Dólar futuro: la discusión sobre la pericia que dice que no hubo pérdidas para el Banco Central por la operatoria del Gobierno de Cristina Kirchner

El análisis técnico había sido revelado por Infobae en agosto pasado. Se pidió durante la instrucción suplementaria que hizo el Tribunal Oral Federal 1. Después del resultado, uno de los jueces opinó que no había delito y se excusó de seguir interviniendo

La discusión sobre la pericia oficial que dice que no hubo pérdidas para el Banco Central durante el Gobierno de Cristina Kirchner
La discusión sobre la pericia oficial que dice que no hubo pérdidas para el Banco Central durante el Gobierno de Cristina Kirchner

La estrategia de las defensas de Cristina Kirchner y Axel Kicillof, en otros, se montó sobre un peritaje clave. Es un estudio técnico que hicieron expertos de la Corte Suprema de Justicia que no había sido solicitado por el juez Claudio Bonadio y sobre el cual la defensa de Miguel Ángel Pesce insistía desde su primera indagatoria. Un documento pericial sobre cuál fue el perjuicio que la operatoria dólar futuro provocó a las arcas del Estado.

Fue el Tribunal Oral Federal 1 en agosto de 2019 cuando finalmente dispuso hacer el peritaje con 82 puntos de consulta. La pandemia demoró los resultados que llegaron en octubre del año pasado. Ese estudio determinó que la operatoria de dólar futuro que se llevó adelante en 2015 no generó perjuicio para el Estado.

Para la fiscalía, este peritaje no es la única prueba y por eso quiere llevar adelante el juicio. El fiscal Raúl Pleé advirtió que no solo el delito de defraudación al Estado sería analizable sino también el de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Esta causa se abrió con una denuncia de un grupo de diputados del PRO en octubre de 2015, cuando se estaba definiendo quién gobernaría en la Casa Rosada. Allí se sostuvo que entre agosto y noviembre de 2015, el Banco Central vendió contratos a “dólar futuro” a $10,6 y $10,8 por unidad al sector privado para liquidar entre febrero y junio-julio de 2016. Para esa época, el dólar “blue” se cotizaba a 16 pesos. Y el precio de mercado de esos contratos (en Nueva York y otras plazas) era de entre $14 y $15.

Según el peritaje al que accedió Infobae, después de un año de deliberaciones, los expertos concluyeron que la operatoria de dólar futuro era un instrumento idóneo para ser utilizado por el BCRA como “herramienta de control la estabilidad monetaria y cambiaria del país”. También señalaron que si bien en septiembre y octubre de 2015 se incrementó el volumen de operaciones abiertas en un 83% -de 10.000 millones a 15.000 millones primero y de 15.000 millones a 20.000 millones después-, la decisión fue “resorte exclusivo del directorio del BCRA” y no se verificó vulneración a la normativa que rige las operaciones a término en los años 2015 y 2016.

Los peritos añadieron también que los balances de 2015 y 2015 arrojan que no hubo pérdidas para Estado Nacional: “las operaciones de liquidación de dólar futuro están informadas en los balances del BCRA al 31/12/2015 y 31/12/2016 y en dichos años los balances arrojaron ganancias por $147.116.885.000 en 2015 y $67.448.520.000”.

Cristina Kirchner y Axel Kicillof (Marcos Gomez)
Cristina Kirchner y Axel Kicillof (Marcos Gomez)

A instancias del TOF 1, los peritos del Cuero de Peritos de la Corte Carlos Alberto Campodónico, Alejandro del Acebo y Stella Maris Castaño -junto a los peritos de parte- finalmente se reunieron, analizaron la documentación y contestaron, en 82 páginas, las 81 preguntas que confeccionó el tribunal. Según el informe al que accedió Infobae, esta fueron las conclusiones:

-En 2015 no se verifican transgresiones a los mandatos establecidos en la Carta Orgánica del BCRA en particular respecto de las negociaciones en el Mercado a Término de Rosario (ROFEX) y/o en el Mercado Abierto Económico (MAE) vinculadas a la operatoria de contratos de dólar futuro;

-Analizados los balances del BCRA de los años 2015 y 2016 (cuando impactan las Operaciones a Término -dólar futuro-), se constata que sus resultados muestran incrementos patrimoniales que implican ganancias, sin afectación al erario público.

-Concretamente: el resultado del estado contable del BCRA del año 2015 arrojó ganancias por $147,1 mil millones y, el año 2016, ganancias por $67,4 mil millones.

-Los incrementos del patrimonio se relacionan directamente con la particular configuración de la estructura de activos y pasivos del BCRA que torna imposible la hipótesis de generar pérdidas o perjuicio patrimonial, en tanto las Operaciones a Término eran liquidadas en pesos argentinos y, como contrapartida, las reservas internacionales se encontraban resguardadas en dólares estadounidenses.

-Las operaciones a término se realizaron exclusivamente en mercados legales e institucionales, con plataformas que operan de forma CIEGA (antes y después de la concertación en el caso del ROFEX y previo a la concertación en el caso del MAE). El mecanismo impide de por sí la existencia de conductas impropias, la eventual manipulación de precios y/o prácticas abusivas relacionadas con los contratos a término.

-Se constató el cumplimiento de todos los pasos técnico administrativos internos de las diferentes áreas del BCRA sin detectar omisiones, utilización impropia de las atribuciones y competencias de los cargos respectivos, respetándose los deberes y competencias (misiones y funciones) regulados en la Carta Orgánica de la entidad. En todos los casos, las operaciones se concretaron a los precios de mercado.

-Las operaciones a término de los años 2015 y 2016, si bien resultaron en un costo de $52 mil millones en la suma de los dos años, son inferiores a las ganancias por las diferencias netas de negociación de divisa ($56 mil millones) y, menos aún, a la revaluación de activos y pasivos que alcanzó $246 mil millones.

Con estos resultados, el juez Adrián Grümberg opinó por sobreseer y cerrar la causa. Sus colegas José Michilini y Ricardo Basílico no estuvieron de acuerdo. Grümberg se excusó de seguir interviniendo y ocupa su lugar Gabriela López Iñiguez.

Hoy los acusados sostuvieron, tal como lo habían hecho en instancias anteriores, que la verdadera devaluación ocurrió durante el gobierno de Mauricio Macri. Y que se acordó en diciembre de 2015 con los compradores de esas operaciones cuánta iba a ser la tasa de interés que iban a recibir. Además, remarcaron quiénes habían sido los que realizaron esas operaciones.

“Cristina Kirchner acusada de los contratos de dólar futuro beneficiaba a sus amigos -dijo la vicepresidenta hablando de si misma ante Casación-. Ningún amigo mío, ningún funcionario de nuestro gobierno tenia contratos a dólar futuro. Los que lo tenían eran los amigos de Macri y cuando llegaron al Gobierno pactaron la tasa de interés que les iban a pagar, sabiendo que iban a devaluar... Información privilegiada, negociaciones incompatibles, no sé cuantos delitos más puede haber”.

Seguir leyendo: