En medio de los cortocicuitos con la Unión Europea para arribar a un tratado de libre comercio, el Mercosur empezó a buscar otros horizontes de acuerdos comerciales con dos grandes economías mundiales como son las de Japón y Canadá.

Las negociaciones con el Mercosur que finalizaron la semana pasada en Asunción y en Bruselas quedaron empantanadas y "en permanente revisión", según admitió ante Infobae el canciller de Paraguay Eladio Loizaga. Pero inmediatamente, el ministro del presidente Horacio Cartes confirmó que el Mercosur "busca otras alternativas de acuerdos de libre comercio". Enumeró así a las negociaciones que comenzaron hoy con Canadá y las que empezarán a fin de marzo con Japón.

Durante este mediodía, François-Philippe Champagne, ministro de Comercio Internacional de Canadá, se reunió con los cancilleres del Mercosur en Paraguay y "acogió con beneplácito el acuerdo para iniciar negociaciones hacia el logro de un tratado de libre comercio integral (TLC) Canadá-Mercosur", según comunicó la Oficina del Ministro de Comercio Internacional de Canadá.

Luego de una ronda de conversaciones exploratorias que se realizaron en febrero pasado, los cancilleres del Mercosur Jorge Faurie; el brasileño Aloysio Nunes Ferreira; Marcos Jorge de Lima, ministro de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil; Loizaga por Paraguay y Rodolfo Nin Novoa, de Uruguay, acordaron iniciar negociaciones formales con Canadá para dar con un acuerdo de libre comercio.

"El objetivo de un nuevo tratado de libre comercio es aumentar las oportunidades económicas para el beneficio de todos los países miembros", expresó el gobierno de Canadá.

A su vez, la diplomacia canadiense expuso que "un tratado integral y ambicioso con el Mercosur podría proporcionar un mejor acceso al mercado para bienes canadienses de clase mundial y crear más oportunidades para que los exportadores ya establecidos y aquellos que se inician en este campo puedan tener acceso a un mercado de rápido crecimiento. Un exitoso TLC también tiene el potencial de dar a los consumidores y empresas canadienses un mejor acceso a las importaciones de bienes y servicios de los países del Mercosur".

Según se pudo saber, el gobierno de Canadá se ha comprometido a impulsar una agenda comercial progresista al reconocer que las políticas comerciales deben responder y contribuir significativamente a las políticas prioritarias a nivel económico, social y medioambiental. Además de una evaluación ambiental, por primera vez Canadá se compromete a ampliar, en el contexto de las negociaciones con el Mercosur, el proceso de evaluación de los impactos para incluir, por ejemplo, las cuestiones de trabajo y el género.

El gobierno de Justin Trudeau se ha comprometido a garantizar que un tratado comercial Canadá-Mercosur incluirá disposiciones encaminadas a compartir los beneficios del comercio entre todos, incluidas las mujeres, los jóvenes, los pueblos indígenas, las pequeñas y medianas empresas y la clase media.

La primera ronda de negociaciones del tratado de libre comercio entre Canadá y el Mercosur se llevará a cabo en Ottawa, del 20 al 23 de marzo de 2018.

"Con una población combinada de 260 millones de habitantes y un PIB de más de 3 billones de dólares, los países miembros del Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- ofrecen a Canadá la oportunidad de cumplir con su ambiciosa agenda comercial diversificada con mercados de rápido crecimiento y que tienen puntos de vista similares", expresó  Philippe Champagne.

En paralelo a estas negociaciones, el próximo 27 de marzo se realizará en Buenos Aires la Reunión Anual de embajadores de Japón con los países del Mercosur y también allí se debatirá sobre el libre comercio entre Japón y el Mercosur.

Según informó la embajada de Japón a Infobae, en ese encuentro se compartirá información sobre la situación actual de cada país y se debatirá cómo resolver los problemas comunes con el fin de facilitar la gestión de las compañías japonesas en la región.

También participarán empresas niponas radicadas en estos países, con quienes se escucharán sugerencias y posibles soluciones para poder elevar conjuntamente a los gobiernos que decidirán el rumbo del acuerdo de libre comercio. El embajador de Japón en Brasil, Akira Yamada, es uno de los que están llevando adelante estas negociaciones.

La decisión del Mercosur de avanzar en acuerdos de libre comercio con Canadá y Japón se da en un momento en que las negociaciones con la Unión Europea transitan por su momento más delicado.

Según informó el canciller Loizaga a este medio hay por lo menos tres temas en los que ambos bloques aún no lograron ponerse de acuerdo: los términos y plazos de ajuste de normas de propiedad intelectual; la línea de productos de la industria automotriz a incluir en el acuerdo y el histórico tema de las diferencias arancelarias por los productos agrícolas, en particular por el de la carne vacuna.

Los cancilleres del Mercosur analizarán entre hoy y mañana la estrategia a seguir en las negociaciones con la UE. Pero para evitar una parálisis del bloque en sus relaciones con el mundo es que se decidió avanzar en diálogos con Japón y Canadá por acuerdos ambiciosos de libre comercio.