La tapa del manual de protesta que estudia el Gobierno
La tapa del manual de protesta que estudia el Gobierno

El control y la seguridad de las calles en la Ciudad de Buenos Aires son las mayores obsesiones del Gobierno de cara a la cumbre de líderes mundiales del G20 que se realizará la semana que viene. Las amenazas de bomba de los últimos días, los inmensos despliegues que preparan las autoridades de las grandes potencias mundiales y la probabilidad de protestas multitudinarias protagonizadas por manifestantes de diversas partes del mundo pusieron en alerta a diversas áreas de la administración nacional.

Es por eso que en los organismos estatales vinculados a la seguridad circula desde hace días un manual presuntamente redactado por grupos de manifestantes que protagonizaron las protestas del G20 2017 realizado en la Ciudad de Hamburgo, en el que se aconseja y se advierte a sus "colegas" argentinos ante la inminente reunión de los líderes mundiales.

Infobae pudo acceder al manual, que no está firmado, y tampoco apunta hacia una organización o grupos sociales específicos, sino a todos aquellos ciudadanos argentinos y de otros países del mundo que busquen expresarse en contra de la cumbre. El documento, que comenzó a elaborarse en septiembre del año pasado, fue redactado por 25 autores de cuatro continentes diferentes según indica el propio texto. 

El extenso escrito posee 250 páginas y está titulado "To Our Compas In Buenos Aires" ("Para nuestros 'compas' de Buenos Aires"). Su contenido está separado en tres grandes capítulos: "Antes de la Cumbre", "Durante la Cumbre" y "Después de la Cumbre", y se basa de manera minuciosa en todo lo sucedido en el G20 de Hamburgo durante una semana del mes de julio de 2017. La intención de los autores es dar un marco, compartir tácticas de despliegue y preparar a los futuros manifestantes ante el accionar de las fuerzas de seguridad durante el evento.

El texto que acompaña el título de la tapa del manual reza:
"Es un reportaje detallado y una reflexión sobre lo que ocurrió antes, durante y después de la cumbre del G20 en Hamburgo. Al mismo tiempo, se trata de una carta dirigida a lxs activistas y residentes de Buenos Aires, Argentina, donde dentro de poco tendrá lugar la próxima cumbre (y protesta). Lxs autores vienen de París y Hamburgo y participaron juntxs en la semana de protesta. Ya en septiembre de 2017 comenzaron a trabajar en este libro. Todo fue comunicado y compuesto clandestinamente, porque políticxs y policía responsabilizaban de la resistencia militante que hubo, a una supuesta 'conspiración internacional'.

"Lxs aproximadamente 25 productores provienen de cuatro continentes, así como de realidades y posturas políticamente diferentes – algunxs se ven a sí mismxs como militantes, otrxs explícitamente como no violentxs. Su percepción de los acontecimientos es, sin embargo, muy compartida y ciertamente es una contribución a la historiografía del G20, y es adecuada para traer algo de luz entre el humo de los gases lacrimógenos, las barricadas en llamas y las numerosas cortinas de humo mediáticas. Para lxs Compas de Buenos Aires, la carta debería ser una ayuda para tratar mejor situaciones similares, para no repetir errores y para poder asumir aspectos positivos. El producto de la venta de los libros será donado para sufragar los costos de la represión en Buenos Aires", detalla la misiva.

Los mapas confeccionados sobre las protestas en Hamburgo durante el G20 2017
Los mapas confeccionados sobre las protestas en Hamburgo durante el G20 2017

Antes de la cumbre

Durante el primer capítulo, los autores, que se autoproclaman como ciudadanos de París y de Hamburgo, intentaron dar un marco sociopolítico de la Europa previa al evento en Hamburgo y realizaron una comparativa con el presente de la Argentina.

"Tratamos de crear un contexto para la próxima cumbre del G20 en Buenos Aires. Nos solidarizamos con vosotrxs y os animamos a organizar la resistencia. Estamos de vuestro lado. Probablemente no podamos llegar directamente a Buenos Aires, pero intentaremos intervenir lo más directamente posible desde acá", se lee en uno de los extractos.

"Algunos de nuestrxs amigxs han estado en Buenos Aires, otrxs viven allá. Tenemos una cierta idea de allá, aunque sea reducida. Sabemos que a veces la electricidad se corta por las noches en la universidad porque no se puede pagar, escuchamos que las madres jóvenes a veces tienen que vender a sus hijos para sobrevivir. Nos hemos enterado que los conflictos sociales han empeorado desde que Macri llegó al poder y lo usó para implantar sin piedad sus intereses capitalistas – especialmente los de su propia familia, los de los clanes gobernantes que lo respaldan, así como los internacionales, sobre todo los intereses de EE. UU tras la elección de Trump", continuó.

Luego se realiza una descripción muy minuciosa sobre estrategias de concentración de personas y tácticas de acogimiento de manifestantes de otros países. Los autores describen las experiencia de realización de campamentos en las afueras de la ciudad, confección de cocinas populares y tácticas de actos de resistencia e interrupción en el normal funcionamiento de la cumbre.

Los autores del manual hicieron referencia a la llamada Triada para lograr el éxito de la protesta social. Ese concepto estaba basado, precisamente, en tres puntos: la realización de una contracumbre alternativa, la desobediencia civil y bloqueos directos y la conformación de una gran manifestación unitaria para el último día de la cumbre.

El aspecto de los bloqueos directos estaba enfocado en estropear los traslados de las autoridades, tanto desde el aeropuerto de la ciudad a los hoteles, como de los mismos a los sitios donde la reunión se llevaría a cabo.

"Se hicieron bosquejos y se discutieron las posibles rutas de los invitados estatales desde el aeropuerto, los hoteles y, por supuesto, el lugar de la conferencia. Escenarios, como las barreras policiales en las 'rutas de transferencia', las posibles 'zonas de prohibición general de manifestaciones' se pusieron en el foco de muchas discusiones y entrenamientos de acción", reza el manual, que también está acompañado de mapas con detalles de cada situación y traslados a lo largo de la ciudad de Hamburgo.

Extracto del informe repartido entre los manifestantes en los días previos al G20 2017

Durante la cumbre

El transcurso de la cumbre es el punto más desarrollado y nutrido de todo el manual. A lo largo de todo el escrito, los autores, en modo de una crónica, describen día por día cuáles fueron los eventos de protesta y la "lucha" contra la policía local a lo largo de los días.

Durante el texto se puede percibir cómo las manifestaciones iniciales adquirieron tintes pacíficos y "coloridos" y destaca una tarea respetuosa por parte de la seguridad. Sin embargo, a medida que el evento se acercaba a la reunión de los mandatarios, se refleja un incremento en la violencia. Así, se presenta un informe escrito que se repartió entre gran parte de los manifestantes, que se cierra con la frase "Nos vemos en las barricadas".

"El informe contiene muchas informaciones prácticas sobre cómo actuar en manifestaciones / marchas en general, como por ejemplo medidas de protección, comportamientos dentro del grupo o también consejos de primeros auxilios… hasta códigos de signos. El informe se posiciona claramente sobre el contexto internacional del G20. Más allá de eso expresa un entendimiento propio y vivo de lo que significa protesta, así como una relación irreconciliable con el poder y su represión" (…).

"La última frase en el informe es: 'Nos vemos en las barricadas'. Por cierto, los cepillos de dientes cruzados de la portada simbolizan que contamos en todo momento con la posibilidad de ser detenidxs y que esto no nos intimida – en lugar de esto, llevamos siempre un cepillo de dientes encima. Los planos de la ciudad preparados para las protestas–impresos en tamaño A3 a dos caras y doblados a tamaño A6 – pueden parecer poco claros, pero contienen informaciones muy útiles, en especial para activistas llegadxs de fuera. Además están marcadas las rutas que posiblemente seguirán los políticos así como los hoteles en los que se alojan, lo cual no habrá sido motivo de tranquilidad en la comisaría central de la policía".

A lo largo del capítulo central, se hace hincapié en la jornada del viernes 7 de julio, durante la manifestación denominada "Welcome To Hell" ("Bienvenidos al Infierno"). Durante todo ese día se registraron los enfrentamientos más violentos entre la policía alemana y los manifestantes. Se hace mención en un inicio a un fracaso de la protesta, debido a que "la policía logró crear pánico y ahuyentar a miles de manifestantes".

Sin embargo, se señala que, debido a la "brutalidad policial", los protestantes recibieron la ayuda inesperada de miles de habitantes locales que no estaban alineados a ninguna organización social.

"Nuestro objetivo es perturbar de manera decisiva el transcurso de la Cumbre del G20 e interrumpir la escenificación  el poder que esta cumbre representa. Para ello se anuncia públicamente una ruptura masiva de las reglas. Nuestras acciones son un medio legítimo de desobediencia y resistencia masiva. Nuestros bloqueos son bloqueos humanos y creativos, bloqueos compuestos de materiales de la vida cotidiana.

– Impondremos nuestros objetivos y los llevaremos adelante con calma y de manera decisiva.

– Lxs participantes nos cuidaremos mutuamente de manera solidaria y nos protegeremos para defender nuestro derecho a la integridad física.

Por nuestra parte no habrá ninguna escalada (de violencia).
Somos solidarixs con todas las personas que comparten nuestra crítica emancipadora al G20".

Asimismo, ya con la entrada a la madrugada del día siguiente, se hace mención de actos violentos desmedidos de manifestantes que no tenían relación alguna con las organizaciones y un sentimiento de cansancio claro de los policías hamburgueses, debido a las incontables horas continuas de control que tuvieron que realizar. Fue entonces cuando se destaca la aparición de la Unidad Antiterrorista de la Policía Alemana para restablecer el control.

Ya el mismo día de la reunión de los líderes políticos, el 8 de julio, los propios autores del manual lo catalogaron como un día mucho más tranquilo que el anterior. De hecho se celebra la posibilidad de haber realizado una manifestación pacífica de unas 80.000 personas, que finalizó apenas con unas detenciones aisladas.

Después de la cumbre

Como capítulo de cierre, los autores del texto realizaron una evaluación sobre los hechos sucedidos durante la semana y confeccionaron un balance sobre el éxito, los puntos a corregir y los errores cometidos por los propios manifestantes en el transcurso de la semana del G20.

Uno de los puntos a destacar por los propios protestantes durante el día después de la cumbre fue la iniciativa de los propios vecinos de la ciudad alemana de limpiar sus calles: "Hamburgo Recoge".

"Entre los que limpian hay muchas madres y sus hijos jóvenes. Simplemente están contentxs de que 'todo haya pasado' y quieren volver a su normalidad aunque esta no sea ni mucho menos 'fácil ni bonita'. Pero el G20 y la noche del viernes les había pasado factura: los jardines de infancia y los colegios se mantuvieron cerrados y ante una situación totalmente desbocada no podían salir a la calle. Algunos edificios fueron asaltados por policías encapuchados y fuertemente armados para 'asegurar' los tejados… por todos lados se respiraba violencia. Para superar esto un colegio animó a los niños a dibujar sus impresiones".

Se describió el accionar judicial de Alemania durante los días siguientes respecto a los detenidos, se realizaron perfiles sobre algunos de los ciudadanos apresados y se realizó un balance sobre lo conseguido con la protesta.

"Es un hecho que la cumbre no se pudo evitar. Sin embargo, fue obstaculizada y entorpecida de tal forma como no había ocurrido desde hacía muchos años. En algunos casos los encuentros oficiales se tuvieron que retrasar dos horas. El ministro de Economía alemán incluso tuvo que cancelar su conferencia extraordinaria. Melania Trump estaba inmovilizada en la casa de visitas del senado y delante del hotel de Macron hubo escaramuzas. Una parte del puerto de Hamburgo fue bloqueada, lo que supuso daños por valor de varios millones de euros y se tardó varios días en restablecer la normalidad. En parte, los jefes de estado solo podían moverse en helicópteros. Hubo delegaciones bloqueadas y la práctica revolucionaria se expandió. Hay buenas razones para pensar que la semana de resistencia fue poderosa en sus más diversas manifestaciones. De ninguna manera se podía pensar que se fuera a ser capaz de desplegar una fuerza colectiva de tal magnitud".

Sobre el final del escrito, se vuelve a mencionar el próximo evento y se enfocó en detalles sobre los aspectos organizativos de la cumbre:

"Hemos oído que la Cumbre del G20 se celebrará en el Centro de Congresos 'Costa Salguero', directamente al lado del Río de la Plata y del aeropuerto que se encuentra en la ciudad. Como podíamos ver en el mapa, al otro lado está la zona portuaria y de parques. Una parte del centro histórico no está alejada, pero en medio se encuentra una gran autopista y las vías del tren así como la 'Villa 31', es decir que está limitando con uno de los barrios más pobres de Buenos Aires. El Costa Salguero ya es el plan B, primero estaba previsto el 'Tecnópolis'– esta decisión se tomó por razones de seguridad después de lo ocurrido en Hamburgo. Otros lugares de una importancia secundaria dentro de la Cumbre como los hoteles de 5 estrellas previstos para lxs huéspedes internacionales y finalmente el teatro Colón, en el que está prevista la 'cena–monstruosa- feudal- del viernes', no se encuentran lejos del centro histórico. Y desde el aeropuerto internacional lxs jefes de gobierno y estado con todo su cortejo, deberían recorrer 40 km atravesando vuestra gran ciudad o ser transportadxs en helicóptero, lo que no será una opción para los miles de 'Sherpas'".

Como desenlace, el manual destaca la importancia de la posibilidad de que Sudamérica acapare toda la atención de la prensa mundial y los autores del manual depositan su confianza en sus colegas argentinos y latinos.

"Por supuesto que ustedes también cuentan con grupos organizados que no dudarán en enfrentar la Cumbre con resistencia. Nos llamaron mucho la atención las protestas contra la reforma de las pensiones en diciembre de 2017. Las imágenes nos recuerdan de alguna forma a lo que sucedió en Hamburgo durante las protestas contra el G20, aunque lo nuestro no llegó a tener ni la misma agudeza ni las mismas dimensiones".

"Si existe una oportunidad en el futuro próximo para llamar la atención del mundo hacia las demandas sociales de Buenos Aires, de Argentina y Latinoamérica, entonces es la próxima Cumbre del G20 – la Cumbre en su ciudad. La prensa mundial se concentrará en Buenos Aires en cantidades que supuestamente no se habrán dado nunca en Argentina. Y precisamente después de lo ocurrido en Hamburgo muchos ojos y oídos se centrarán en sus protestas".

"Con esto llegamos al final de nuestra 'ardiente entrega de relevo' y esperamos no haberles aburrido demasiado con los detalles locales. Sobre todo esperamos que nuestras experiencias les puedan ayudar un poco y avancemos en nuestro proceso común.

Cuídense 'compas'".

SEGUÍ LEYENDO: