Omar Gutiérrez, Ramón Rioseco y Horacio “Pechi” Quiroga
Omar Gutiérrez, Ramón Rioseco y Horacio “Pechi” Quiroga

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, logró renovar su mandato y extender por cuatro años más el poder del Movimiento Popular Neuquino (MPN). Lo hizo con una amplia diferencia, 38 puntos, 14 más con relación al kirchnerista Ramón Rioseco, en buena parte gracias al peso de cuatro listas colectoras que lo llevaron como candidato.

Esa diferencia no fue anticipada por la mayoría de las encuestas que circularon los días previos a los comicios, que plantearon un escenario de mayor paridad. Incluso, algunas consultoras daban como ganador a Rioseco, algo que se tradujo en la intervención directa de la ex presidenta Cristina Kirchner, que salió a apoyarlo de manera pública.

Un sondeo de enero de la consultora Aresco mostraba un panorama favorable al ex piquetero, con un 25.6% de intención de voto, seguido por Quiroga, con el 22.5%, y el reelecto Gutiérrez recién en un tercer escalón, con un 22.3%.

El neuquino Gutiérrez
El neuquino Gutiérrez

Los números que monitoreó el gobierno nacional en la previa ubicaban primero a Gutiérrez, con un 31 % de intención de voto, unos cuatro puntos por encima de Rioseco y otros cuatro más arriba del radical Horacio "Pechi"  Quiroga, el postulante de Cambiemos.

La empresa española SyM Consulting difundió durante la jornada del domingo varios bocas de urna, en donde se posicionaba a Rioseco con un 36.45% de los votos, porcentaje superior al candidato del MPN (28.97%) y de Quiroga (15.89%).

Otros sondeos, cercanos al radical Quiroga, daban cuenta de un escenario de más paridad con realción a Gutiérrez y Rioseco, incluso algunos analistas plantearon un escenario de triple empate. El consultor Raúl Aragón, por ejemplo, dejaba abierta la posibilidad de un triunfo de Rioseco.

En ninguno de los casos se advirtió una diferencia a favor de Gutiérrez de 14 puntos, un resultado que festejó Casa Rosada a pesar de la derrota del candidato oficial, el radical Quiroga. Lo que se celebró en el Gobierno fue la derrota del kirchnerismo: un triunfo de Rioseco no era una buena señal para el presidente Mauricio Macri en la apertura del año electoral.