En cuotas, Alberto Samid comenzó a pagar los gastos del operativo de su extradición de Belice

En 2019 se fugó a ese país mientras era juzgado por asociación ilícita. Fue condenado a cuatro años de prisión y a devolver los 281.182,60 pesos del trabajo que informó Policía Federal. Son 18 cuotas de 15 mil pesos por mes. Su condena está en la Corte Suprema de Justicia de la Nación

Samid en una de las audiencias del juicio oral en el que fue condenado (Adrian Escándar)
Samid en una de las audiencias del juicio oral en el que fue condenado (Adrian Escándar)

El empresario Alberto Samid comenzó a pagar los 281.182,60 pesos que costó el operativo de su extradición desde Belice, a donde se fugó en 2019 cuando estaba siendo juzgado por asociación ilícita, caso en el que fue condenado a cuatro años de prisión. Junto con la pena de cárcel, que hoy cumple en arresto domiciliario, Samid también fue condenado a pagar los costos que afrontó la Policía Federal para traerlo de regreso a la Argentina.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que Samid, de 73 años, propuso pagar los 281 mil pesos en 18 cuotas mensuales de 15 mil pesos y una última por el saldo restante. El Tribunal Oral en lo Penal Económico 1 lo aceptó y el empresario de la carne comenzó a hacerlo hace cuatro meses.

Samid, junto contras siete personas, entre ellas su hermana, comenzó a ser juzgado e 18 de marzo de 2019 por asociación ilícita y evasión del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la comercialización de carnes, el rubro que le dio el apodo de “el rey de la carne” en los años 90. El juicio oral transcurrió con normalidad hasta las últimas audiencias. Pero el 3 de abril no se presentó a lo que iba a ser la lectura del veredicto. Sus abogados no pudieron decir ni explicar donde estaba. “Hemos perdido contacto. No nos atiende el teléfono”, dijo su defensor Vicente D´attoli.

Ese mismo día el Tribunal ordenó su detención nacional e internacional. Allanaron su casa en la localidad bonaerense de Ramos Mejía y no estaba. Samid se había ido del país el 24 de marzo a Paraguay. Luego viajó a Panamá y finalmente a Belice, donde fue detenido el cinco de abril. Hasta ese país de Centroamérica fue una comitiva de la Policía Federal Argentina y de Interpol para traerlo de regreso.

Dirigente peronista, ex diputado nacional y ex asesor del fallecido presidente Carlos Menem, Samid llegó al país extraditado y quedó preso en la cárcel de Ezeiza. “Se me fue formando algo. Un señor me dijo que estaba en el horno. Entré en pánico y me tomé unos días de vacaciones. Esta es una causa política, no jurídica. Yo soy oposición de este gobierno (Nda: el de Mauricio Macri). Quieren disciplinar con causas judiciales”, dijo el empresario ante el tribunal tras su extradición.

La orden de detención internacional contra Samid
La orden de detención internacional contra Samid

El fiscal Gabriel Pérez Barberá había pedido que Samid sea condenado a seis años y seis meses de prisión y que junto con el resto de los acusados devuelvan 23 millones de pesos como multa. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que actuó como querellante en el caso, solicitó una condena de siete años. Los jueces rechazaron el pago de la multa y condenaron al empresario a cuatro años de prisión.

Junto con la pena de prisión, los jueces le impusieron devolver los 281.182,60 que le costó a la Policía Federal el operativo de extradición como parte de las costas del juicio, que son los gastos del proceso. “En efecto, el artículo 533 del Código Procesal Penal de la Nación define qué gastos integran el concepto de costas y, entre otros, incluye a los ´gastos que se hubieren originado por la tramitación de la causa´ (inciso 3º). Al respecto, basta con recordar que aquel importe corresponde a los costos ocasionados a la Policía Federal Argentina para hacer efectivo el traslado del imputado Samid desde Belice a este país”, explicaron los magistrados.

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó en noviembre del año pasado la condena. Cinco meses antes, Samid recibió la prisión domiciliaria por problemas de salud (afecciones cardíacas, hipertensión, diabetes y stress) y salió de la cárcel.

La defensa del empresario apeló su condena a la Corte Suprema de Justicia de la Nación a la espera de un dictamen de la Procuración General de la Nación para que opine si debe ser confirmada o no. A principio de año pidió la semi libertad y ofreció pagar en cuotas los gastos de su extradición.

El Tribunal Oral aceptó el planteo y se abrió una cuenta especial a nombre de la Policía Federal para que Samid deposite todos los meses los 15 mil pesos que se comprometió a pagar.

El empresario está su casa con una tobillera electrónica que controla sus movimientos. Solo sale con autorización judicial para consultas médicas. Una de las últimas veces fue el 26 de mayo para darse la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que informó en su cuenta de la red social Twitter: “Ya me dí la segunda dósis de la Vacuna Rusa. Si esperaba la vacuna de los gringos, estaría muerto!!!!! No mandaron ni una!!! Los gringos solo salvan al Mundo en las películas de Hollywood”.

SEGUIR LEYENDO: