Una estantería de madera de petiribí (ACR Arquitectura) organiza el espacio y sirve de soporte al televisor, libros y objetos encontrados en diferentes viajes. Un díptico de la Patagonia del artista Enrique Testasecca y una fotografía collage en acrílico de Carolina Bonfanti se unen allí a dos candelabros dorados (Rapsodia Home).

Living.
Living.

El sofá con funda de tusor se revistió con almohadones y una manta tejida (Anthropologie), y está enfrentado a un sillón Gervasoni de madera de petiribí y un par de mesas redondas. La alfombra de lana y yute (Welna Store) y un almohadón de seagrass (Mercado Artesanal de Tigre) aportan calidez.

Living en tonos neutros
Living en tonos neutros

El hall se ambientó con espejos mexicanos y sombreros, una alfombra circular, un canasto de sisal (comprados en Tigre) y una strelitzia en un portamacetas de arpillera.

En el comedor integrado al living cuelgan dos pantallas de mimbre sobre el conjunto de mesa, sillas y banqueta de petiribí macizo con tapizados de lino (ACR Arquitectura). Un camino de lino crudo con servilletas (Sin Almidón) y cerámicas naturales (Anima Deco) acompañan al centro de mesa: un florero de vidrio y hierro con pátina óxido que contiene un ramo con colas de zorro y verdes (Home & Flowers). En la pared cabecera, un díptico de Mila Argañaraz.

Comedor integrado
Comedor integrado

La cocina lleva muebles de madera clara y mesada de granito negro, con bacha doble de acero inoxidable embutida y grifería monocomando (FV). (Detalle) Sobre la superficie de trabajo descansan platos rectangulares (Anima Deco) y tazones con iniciales (Anthropologie). Un bowl turquesa y unas latas floreadas al tono (Reina Batata) se engaman con los accesorios de cocina (Falabella).

Cocina.
Cocina.
Dónde lo consigo. Entre lo funcional y lo decorativo, los implementos de cocina se compraron en bazares y casas especializadas. El batidor y el pincel son de Falabella, las latas de Reina Batata, los textiles de Sin Almidón y las cerámicas de Anima Deco.
Dónde lo consigo. Entre lo funcional y lo decorativo, los implementos de cocina se compraron en bazares y casas especializadas. El batidor y el pincel son de Falabella, las latas de Reina Batata, los textiles de Sin Almidón y las cerámicas de Anima Deco.

El baño de líneas contemporáneas está protagonizado por un mueble flotante con cajonera enchapada en madera. Tiene mesada de travertino con bacha embutida y grifería Chess de FV (Familia Bercomat).

Un canasto (Mercado artesanal de Tigre) acomoda las toallas de mano y, sumado a las hojas de lirio, le pone la nota natural al baño. Los pisos son de porcellanato de Ilva (Barugel) y la mampara (Cristal Box) incorpora un barral toallero.

Baño
Baño

La paleta y las texturas elegidas logran que el dormitorio tenga una atmósfera cozy, síntesis perfecta entre cálido y acogedor. La cama con funda de edredón de lino blanco y manta de lana rayada (Zara Home) lleva almohadones verdes (Rapsodia Home) y un pie de cama de tusor al tono (Sin Almidón). Las mesas de luz –con lámparas de madera con brazo flexible (Mura) y una bandeja con tazones pintados de verde (Gratitude)– y la banqueta auxiliar son de petiribí, mientras que la lámpara colgante es de hierro e hilo sisal (Pura Home).

Habitación
Habitación

Sobre la cómoda campagnard heredada se impone un cuadro de Sofía Racedo. A su lado, una silla vintage de hierro (Flox) les hace compañía, junto a la ventana vestida con cortinas de gasa de algodón (Sin Almidón).

La cómoda
La cómoda

Producción: Andrea Sanguinetti. Fotos: Facundo Basavilbaso