Pasadas las 9, la ex presidenta Cristina Kirchner llegó a los tribunales de Comodoro Py para asistir a la segunda audiencia del juicio oral por las presuntas irregularidades en las obras públicas concedidas al empresario Lázaro Báez durante el kirchnerismo.

Durante poco memos de cinco horas estuvo dentro de la sala de audiencias para la reanudación del juicio oral por las presuntas irregularidades en la obra pública que estuvo destinada a la continuidad de la lectura de la acusación de la Fiscalía.

La ex presidenta se ubicó nuevamente en la última fila, junto a sus abogados. Detrás de ella se sentaron un grupo de actrices y artistas. Teresa Parodi, Luisa Kuliok y Paola Barrientos, se acomodaron en el lugar que la semana pasada ocuparon las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.

Cristina Kirchner llegó pasadas las 9 a Comodoro Py (Adrián Escandar)
Cristina Kirchner llegó pasadas las 9 a Comodoro Py (Adrián Escandar)

En la primera fila se ubicaron el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, el ex funcionario de esa área y primo del ex presidente Néstor Kirchner, Carlos Kirchner, y el empresario Lázaro Báez, los tres presos. Como en la primera audiencia no se cruzaron con la ex mandataria.

El Tribunal Oral Federal 2 había autorizado a la ex presidenta a no concurrir "siempre y cuando acredite debidamente la superposición de las funciones de la labor parlamentaria con la celebración de cada una de las audiencias de debate".

Sin embargo esta mañana en la puerta de Tribunales, Oscar Parrilli primero, y luego el abogado Gregorio Dalbón confirmaron la presencia de la senadora de Unidad Ciudadana.

"Cristina Fernández de Kirchner siempre ha estado a derecho durante todas las indagatorias a pesar de que muchos de los procesos son ilegales", dijo Dalbón.

Y añadió que la ex presidenta estará presente, "siempre que no tenga labor parlamentaria y que se cumplan las normativas del Tribunal". "El deseo de Cristina Fernández es estar siempre a derecho", finalizó.

La audiencia se inició con una decisión del tribunal de rechazar un pedido de la defensa de De Vido para que no esté presente en la audiencia. Luego hubo una propuesta del fiscal Diego Luciani. Pidió no leer la enumeración de la prueba y así evitar unas 50 páginas de la acusación. Todos estuvieron de acuerdo, excepto la defensa de Carlos Kirchner. Con esa única oposición se terminó leyendo.

Fueron cuatro horas de lectura. Al finalizar la audiencia el juez Gorini dijo que continuaban el próximo lunes a las 9:30 horas. Víctor Hortel, abogado de Báez, pidió que termina la lectura de la acusación de la Fiscalía no se lea la de las querellas de la Oficina Anticorrupción (OA) y de la Unidad de Información Financiera (UIF).

En las primeras dos audiencias se leyeron 220 páginas de las 584 que tiene la acusación de la Fiscalía.

El juicio se inició el martes de la semana pasada. Cristina Kirchner se sentó en la última fila y desde allí escuchó durante dos horas y 45 minutos la lectura de la acusación de la Fiscalía, el primer paso que se da en todo juicio.

En ese entonces, la ex mandataria no saludó al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido ni a Báez, ambos detenidos y que se ubicaron en la primera fila.

Hoy, detrás de Báez, se acomodó Federico Paruolo, el abogado de Nelson Periotti, quien fue el administrador general de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) durante el kirchnerismo. El letrado dejó frente a él un ejemplar del libro "Sinceramente".

Seguí leyendo: