La vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, participó del acto de asunción de Fernando Espinoza como intendente de La Matanza y aprovechó la oportunidad para denunciar la “gran desigualdad” entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el resto de la Argentina: “Hay una asignación de recursos que es profundamente injusta e inequitativa”.

En el evento que tuvo lugar en la plaza central de San Justo, del distrito más poblado del país, Fernández de Kirchner cargó contra la crisis social y económica que heredó el gobierno por parte de la gestión de Mauricio Macri: “El hambre y la ausencia del Estado se han profundizado como nunca desde 2015”, declaró.

En ese sentido aprovechó la ocasión para expresarse sobre la repartición de fondos: “En este nuevo consenso que quiere construir nuestro presidente, debemos comenzar a discutir una distribución racional de la asignación de los recursos, más allá del color político de los distritos”.

“Confío en que no va a haber distinciones entre peronistas y no peronistas, y vamos a poder abordar racionalmente una mejor distribución de los recursos para que no haya tan pocos privilegiados y tantos necesitados”, expresó.

“Vemos como un modelo que concentra aún más la riqueza construye un fantástico túnel para que a los vecinos de Puerto Madero no los molesten los camiones, mientras se inunda media provincia de Buenos Aires cada vez que llueve”, sostuvo haciendo referencia a la megaobra del Paseo de Bajo y criticando indirectamente la gestión de la ex gobernadora, María Eugenia Vidal: “El electorado terminó castigando a quien se presentaba como la estrella electoral”.

“Hay una asignación de recursos muy desigual que es profundamente injusta e inequitativa. Desde hace tiempo, la Capital concentró riquezas postergando al resto de la periferia”,enfatizó y recordó que Mauricio Macri en 2016 le otorgó 2,6 puntos de la coparticipación de la Ciudad “siendo el distrito más rico de la Argentina”.

Si bien no cuestionó al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la ex mandataria informó que “La Matanza tiene 325 kilómetros, viven dos millones 400 mil compatriotas y el presupuesto del 2019 ha sido de 10 mil millones de pesos; y La Capital Federal, con 100 kilómetros cuadrados menos, la misma cantidad de habitantes y menos necesidades, tuvo un presupuesto de 350 mil millones de pesos”.

Cristina Kirchner emitió su discurso frente a la Catedral de San Justo. Eduardo García, obispo de esa diócesis, había reclamado “un gobierno pobre para los pobres”. En ese sentido, la vicepresidenta insistió en que “debemos nosotros discutir la asignación de recursos y saber por qué a algunos distritos les falta y a otros les sobre, generando una gran desigualdad”.

“Si no discutimos estas cosas, por más que invoquemos a la gracia divina para que nos ayude, desde arriba nos van a decir: 'hermanos esto lo tienen que hacer ustedes, de arriba nuca viene nada en la historia de los pueblos”.

En otro momento de su alocución, apuntó a los empresarios y comerciantes castigados por las medidas económicas del macrismo: “Espero que hayan aprendido la lección”. “No hay empresa viable ni comercio exitoso si no tenemos trabajadores bien pagos, dispuestos a consumir, gastar, veranear, vacacionar y ver”, agregó.

“Cuando uno no defiende los intereses para los cuales ha sido elegido y debe representar, el castigo popular se dejar ver”, declaró en su habitual tono.

Sin mencionarlo, CFK hizo referencia al ex presidente Néstor Kirchner: “Mi agradecimiento infinito al pueblo de La Matanza. Él me decía siempre que cuando andaba con los patos volados o más o menos, se venía a un acto acá y cargaba pilas, cargaba energía y volvía a la Rosada. Es una buena receta. Se la voy a recomendar a Alberto Fernández”, agregó para concluir su discurso.

Por su parte, Fernando Espinoza dedicó sus palabras a llamar a “generar la refundación de la Argentina que viene sin grietas, todos juntos para dejar atrás los peores cuatro años desde la recuperación de la democracia”. “De la mano de Alberto, Cristina, Axel (Kicillof) y Verónica (Magario), vamos a abrir la nueva sede de la Universidad de la Matanza en González Catán para que sigan estudiando los hijos de los trabajadores", anunció.

El intendente resaltó que el pueblo argentino “tiene mucha fe y sueños que se van a lograr a pesar del desastre que nos dejaron. Lo vamos a lograr porque tenemos un gran presidente que es Alberto Fernández y lo vamos a defender desde La Matanza”, concluyó.

Del multitudinario acto participaron los ministros de la Nación: Ginés González García (Salud), Nicolás Trotta (Educación) y Gabriel Katopodis; el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner; el senador nacional, Oscar Parrilli; la titular del INADI, Victoria Donda; los gobernadores: Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán) y Gustavo Bordet (Entre Ríos); los intendentes bonaerenses: Gustavo Menéndez (Merlo), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Alejandro Granados (Ezeiza); y los sindicalistas: Hugo Moyano (Camioneros) y Roberto Fernández (UTA).

Seguí leyendo: