Ricardo Jaime, de traje marrón, durante la audiencia judicial (Fotos: Adrián Escandar)
Ricardo Jaime, de traje marrón, durante la audiencia judicial (Fotos: Adrián Escandar)

A las 10.20 de la mañana, Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte del kirchnerismo, ingresó custodiado por agentes del Servicio Penitenciario Federal a la sala de audiencias donde será enjuiciado por varios delitos: uno de ellos es enriquecimiento ilícito.

El Tribunal Oral Federal 6 presidido por el juez Julio Panelo -que decidió que el debate no se televisara por el Centro de Información Judicial- inició el debate con la lectura del requerimiento de elevación a juicio que firmó hace años el fiscal Carlos Rívolo.

Jaime, vestido de traje color marrón, se sentó solo en la segunda fila de asientos dispuestos en la Sala Amia, la más grande disponible en el edificio de Comodoro Py 2002.

El ex funcionario kirchnerista es enjuiciado por varios delitos
El ex funcionario kirchnerista es enjuiciado por varios delitos

El TOF 6 integrado por Panelo, José María Martínez Sobrino y Fernando Canero unificó el juicio por el enriquecimiento ilícito con otros casos de corrupción en los que el ex funcionario está imputado.

Uno de ellos es por la millonaria compra de trenes chatarra a España y Portugal, en el que también está imputado el ex ministro de Planificación Julio De Vido.

El juicio se inició sin la presencia del ex ministro de Planificación porque se retrasó su traslado desde la cárcel de Marcos Paz -donde permanece detenido- hacia los tribunales federales.

Entre los testaferros de Jaime se encuentra su hija Julieta y su hermano Daniel. También su ex pareja Silvia Reyss y sus dos hijas Lorena y Agostina Jayo.

Manuel Vázquez, testaferro de Jaime y hacedor de negocios oscuros mientras era asesor en la secretaría de Transporte, presencia el juicio desde su casa. Allí cumple arresto domiciliario y por su estado de salud se le permitió no asistir a la audiencia.

Ricardo Jaime se mostró sonriente y se saludó con sus familiares
Ricardo Jaime se mostró sonriente y se saludó con sus familiares

Antes del inicio de la lectura del requerimiento de elevación a juicio, la fiscal Gabriela Baigún cumplió con su rito de saludar uno a uno a los imputados y a los defensores. Fue preguntándoles nombre a cada uno de ellos y les extendió la mano.

A Jaime lo conoce bien porque estuvieron negociando para que se abreviara el juicio. El ex secretario de Transporte estaba dispuesto a declararse culpable y a pagar una multa para evitar ser juzgado, pero el TOF 6 no aceptó el acuerdo y por eso hoy comenzó el debate.

En otra de las causas, cuyo juicio comenzó también hoy, está imputado Claudio Uberti quien encabezó el organismo que se encargaba de controlar las rutas con peaje. Ambos están imputados porque Jaime le dio uso personal a un auto que no debió haber estado bajo su dominio.

A pesar de estar detenido en la cárcel de Ezeiza desde 2016, Jaime mostró un rostro bronceado e intercambió sonrisas con sus parientes que están siendo enjuiciados porque él los puso como testaferros.

Comenzó un juicio que se presume será largo.

En el banquillo está sentado el primer ex funcionario kirchnerista que admitió haber sido coimeado: en 2015 admitió haber recibido sobornos de empresarios que debía controlar como secretario de Transporte. En esos pagos irregulares está- según los investigadores- el origen del enriquecimiento ilícito por el que se lo enjuicia a Jaime desde hoy.