No es un invento nuevo. Hace 25 años que los implantes cocleares existen. Los casos de éxito son numerosos y ampliamente probados. Sin embargo, aún hay decenas de madres que no saben que cuentan con esta solución tecnológica -dispositivos de audición- que pueden cambiar la vida de sus hijos.

El caso de Isabella es paradigmático. Pasó por muchos médicos y recomendaciones diversas, hasta dar con el profesional que le abrió la puerta a una solución rotunda: el implante coclear. En la semana de día de la madre, Aldana contó a Infobae su historia de vida sobre cómo un invento tecnológico transformó la realidad de su bebé y la introdujo al universo de los sonidos, del habla, de la posibilidad de comunicarse con ella, y de calmarse cuando la oye cantar.

Los primeros dos años de vida son particularmente importantes para la adquisición del lenguaje. Mientras más pequeño sea el niño al recibir el dispositivo de audición, más fácil le resultará aprender a oír y hablar. Hoy en día, los niños reciben implantes a partir de su primer año de vida. Esto se debe, en parte, al desarrollo de implantes cocleares suaves y flexibles que permiten mejores procedimientos quirúrgicos.

“En Argentina el 18% de las discapacidades son auditivas”

¿Qué son los implantes cocleares? Micaela Constanzo, Audióloga de Medel, lo explicó a Infobae: "Se trata de un dispositivo que el cirujano coloca por debajo de la piel. Tiene una parte externa y otra interna. Se hace un tajito por detrás de la oreja y se insertan los electrodos dentro de la cóclea, que es el órgano de la audición. Al mes, aproximadamente, se coloca la parte externa con la audióloga y se enciende. La parte externa es un procesador de habla con micrófonos que captan la señal acústica, la digitalizan y la envían a la parte interna. La energía se transforma de acústica a eléctrica que es lo que produce el estímulo dentro de la cóclea. Esos pulsos estimulan el nervio y desde allí llegan al cerebro".

“El 5% de la población mundial tiene algún grado de hipoacusia” (O.M.S)

Dependiendo de la región del oído afectada, los expertos distinguen tres tipos de perdidas auditivas: conductiva, neurosensorial y mixta. Con frecuencia, quienes desarrollan una pérdida auditiva, comienzan a utilizar audífonos porque ayudan a amplificar los sonidos. Sin embargo, estos dispositivos pueden ser insuficientes con el paso del tiempo. Existen otras soluciones como los implantes cocleares, el implantes de conducción ósea Bonebridge y el implantes del oído medio Vibrant Soundbridge que ayudan a recuperar la audición.

Dijo Constanzo: "El implante está cubierto por el Programa Médico Obligatorio (PMO), que es el conjunto de prestaciones a las que tiene derecho toda persona beneficiaria de la Seguridad Social. Quienes cuenten con obra social o pre-paga, podrán recibir el 100 % de la cobertura del mismo. Es cuestión de asesorarse y, para eso, el primer paso es consultar con un otorrino que los guíe durante todo el proceso. Porque es un proceso".

Además, remarcó que hay varias patas en el tratamiento. "Uno es el audiólogo, encargado de calibrarlo, la rehabilitadora y la familia. A eso debemos sumar el colegio y el ambiente. El niño debe estar estimulado, incluso en el caso de un niño con audición normal, desarrolla el lenguaje por el entorno. Esto es igual. A la rehabilitadora la ven una o dos veces por semana, pero los padres y el colegio son fundamentales".

“1 a 3 de cada 1000 nacidos vivos tiene algún grado de hipoacusia”

La tecnología detrás de estos implantes está en constante evolución. Hay un trabajo de innovación permanente invertido en ella. Incluso existen varias líneas de investigaciones de soluciones a otros problemas que toman como base el principio del implante coclear.

Un ejemplo es el que se estudia en la Universidad de Berkeley, de la mano del profesor Robert Knight, que busca "leer la mente" por medio del desarrollo de un dispositivo implantable que decodifica las señales que se producen en el cerebro cuando se piensa en una palabra y las convierte en un archivo de sonido que se reproduce por un dispositivo de voz.

Estas innovaciones tienen aún un largo camino por recorrer, pero algún día pueden llegar a convertirse en la solución de miles de personas, como ocurre con los implantes cocleares.