Guillermo Dietrich tiene a su cargo el área de transporte en el área nacional. Acaba de disponer, junto con el Presidente, un fuerte aumento de todas las tarifas y la universalización de la tarjeta SUBE. Por lo primero, le aseguró a Infobae TV que no está pensando un nuevo aumento en 2018 aunque el nivel de subsidios siga alto: "Todo depende del presidente. Pero hay que saber que de cada 30 cuadras que cada ciudadano hace en un viaje en colectivo, 18 las paga el Estado, todos nosotros, con subsidios", explicó.

Por lo segundo, consideró que el margen de error a la hora de efectivizar los descuentos en los segundos y terceros viajes usando la SUBE en el lapso de dos horas fue pequeño y atribuible a un error de uso en la validación de los pasajes.

Dietrich habló del futuro de Aerolíneas Argentinas ("el kirchnerismo la entregó quebrada"), de las low cost ("Flybondi despega el viernes desde el Palomar"), de las mafias sindicales, denunciando un negociado con una supuesta fundación del Hospital Argerich,  y de la decisión de limitar el ingreso de familiares al estado ("es una buena medida pero dolorosa").

Aquí, la entrevista:

— Primera valoración de la nueva implementación de los aumentos, descuentos y demás, ¿cómo ha sido?

— Creo que ha sido un paso importante, principalmente la implementación de la red SUBE. Esto es una demanda histórica que se hace, de décadas, de romper esta lógica de que cuanto más viajas más pagas. Entendiendo también que en el área metropolitana, que es muy grande, con mucha gente y muchos viajes, los que más viajan son los que menos tienen, las personas más vulnerables. Muchas veces se discutió, lo pudimos implementar. Lo implementamos también en el mismo momento de una actualización tarifaria, que siempre tiene un impacto negativo en el bolsillo de las personas y lo conocemos, para que estemos acompañando a los más vulnerables, la mayoría de ellos hoy pagan menos, todos los que hacen viajes con combinación. El sistema funciona muy bien tecnológicamente así que probablemente creemos que fue un paso importante en esta visión de cada vez más los subsidios van directamente a las personas, a los que más los necesitan, y menos al sistema.

— Hubo algunos reclamos, no puedo cuantificarlos porque no sé, de que no había el descuento del segundo o el tercer viaje, ¿lo verificaron esto?

— Lo que verificamos es que sobre un sistema de diez millones de transacciones estamos analizando nueve mil transacciones, es decir tiende a nada. Es importante a todos los que están escuchando que para integrar tenés que hacer check-in y check-out en el tren. Digamos…

— ¿A ver?

— En el tren vos tenés que poner la tarjeta cuando entrás a la estación de tren y cuando salís de la estación de tren. Eso hay que hacerlo siempre. Hay que pagar, punto uno. Había mucha evasión, ahora hay mucha menos pero sigue habiendo evasión. Obviamente si no pagás, no integrás. Pero si no hiciste check-in o check-out, tampoco integrás. Y algo de lo que vimos de reclamos que recibimos ayer era gente que no había hecho esto. O por ejemplo, si en el tren vas y comprás el ticket en la  ventanilla no integra. Digamos, para integrar tenés que usar la tarjeta SUBE, que no tiene que estar nominada ni tenés que hacer ningún trámite, pero tenés que usarla. Con la particularidad de que en el tren –que es lo que siempre correspondió hacer- tenés que marcarla cuando entrás y cuando salís.

(NA)
(NA)

— ¿El nivel de tarifas está ya a nivel de lo que son quita de subsidios o todavía falta reajustar esto?

— A junio va a haber 60, 62 por ciento de subsidios en la tarifa de colectivo. Esto significa que en un viaje de treinta cuadras las primeras doce cuadras las paga la persona con el pasaje, en promedio, ¿no? Porque los que tienen tarifa social pagan menos, los que integran pagan menos, y las segundas dieciocho cuadras las paga el Estado con sus recursos, que son de todos nosotros, a través de los subsidios.

— ¿Y a qué se va a tender? Para usar ese buen ejemplo de las cuadras ¿A que las treinta las pague el usuario, en ese caso progresivamente? ¿Qué es lo que se va a hacer?

— Mirá, esa es una discusión más profunda. Nuestra visión y la visión del presidente Macri, que siempre ha puesto mucho ojo en el transporte público, la gestión de la Ciudad de Buenos Aires es un claro ejemplo que es el primer intendente o jefe de gobierno de la Ciudad, obviamente ahora también Horacio, que tiene una política pública de transporte público de inversiones muy fuertes con resultados muy positivos, es que, digamos, en esta visión de priorizar el transporte público nuestra visión es que tire con subsidios. A su vez que los subsidios tienen que ser cada vez más inteligentes de ir a las personas que más los necesitan, y estamos en ese camino. Ayer hubo personas que pagaron más y hubo personas que pagaron menos y mucho menos. Digamos, esta es parte de la política nuestra que la venimos implementando desde diciembre del 2015 cuando incrementamos el descuento de la tarifa social.

—  ¿En el año está previsto hacer una corrección tarifaria en base a quita o redistribución de subsidios?

— No hay nada previsto. Si tenemos que ir estudiando qué pasa con el sistema de transporte público del área metropolitana a partir de este cambio tan profundo. Van a cambiar hábitos, de hecho ayer ya hubo más integración que antes de ayer. Puede haber sido una casualidad o es una tendencia.  Justo venía repasando números Luis. En los números de ayer, el 57% de los usuarios recibieron un subsidio directo a través de la tarifa social o a través de la tarifa integrada con la red SUBE. Pedí que me comparen el mismo día del 2016, que teníamos, o el mismo día del 2015, 2016 igual venía con la lógica del gobierno anterior, y te aseguro que ese número debe haber crecido como locura el número del gobierno anterior debe estar entre el 10 y el 20 por ciento los usuarios. Digamos, esto lo que muestra es esa política que tenemos nosotros, que se ve claramente en el transporte público que es lo que impacta a todo el mundo, y que cruza todas las clases sociales, en las cuales los subsidios están yendo mucho más directamente a las personas que los necesitan.

Como te decía, va a haber un cambio de conductas, va a haber gente que va a usar, va a hacer trayectos que antes no hacía. Porque por ejemplo, el tercer viaje el 31 de enero valía 6 pesos, el 1 de febrero el tercero, el cuarto y el quinto viaje, los tres sumados, valen 6 pesos. Por lo tanto, una persona que por alguna razón decidía caminar o no hacía un trayecto, lo que fuese, hoy tiene una posibilidad económica que antes no tenía.

— Hablemos un poco de Aerolíneas Argentinas, ¿el estado de la compañía es parecido al de la quiebra o parecido al de una situación de imposibilidad de ser desarrollada?

— Así la recibimos, así fue. Aerolíneas Argentinas recibió para poder seguir volando 5 mil millones de dólares, nuevamente, de todos los argentinos, de todas las personas que están ahí trabajando, de las personas que están mirando, de vos, de mí, para poder funcionar. 5 mil millones de dólares es muchísima plata, a valores de hoy estamos hablando de 100 mil millones de pesos. 100 mil millones de pesos a una compañía aérea en un país con 30 por ciento de pobreza, con calles de tierra, sin cloacas, sin agua. Llegó a tener en su punto máximo 132 dólares de subsidio por pasaje. Vos ibas, te tomabas un pasaje a Rosario y el Estado te daba 132 dólares implícitos en ese pasaje, por volar. Hoy, 2018, va a ser de 6.5 dólares por pasaje después de reducir drásticamente los subsidios que recibe Aerolíneas en este tiempo ¿Cómo hicimos esto? Con un management, gerenciamiento profesional. Sin hacer Aerolíneas como un lugar de militancia, digamos, Aerolíneas era uno de los lugares de La Cámpora donde se hacía militancia, se tomaba a la gente, etcétera, etcétera. Y cuidando los recursos como hacemos con todas las cosas del Estado. Digamos, puedo decir cincuenta ejemplos de ahorros que hicimos estos dos años en Aerolíneas y hay otros cincuenta de los ahorros que vamos a ir haciendo, porque empezás por lo más grande y después vas llegando a lo más chico.

(Agustín Marcarian)
(Agustín Marcarian)

— La idea de la compañía cuando llegaron ustedes era "se va a privatizar", esto está claro que no ha sucedido y etcétera, etcétera, se ampliaron rutas, lo dijo Mario dell'Acqua  los otros días. Digo, la idea es perfilarla como qué tipo de compañía.

— Como una compañía que sea muy poderosa dentro del mercado aéreo local y también internacional, en lo regional y en las rutas que tenemos. Este proceso que hicimos de bajar los subsidios vos fijate que paradójicamente nosotros en diciembre del 2015 arrancamos una apertura al mercado aéreo, vos sos rosarino y lo conocés perfectamente, el aeropuerto de Rosario dicen que es el aeropuerto que más creció en todo el mundo. Prácticamente no había vuelos internacionales a Rosario hoy te vas a cualquier parte, te vas a Lima, te vas a Chile, te vas a diversas ciudades del mundo desde el aeropuerto de Rosario. Hoy tenés vuelos de Rosario a Mar del Plata, tenés conexiones de Rosario a un montón de lugares del interior del país que no existían, la mayoría de las conexiones que hoy tenés de Rosario al interior del país no existían. Esto se produce entre otras cosas porque hay nuevas compañías, está volando la empresa Andes, empezó a volar Avianca que su primer vuelo fue a Rosario, empezó a volar Flybondi el otro día. Permitimos que líneas aéreas que quieran volar desde Rosario, o desde Córdoba, o desde Mendoza, a distintas partes del mundo lo puedan hacer, antes estaba totalmente prohibido. Y paradójicamente en ese entorno de mayor competencia, que era lo que prohíban para cuidar a Aerolíneas, lo que pasó fue que Aerolíneas creció, tiene más rutas, y tiene niveles de puntualidad históricamente positivos y  gasta menos plata. Esta es la visión que tenemos, una aerolínea que este año va a seguir creciendo, que el año que viene va a seguir creciendo, que va a tener cada vez mejor flota y que va a ser muy competitiva para todos estos nuevos jugadores que vienen que le van a generar más oferta a los clientes, a los argentinos, y más posibilidades de viajar en el país.

— ¿Despega Flybondi la semana que viene en El Palomar?

— Flybondi ya está volando desde la semana pasada, el día… No me acuerdo. Yo fui a Córdoba. Pasan tan rápido tantas cosas. Empezó a volar, el primer vuelo fue Córdoba-Iguazú, yo estuve en ese vuelo inaugural saludando a la gente Luis, fue emocionante. La gente, te aseguro, aparte hay filmaciones,la gente te abrazaba y te agradecía. Digamos, mucha gente que nunca se había subido a un avión. Gente que se iba tres días de fin de semana a Iguazú. De hecho el gobernador Passalacqua sacó esta semana, el gobernador de Misiones, un mensaje festejando que Flybondi pueda empezar a volar por la decisión de la jueza que se tomó el día jueves de habilitar, de permitir El Palomar, El Palomar está totalmente habilitado, frente a un amparo de estas cuestiones totalmente politizadas que puso una persona sin ningún interés por la zona donde vive, todo lo contrario, festejando que Flybondi pueda volar porque va a volar a Misiones y eso va a traer más turismo, va a traer más empleo a Misiones.

Entonces empezó a volar desde Córdoba y el 9, el viernes 9, va a hacer el primer vuelo desde Palomar, que es un hecho histórico, principalmente para toda la gente que vive en Morón, en 3 de Febrero, en Hurlingham, lógicamente para todas las personas que van a volar en avión, pero mucho más grande va a ser el impacto para miles y miles de personas con el desarrollo económico que se va a generar con el desarrollo del aeropuerto de El Palomar.

— Uno de los gremialistas del sector aeronáutico dijo que hasta que no ocurra una tragedia, por la supuesta ausencia de controles, no se va a entender la gravedad de las low cost.

— Las low cost vuelan hace muchos años en todas partes del mundo. Cuando vos ves… El año pasado en el mundo volaron 4.200 millones de viajes. En el mundo viven 7 mil millones de personas y hubo 4.200 de viajes en avión. El avión en el mundo se ha convertido en algo muy popular. Y mucha gente que hace 20 años era impensable que volase en avión hoy vuela en avión, en Asia, en Europa, en Estados Unidos, en América Latina, también en África. El año pasado no hubo un accidente con muertos en vuelos comerciales entre todos estos viajes. Y ha sido el año, que todos los años está pasando, con mayor cantidad de viajes en low cost, ya son de esos 4.200 más del 30 por ciento de los viajes en low cost. Que existen en Colombia, existen en Europa, existen en Asia. Por lo tanto la realidad es lo opuesto a lo que dice el señor Biró que lo único que hace con una intención política es generar miedo y trata con mucha malicia de frenar un desarrollo, que entre los que perjudica están los pilotos. Porque en la Argentina si vos eras piloto de avión volabas básicamente en Aerolíneas o en ningún lado. Digamos, uno de los pilotos que conocí de Flybondi se llama Maxi y cuando le pregunté su historia me dice: mirá, me recibí de piloto, mi pasión –todos los pilotos tienen la pasión de volar prácticamente desde que nacieron y mucho hijo de piloto, etcétera, etcétera- en la Argentina nunca conseguí trabajo, me tuve que ir a Copa de Panamá y a vivir a Panamá. Pero yo quería vivir en la Argentina por mis hijos, mis familiares, con mis papás. Recién ahora puedo trabajar en la Argentina. Hay ya cientos de ejemplos de esos de gente que volaba en Emirates y tenía que vivir en Dubái, en Copa, en México, en distintos lugares. Le estamos permitiendo a esa gente que desarrolle la carrera. Pero a su vez te aseguro que va a haber un montón de chicos más que ahora van a estudiar para ser pilotos. Y ni que hablar con las tripulantes de cabina, ni que hablar con los mecánicos, las personas que atienden en los aeropuertos. Y esto sí es una verdadera revolución.

Lo hablaba el otro día con Mauricio y me lo decía él, que una de las principales revoluciones culturales económicas que vamos a tener en la Argentina es el tema de los aviones, ¿por qué? Porque sin aviones no hay desarrollo profundo del turismo. Porque no podés ir en ningún otro medio de transporte de Iguazú a Calafate, no podés. Y uno de los mercados que más crece de turismo en el mundo ¿cuál es? los chinos. Pero los chinos vienen acá y no vienen tres días a Buenos Aires o tres días a Mendoza, vienen acá y quieren recorrer el país ¿Y para eso qué necesitas? Conectividad aérea. Pero mismo también para los argentinos. Digamos, el turismo es una de las cosas que más está creciendo en el mundo y que más atractivo tiene para todos nosotros independientemente de nuestro poder económico porque por el estilo de vida que tenemos, el estrés, por las posibilidades que hay, y el avión es la herramienta para eso.

— Última y más vinculada con lo político ¿Cómo cayó en el gabinete la decisión del presidente de limitar el ingreso de familiares a la función pública?

— Yo creo que es una buena decisión. Que es dolorosa en casos particulares porque claramente hay mucha gente muy valiosa que está y, digamos, por el hecho, que yo creo que todos están por sus capacidades y no por el hecho de ser familiar, que en ese caso coinciden, una persona capaz y familiar, pero me parece que tenemos que subir cada vez más la vara. Tenemos que institucionalizar. La política está desconfiada estructuralmente por los abusos que hubo de corrupción, malos manejos, todas estas cosas que salen, el sindicalista Balcedo que lo ves y es escandaloso. Hoy leía que compró veinte casas para hacer su mega mansión en Uruguay. El viernes salió el procesamiento de un señor que se llama Spaccavento, o algo así, lo tengo acá, sí, Spaccavento. Había sido director del Posadas en el gobierno kirchnerista ¿Sabés qué hizo este tipo? Creó una fundación llamada Argerich, AGP, que es quien administra el puerto, por ser una fundación le dio una tenencia precaria que es que te lo da sin licitación, sin nada, el estacionamiento ese que está antes de Buquebús, viste cuando vas ahí.

— Sí, sí.

— Un estacionamiento que valía unos buenos mangos, que estaba siempre lleno, un negocio más o menos de 10 millones de pesos al año. Cuando fuimos revisando todas las concesiones que tenía el puerto, un trabajo de Gonzalo Mórtola espectacular que hizo, donde fue encontrando jodas de todo tipo, y cuando encontró esto llamó al Hospital Argerich, hablaron con el director, hablaron con el presidente de la cooperativa a ver cuánta plata le transfería esta Fundación Argerich u Hospital Argerich al Hospital ¿Del 2009 al 2016 sabés cuánto le había girado? Cero. Era todo un curro. Los empleados lo declararon en la Justicia, se llevaba la plata a la casa el tipo, se quedaba todo en el bolsillo. Lo procesó Casanello, rápido por suerte porque esta denuncia se hizo a fines del 2016 principios del 2017, lo embargó por 30 millones de pesos.

Pero estas son las cosas que han pasado y claramente con todo esto que pasó no hay dudas de que la gente desconfía de los políticos. Y frente a eso la vara va a estar cada vez más alta y bienvenido sea.

ENTREVISTA COMPLETA