchaba sus reclamos y luego le transmitía cada detalle a Baratta, tal como reveló Infobae. Hasta se transformó en una suerte de custodio de algunos “papeles” que estaban en poder de la ex de Centeno. “El tema es que obviamente me pide que le entregue los papeles que me dio en su momento porque hablo a C5N y los quiere llevar (…) Esta pirucha mal (….) Le dije conseguiste lo que querías para que queres hacer eso (…) Y bueno ahi me di cuenta que esta mal de la cabeza y con mucho odio (…) Yo los traje (a los papeles) para darselos pero te queria comentar esto. O los pierdo y listo (sic)”, le advirtió a Baratta el 30 de marzo de 2017.

A pedido de la Justicia, los expertos de la Gendarmería analizaron el contenido de cuatro teléfonos secuestrados a Baratta: dos de la marca Iphone, un Motorola modelo “W220″, y un Samsung modelo “SGH-A157V”. De los dos Iphone, solo se puedo acceder a uno de ellos, identificado como “modelo 1586″. Ese aparato tenía una tarjeta SIM de la empresa Movistar y fue secuestrado en el departamento ubicado en José Hernandez al 2000. Mediante la herramienta “UFED Premium”, de la empresa israelí Cellebrite, los peritos obtuvieron la contraseña de cuatro números y lograron copiar todo el contenido.

Además de los mensajes, también se encontraron 23 imágenes y 7 audios que le mandó Horovitz al propio Baratta. Las dos imágenes más relevantes son de los bolsos que habría utilizado Centeno junto a su entonces jefe para trasladar el dinero de las coimas. En la primera foto, del 28 de enero de 2017, los bolsos están en el piso. Se ve un bolso negro a la izquierda y otro bolso de color celeste a la derecha. Horovitz le manda la foto a Baratta y le advierte: “Para que vea que no lemiento esto no eran suyo no traían lo top secet (sic)”.

En la segunda imagen, fechada el 22 de mayo de 2017, aparecen los mismos bolsos, pero esta vez están sobre una cama y el bolso negro se ubica a la derecha. Horovitz otra vez usa la foto para amenazar a Baratta: “Oscar decía que estos bolsos traían los Dolares Robados de la cueva.Y Que usted ledaba migaja estos son algunos de los bolsos porque el llevaba muchos a casa de Bartolomé Mitre y acá en olivos (sic)”.

A través de su abogado, Horovitz se presentó hace una semana ante el TOF 7 y puso a disposición esos mismos bolsos. “Los mismos los tengo en mi poder, los cuales los he utilizado para retirar mis pertenencias cuando culminé mi relación con el Sr. Centeno de la propiedad de la localidad de Olivos”, dice ese escrito. Sin embargo, hasta ahora los bolsos no se entregaron, pudo saber este medio.

“Horovitz manifestó que fue amenazada en varias oportunidades, antes y después de la filtración de los chats”, ratificó un allegado.

La relación entre Centeno y Horovitz se rompió a comienzos de 2016. Antes que trascendiera el escándalo de los cuadernos, el ex chofer de Baratta denunció a su ex pareja por el delito de extorsión. Según dijo ante la Justicia, lo hizo por pedido de su ex jefe: “Baratta le dijo (al abogado Frontini) que le haga una denuncia a ella por extorsión a nombre mío. O sea esa denuncia que yo le hice a Horovitz fue por indicación de Baratta y con el Abogado Frontini”.

En medio de las presiones, Baratta hasta le compró a Horovitz un departamento en la Ciudad de Buenos Aires. “El departamento de Horovitz de la calle Catamarca sí se lo compró Baratta, porque ella lo presionaba con que iba a decir algo. Ella le mandaba fotos de bolsos. Baratta la hizo entrar en el ministerio a trabajar. Baratta a través mío le dijo que elija un departamento hasta sesenta mil dólares y se lo compró”, contó Centeno.

La ruptura de esa pareja todavía sigue vigente, con denuncias cruzadas en distintos tribunales.



TE PUEDE INTERESAR