El juez Sebastián Casanello (foto de archivo)
El juez Sebastián Casanello (foto de archivo)

El juez federal Sebastián Casanello será quien investigue las acusaciones contra su colega, Luis Rodríguez, a raíz de las declaraciones de dos arrepentidas en la causa de los cuadernos que aseguraron que Daniel Muñoz, ex secretario de Néstor Kirchner, le había pagado 10 millones de dólares para frenar una causa en su contra.

Según revelaron fuentes judiciales, el juez Leopoldo Bruglia, de la Sala I de la Cámara Federal, fue el encargado de dirimir el magistrado que debía hacerse cargo de la investigación. Bruglia resolvió que fuera Casanello para "garantizar el principio de imparcialidad del juzgador que debe regir en el proceso" y ante la evaluación que tuvo que hacer Bonadio para aceptar los dichos de las arrepentidas que dieron origen a la investigación contra Rodríguez.

En el fallo –al que accedió Infobae– Bruglia afirmó que "si bien el resolutorio que dispuso la extracción de testimonios no surge valoración alguna con relación a la posible comisión de delito de acción pública que pudiera desprenderse de los hechos denunciados, lo cierto es que en este caso particular las manifestaciones que dan origen a esta causa se desprende de lo dicho de imputados que han declarado bajo el régimen de la ley 27304 -del arrepentido- donde el juez interviniente necesariamente ha tenido que efectuar una evaluación para concluir en las respectivas homologaciones de los acuerdos alcanzados" con la fiscalía por parte de Carolina Pochetti y Elizabeth Ortiz Municoy.

"Esta circunstancia sumado al razonable reconocimiento del propio juez (Bonadio) en cuanto al impedimento de poder asumir esta investigación con objetividad, conlleva a aceptar el apartamiento del doctor Claudio Bonadio en el entendimiento que la adopción de este temperamento resulta imperativa a los fines de garantizar el principio de imparcialidad del juzgador que debe regir en todo proceso penal", agregó la resolución y dispuso que Casanello sea el juez interviniente.

El juez federal Luis Rodríguez (foto de archivo: Adrián Escandar)
El juez federal Luis Rodríguez (foto de archivo: Adrián Escandar)

Mientras tanto, el Consejo de la Magistratura ordenó las primeras medidas de prueba para analizar si el juez Rodríguez incurrió en mal desempeño, en el marco de las cinco denuncias ingresadas en su contra desde noviembre pasado. En este caso, el consejero académico Diego Molea será el encargado de instruir el expediente.

El viernes 8 de febrero, el juez Bonadio firmó los procesamientos de la viuda de Daniel Muñoz, el ex secretario de Cristina Kirchner, Isidro Bounine, y el ex contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, por lavado de dinero. Y en la misma resolución dispuso que, en una causa aparte, se investigara al juez Rodríguez.

Por sorteo, la denuncia cayó en manos de Bonadio, pero el magistrado rechazó intervenir precisamente porque él había sido quien escuchó, junto a los fiscales, las declaraciones de las arrepentidas Carolina Pochetti y Elizabeth Ortiz Municoy, con las  que se complicó al titular del juzgado federal 9.

Se hizo entonces un nuevo sorteo, excluyendo del bolillero electrónico a Bonadio, por su expreso pedido. La denuncia quedó en manos del juez Casanello, pero éste entendió que el tema debía seguir en manos de Bonadio porque el hecho de haber extraído testimonios para que se investigara un delito independiente de la causa de los cuadernos no implicaba una parcialidad por parte de Bonadio.

Tal como reveló Infobae la semana pasada, Casanello citó en sus argumentos las palabras del presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, en otra causa en la que se dio el mismo conflicto y, curiosamente, con los mismos protagonistas. Faltaba un cuarto actor: Norberto Oyarbide.

Es que Oyarbide aparecía en las anotaciones de Oscar Centeno como uno de los destinos a donde se llevó dinero vinculado al sistema de recaudación con los negocios del Ministerio de Planificación.

En ese momento, Bonadio llamó a indagatoria a Oyarbide, quien frente a la prensa y ante en el juzgado aseguró que no había recibido coimas pero reveló que sufrió presiones para cerrar la causa por el enriquecimiento ilícito del matrimonio Kirchner.

Finalmente y luego de las idas y vueltas, será el juez Casanello el magistrado que investigará a Rodríguez.