Dujovne, Macri y Caputo
Dujovne, Macri y Caputo

En los últimos días de la semana que termina se produjo un episodio que no se puede explicar ni desde la política ni desde la economía y que generó una ola más de perplejidad entre las personas que miran de cerca la evolución de la peligrosa crisis cambiaría y económica que afecta al país.

Como se sabe, en los últimos meses hay un factor que desordenó la economía, la política y la vida de todos los argentinos. Ese elemento es el tipo de cambio, el precio del dólar. Resulta poco relevante discutir, en medio de la urgencia, si la devaluación es el síntoma de la enfermedad o su causa, o en qué medida es una cosa o la otra. Pero el precio del dólar, cada día, es la noticia del día. Cuando se tranquiliza, se instala fugazmente la ilusión de que se ve el horizonte. Cuando el precio salta, la angustia se reinstala porque se sabe que habrá más inflación, la recesión durará más, habrá despidos, la crisis económica se trasladará a la política.

Cada día, el precio del dólar es la noticia del día

Estas últimas tres semanas fueron vertiginosas. Hace solo tres domingos, el dólar estaba a 29,50. Hace solo dos, con el dólar ya a 40, el equipo oficial se reunía en Olivos y anunciaba cambios de gabinete que finalmente no se producían. Hace solo una, la calma había vuelto. En ese breve lapso de relax, el ministro Nicolás Dujovne debió ser internado de urgencia. Por suerte, no fue nada. "Tres días de calma no significan que el problema haya terminado", advirtió el Presidente. Tenía razón.

Sobre el final de la semana, la incertidumbre volvió: el dólar terminó el viernes arriba de 40 pesos. Pero lo más curioso del caso, lo que genera alta perplejidad en los actores económicos, es la enorme contribución que hizo el propio Gobierno para que ello sucediera. Entre martes y viernes no hubo ninguna corrida. La demanda de dólares fue poco relevante. Pero como el Central no vendió casi reservas, el tipo de cambio se disparó. La semana pasada había intervenido ante un desafío mayor. ¿Por qué ahora no lo hizo? ¿Por qué dejo la sensación de que el dólar, una vez más, está a punto de dar un salto?

Esas preguntas no surgen de usinas opositoras ni de conspiradores golpistas sino que atraviesan a casi todo el Gobierno del presidente Macri. ¿Qué hará Toto hoy?, es una duda que atormenta cada veinticuatro horas, por ejemplo, al equipo de economistas que rodea a Dujovne. Tal vez uno de los motivos que le produce tanto stress al ministro tenga que ver con el marco de incertidumbre en el que el Presidente lo obliga a trabajar. Solo Caputo, y tal vez Macri, o quizás los técnicos del FMI, saben lo que hará Caputo en cada jornada. ¿Cómo será ese proceso de toma de decisiones que cada día alumbra una conducta contradictoria con la del día anterior?

El gráfico muestra la paradoja de lo que ocurrió en las últimas semanas. En el mercado de divisas se operó poco (curva naranja). Pero como el Banco Central no intervino, el precio del dólar (curva violeta) escaló hasta los 40 pesos
El gráfico muestra la paradoja de lo que ocurrió en las últimas semanas. En el mercado de divisas se operó poco (curva naranja). Pero como el Banco Central no intervino, el precio del dólar (curva violeta) escaló hasta los 40 pesos

El problema se agrava porque estas preguntas no se limitan solo a los últimos cuatro días. La Argentina afrontó una corrida tremenda en los meses de mayo y junio. Hubo días en que se compraron 1500 millones de dólares. Eso era un problema realmente serio. Pero, como se puede ver en el gráfico que acompaña esta nota, en los últimos meses la demanda de dólares cayó mucho. Sin embargo, el precio del dólar subió y no paró de subir. El Gobierno tenía los instrumentos para frenarlo. No parecía, a simple vista, un desafío serio, dada la relación de fuerzas y montos. Sin embargo, el dólar se escapó una vez, y otra, y otra más.

Una de las preocupaciones más angustiantes en estas últimas semanas fue la caída de depósitos en dólares de los bancos. Ese fenómeno arrancó con cierta fuerza hace dos semanas, cuando el dólar subió de 30 a 40. El goteo empezó a amortiguarse la semana en que el dólar se desinfló un poco. ¿Tiene algún sentido dejar escapar de nuevo el dólar en este contexto tan peligroso, cuando todos los economistas coinciden en que este nivel asegura una competitividad muy alta de la economía argentina y cuando el costo de frenarlo es bajo?

Cuando pase el temblor, termine como termine esta crisis, los historiadores tendrán mucho para estudiar sobre la corrida cambiaría del 2018 y su manejo por parte del Gobierno. En principio, hay dos datos que, juntos, son reveladores. Durante una corrida se pierden dólares de reservas o se devalúa. Es raro que ocurran ambas cosas. Aquí el tipo de cambio se duplicó y, al mismo tiempo, se perdieron más de 20 mil millones de dólares. Es muy difícil de entender un fracaso a tan alto costo.

