El Presidente junto al canciller Felipe Solá (Crédito: Alejandro Ríos)
El Presidente junto al canciller Felipe Solá (Crédito: Alejandro Ríos)

El canciller argentino, Felipe Solá, aseguró este domingo que el gobierno nacional evalúa eximir del pago del impuesto del 30% a los gastos con tarjeta en el exterior para aquellos argentinos que se encuentran varados en distintos países del mundo esperando para poder regresar a la Argentina. “Lo estamos evaluando, pero no lo conseguimos, porque burocráticamente es difícil”, indicó

Solá dijo que sería “eficiente” poder quitar ese impuesto en esta circunstancia especial pero que eso no implicaría que “la gente que se pueda pagar las cosas, las pague con la tarjeta”. Contó que está en permanente contacto con los cónsul de las principales ciudades del mundo para decirles cuáles son los pasos a seguir. Además, explicó que cada cónsul hace una evaluación de los casos de pasajeros vulnerables que tienen varados para darles prioridad en el regreso al país.

“Es una decisión que pasa por una sugerencia de Cancillería y decisiones del Banco Central”, explicó el canciller, al tiempo que remarcó: "Todo empieza por una decisión presidencial, por sí o por no, que todavía no conocemos. En ese sentido, aseguró que la quita del impuesto país “es un punto que hemos agregado como posible y que también depende del ministro de Economía”.

Durante una entrevista con radio La Red, el funcionario del gobierno nacional explicó que la ayuda para los varados varía según las necesidades que cada uno tenga. “En algunos casos la ayuda es un remedio, en otros la ayuda es para gente que está en situación de calle y en otros es para conseguir hoteles baratos y tratar de bancarlos a media”, afirmó. Y agregó: “Les hemos dado una cifra para que traten de no pasarse”, en referencia al monto que pueden utilizar para subsistir en el exterior hasta que llegue el momento de regresar.

Aerolíneas Argentinas es la empresa principal en el operativo de repatriación (Shutterstock)
Aerolíneas Argentinas es la empresa principal en el operativo de repatriación (Shutterstock)

Con respecto a esa ayuda que el Gobierno está otorgando, Solá manifestó cierto fastidió por la actitud de algunos pasajeros que están varados. “Los argentinos son muy rápidos. Consiguieron mi teléfono y me preguntan: ¿Dónde voy a retirar mis dólares?", contó, y luego respondió: “Me indigna un poco los que dicen “es mi derecho”. No, el derecho es el derecho de los vulnerables. Todo aquel que tenga un poco de plata tiene que soportar la pandemia y bancarse a si mismo, en la medida de lo posible”.

En otro tramo del diálogo radial, explicó el fenómeno que está ocurriendo con los varados argentinos. “En los últimos 20 días muchos argentinos que estaban muy lejos, en Tailandia, India o los países del este de Europa, cuando supieron que no podían entrar a la Argentina, se acercaron todo lo posible al país. Muchos llegaron a Panamá, México, Santiago de Chile y San Pablo”, señaló.

El canciller Felipe Solá (REUTERS/Adriano Machado)
El canciller Felipe Solá (REUTERS/Adriano Machado)

“Ese movimiento implica dejar el lugar dónde estaban y pasar a un aeropuerto o un hotel, en el caso de que lo puedan conseguir. Es una aventura”, sostuvo. Con respecto a ese movimiento, el Gobierno comenzó a trabajar para desagotar las fronteras de los países limítrofes y concretar más repatriaciones.

Por otra parte, explicó el motivo por el que en los últimos 10 días se engrosó la lista de argentinos que quieren volver al país. “Hay una gran cantidad de argentinos que van a Andorra, a la nieve, o a Cancún, a la playa, para trabajar y conocer los lugares, hacer turismo. Esos trabajos se terminaron por el coronavirus y entonces se generó una masa de gente que quiere volver. A eso se le suman los turistas”, indicó.

Seguí leyendo