El Central Park es el corazón de Manhattan, un gran pulmón verde ideal para hacer paseos, actividad física, picnic, ver espectáculos callejeros, comprar alguna pintura de artistas locales, o sólo recorrerlo y contemplar sus esculturas, paisajes, fauna, flora y la arquitectura de este fascinante parque en el medio de la ciudad.

Tiene una superficie de 4.000 metros de largo por 800 metros de ancho, linda al norte con la calle 110, al oeste con Central Park West, por el sur con la calle 59 y al este con la famosa 5ta avenida.

Es uno de los parques urbanos más famosos del mundo reconocido por aparecer en infinitas películas y series de televisión, por ejemplo el clásico Breakfast at Tiffany’s de 1960.

Uno de los lugares más concurridos en el parque es el memorial que le hicieron en homenaje a John Lennon, quien fue asesinado en 1980 frente al parque cuando salía de su residencia. Hay un gran dibujo en el piso y en el centro la palabra “Imagine”, el sitio elegido se llama Strawberry Fields, en homenaje a esa emblemática canción de 1967 y la disposición del monumento en ese lugar del parque fue porque el mismo John concurría allí habitualmente.

Otra de las atracciones populares del parque es la pista de patinaje sobre hielo que se instala en los meses de frío. También puedes visitar la escultura de Alicia en el país de las maravillas, la terraza Bethesda, el Castillo Belvedere o alquilar bote o bicicleta, sentarte en alguno de los restaurantes que hay dentro; sobre todo uno Belga que sirve delicatesen y está al lado del “Sheep” ese amplio espacio verde donde puedes arrojar tu manta para hacer un picnic, mientras la gente hace ejercicio, juega a lanzar el disco, entre otras cosas.

Sin dudas Central Park es un gran paseo al aire libre para hacer en las cuatro estaciones del año, cada una de ellas es una experiencia diferente, con distintas actividades y paisajes, así que para continuar con esta cuarentena total seguimos viajando virtualmente, volando con la imaginación y los invito a que continúen anotando lugares que quizás algún día puedan conocer o regresar, mientras lo vamos sumando a la lista de las cosas por hacer post COVID-19.