En la historia de la corrida, hay dos momentos en los que Macri utilizó la carta FMI: cuando anunció el primer acuerdo, y cuando informó sobre su reformulación. Las dos veces lo hizo en medio del vendaval, minutos antes de la apertura de los mercados. En ninguno de los dos casos había nada acordado, con lo cual debió negociar desde una posición de debilidad. No pareció una decisión fruto de un análisis estratégico sino de la desesperación, y el miedo. ¿Tenía sentido pegarse a una organización que ahora limita su capacidad de acción? ¿No debería haberlo pensado mejor?

Hay una discusión eterna sobre cuánto podría un buen presidente amortiguar los efectos de un problema estructural o, al revés, cuánto puede agravarla su torpeza. En cualquier caso, hay en estos meses un elemento muy importante que se puede definir como "factor Macri".

Federico Sturzenegger en la conferencia de prensa del 28 de diciembre, cuando se modificó la meta de inflación (Foto: Adrián Escandar)
Federico Sturzenegger en la conferencia de prensa del 28 de diciembre, cuando se modificó la meta de inflación (Foto: Adrián Escandar)

"No doy notas", se puede leer en el estado de la cuenta de Whatsapp del ex presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. Sin embargo, quienes hablan con él conocen su versión de los hechos. En los inicios de la corrida, Mauricio Macri personalmente lo presionó para que contuviera el dólar a 20,50: la prioridad era defender el plan gradualista de inflación cercana al 20%. El primer día en que, bajo esa presión, se vendió la cifra récord de 1500 millones, sonaron todas las luces de alarma y ya no hubo manera de parar la fuga. Antes de eso, fue el propio Macri el que decretó el final del plan de metas de inflación: ese célebre 28 de diciembre disparó la primera corrida.

Otros sectores del Gobierno, o que pertenecieron a él, opinan que el error original fue proponer un plan de metas de inflación irrealizable. Eso llevó al fracaso que alumbró el 28D. Para quienes piensan de esta manera, la mala praxis recorre todo el período: metas de inflación imposibles llevan a admitirlo y así el Banco Central pierde credibilidad y eso puede producir problemas. Mucho más cuando el propio Banco Central había capturado una montaña de deuda en pesos que, ante cualquier ruido, podrían fugarse. A la distancia parece una confabulación para armar alegremente una trampa mortal por parte de personas bienintencionadas y muy orgullosas de sí mismas, que subestimaban cualquier advertencia sobre lo que estaba por ocurrir.

En los días del mundial de Rusia, cuando el dólar llegaba a la terrible cifra de 25 pesos, los argentinos que estaban en Moscú crearon un cantito irónico y egoísta: "Que baje el dólar, la puta que lo parió", se escuchaba en los estadios. Esa medida, y solo esa, podría tranquilizar un tiempo a la sociedad. Si eso ocurriera, el Gobierno podría dedicarse a pensar cómo frenar el traslado a precios, o cómo manejar la deuda a corto plazo que sigue dando malas noticias. Ambos elementos, la inflación y la deuda de corto plazo, presionan el tipo de cambio otra vez hacia arriba. Son dos problemas serios. Pero no se pueden abordar -ni siquiera esos problemas- si antes no se estabiliza el tipo de cambio.

Cuando más dura el problema, más se achica la brecha y, como es esperable, se agranda un poco más la posibilidad de CFK gane el año próximo
La ex presidente Cristina Kirchner en los tribunales de Comodoro Py a comienzos de mes, cuando fue citada por el juez Claudio Bonadio (Foto: Reuters)
La ex presidente Cristina Kirchner en los tribunales de Comodoro Py a comienzos de mes, cuando fue citada por el juez Claudio Bonadio (Foto: Reuters)

Este entramado tiene un costado político. Cada día que pasa es un día menos que falta para las elecciones. La ilusión macrista no se ha disipado del todo. El viernes, por ejemplo, la consultora Sinopsis difundió su última encuesta. En todos los escenarios de balotaje, Mauricio Macri sale triunfador. A Cristina Fernández, que es el escenario que importa, Macri le ganaría 45 a 41 por ciento. Hace tres meses, le hubiera ganado 47 a 38 por ciento. Hace seis, 49 a 32. Cuando más dura el problema, más se achica la brecha y, como es esperable, se agranda un poco más la posibilidad de CFK gane el año próximo. Las dos caras de la misma enfermedad, como se ve, se alimentan mutuamente.

¿Qué hará Toto hoy?, es una pregunta cuya respuesta tiene efectos sociales y políticos muy relevantes.