La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, fue la primera en sumarse al pedido del presidente Mauricio Macri de eliminar impuestos a los servicios públicos para morigerar el impacto de la suba en el bolsillo de los consumidores.

Apenas terminado el mensaje del jefe de Estado, Vidal brindó una conferencia de prensa, en la que informó que en las próximas horas firmará un decreto "que derogando dos decretos de la dictadura", lo que permitirá reducir los montos de las boletas de los servicios de luz, gas y agua.

"Hoy decidimos sumarnos como gobierno de la provincia y aceptar el pedido del Presidente de eliminar impuestos que van al gobierno de la provincia o a los municipios. Esa es nuestra ayuda para no dejar solas a las familias que hace un esfuerzo", anunció Vidal, y luego informó que "el beneficio concreto será de 15,5% promedio en las facturas de luz, 6,3% en la de gas y 6,2% en la de agua".

La mandataria provincial explicó que "parte de esa reducción" se definirá con el decreto que firmará hoy, pero que "otra parte de la reducción, que no es la más importante, tiene que ser sancionada por ley en la Legislatura bonaerense".

"Mañana mismo enviaremos un proyecto para que lo traten cuanto antes. Se que hubo varios proyectos sobre este tema, así que espero que sea tratado cuanto antes", agregó.

En otro tramo de la conferencia, Vidal sostuvo que "todos los gobiernos" deben sumarse a "hacer un esfuerzo" para que las facturas de servicios públicos puedan ser abonadas.

"Cuando uno enfrenta situaciones difíciles como esta, hay dos maneras como gobierno de responder, una es especular y mirar para el costado, tratar de sacar una ventaja política y ya sabemos a dónde nos llevo a los argentinos", concluyó.