Los modelos híbridos y el nuevo paradigma del trabajo

En este nuevo escenario los talentos son reclutados sin límites demográficos o políticos, entonces las compañías compiten por atraer y retener a sus empleados con empresas de todo el planeta

infobae

Hoy uno de los grandes desafíos de las compañías es contener su talento. Es importante no sólo porque es un gran valor para las empresas sino también porque la alta rotación de personal genera confusión frente al cliente. En esta columna brindamos algunas experiencias para que los colaboradores se queden.

Ya no hay duda de que el teletrabajo llegó para quedarse, en un formato 100% remoto o intercalado con encuentros presenciales, es decir, híbrido. Aunque el COVID-19 aceleró la adopción de esta forma de trabajo, desde hace muchos años ya se vislumbraba la tendencia. Hoy millones de compañías de todo el mundo lo han incorporado en su operatoria diaria.

En este nuevo escenario los talentos son reclutados sin límites demográficos o políticos, entonces las compañías compiten por atraer y retener a sus empleados con empresas de todo el planeta. Para ganar esa puja es fundamental que los colaboradores quieran seguir formando parte del equipo.

Las empresas deben poner foco en los aspectos que identifican la cultura de la compañía

El desafío para las áreas de “recruiting” es complejo si se tiene en cuenta que, a este mundo post pandémico se suman las exigencias y demandas laborales de los talentos, quienes priorizan su tiempo, su libertad. Todos estos factores hacen que la permanencia y constancia de los empleados sean una misión casi imposible.

¿Qué medidas tomar? Les brindamos algunas ideas que colaborarán en la retención del capital humano:

Rescatando la cultura

Las empresas deben poner foco en los aspectos que identifican la cultura de la compañía. Esto es algo que trabajamos. Con la pandemia se fueron perdiendo o modificando los aspectos que unían a los miembros de una organización y esa cultura comenzó a esfumarse. Es cierto que muchas empresas cuentan con un manual dedicado a este tema, pero de qué sirve si no se “vive”.

Entonces, ¿qué se puede hacer para “revivir” esa cultura? Es importante que se utilicen periódicamente las oficinas. Al menos reunirse dos veces al mes para encontrarse, que sea importante la interacción entre las personas que hacen a los profesionales y sobre todo a las personas. Otro punto interesante, es realizar encuentros virtuales o por “Meet”, sin agenda, periódicamente. El objetivo debe ser simplemente, hablar para ver cómo se encuentran todos los miembros del equipo. Otro factor integrador y consolidador de equipos es realizar actividades laborales en ámbitos fuera de la oficina, al aire libre, etc.

Muchas compañías brindan la posibilidad de asistir presencialmente tan solo una vez por semana, generan encuentros descontracturados, charlas, capacitaciones y reuniones con otros enfoques

Cuando tienen colaboradores trabajando a mayor distancia, es importante ofrecer reglas claras dentro del esquema de trabajo remoto y generar puntos de encuentro como llamadas grupales, organizar cafés virtuales para conocer cómo piensan, qué sienten esos colaboradores y hacerles sentir que son parte del equipo, aunque estén, físicamente, lejos.

En caso de necesitar un esquema de trabajo mixto es fundamental ser claros y evitar contratar colaboradores que no puedan ir a la oficina de forma presencial.

¡Flexibilidad, flexibilidad y más flexibilidad! Esto se volvió una clave para retener a los talentos. Por ejemplo, si alguien se toma vacaciones y puede quedarse en el lugar unos días más trabajando de forma remota, es muy bueno proveer esa flexibilidad.

Estrategias

Es tan grande la demanda de talentos, sobre todo en la industria del conocimiento, que algunas empresas organizan eventos virtuales masivos en diferentes ciudades y concretan acuerdos con universidades locales. ¿El objetivo? Conseguir talentos distribuidos.

Además, muchas compañías brindan la posibilidad de asistir presencialmente tan solo una vez por semana, generan encuentros descontracturados, charlas, capacitaciones y reuniones con otros enfoques.

Otras firmas, para mostrar cercanía con sus colaboradores organizan, mensualmente, reuniones virtuales con el CEO donde se tratan cuestiones laborales y sociales, como pasaba antes de la pandemia.

Es fundamental resaltar la importancia del “onboarding”

Algunas, además, realizan charlas en colegios y universidades donde los speakers son sus propios desarrolladores. De esta manera, buscan entusiasmar y atraer a los futuros talentos, desde la experiencia más cercana a la audiencia meta.

Pero más allá de todas las estrategias que se tomen, tanto empresas que eligen un modelo totalmente presencial como aquellas que prefieren un esquema híbrido o remoto tienen que enfrentar otro gran problema: el continuo robo de talentos.

Tips fundamentales

Lo más importante es que las organizaciones tengan en cuenta que hoy el foco son los colaboradores. Para lograrlo es sumamente importante que se acerquen a ellos y, al mismo tiempo, conseguir que recuperen el interés por el “face to face” de alguna manera. Somos seres humanos, y como animales vertebrados la proxemia y el contacto estrecho refuerzan el sentimiento de pertenencia; esto no se logra solo a través de una pantalla. ¿Y qué debe hacer la empresa? Tiene que estar detrás de las necesidades de su gente, gestionando el talento, promoviéndolo, motivándolo y ayudándolo.

Por último, es fundamental resaltar la importancia del “onboarding”. Una inducción que contemple todos los aspectos que mencionamos es también primordial cuando llega el momento de recibir a los nuevos colaboradores. Ellos, desde el primer día, deben comprender de forma inmersiva la cultura de su compañía.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR