El poema de los viernes: “Militar cansa”, los versos de un autor para el que primero fue la política

A los 18, Horacio Zabaljáuregui se fue a participar de la toma de Acindar. Cincuenta años después hace un repaso lírico por su experiencia, con las distancia que da el tiempo. “Yo era un cuadro”, sin embargo, es un libro que no se deja enmarcar.

Horacio zabaljáuregui y su libro "Yo era un cuadro"
Horacio zabaljáuregui y su libro "Yo era un cuadro"

Pelo largo, barba enmarañada, cuerpo afilado, morral cruzado de derecha a izquierda. Es enero de 1973 y tiene recién 18 años. Son los últimos meses de la dictadura militar de Lanusse, previos al tercer gobierno de Perón, a las 3 A de López Rega, al golpe de estado atroz de Videla, Massera y Agosti del 24 de marzo de 1976.

El joven Horacio Zabaljáuregui viaja insomne a Villa Constitución, sur de la Provincia de Santa Fe, para participar de una toma de Acindar. Organiza intrépido un Congreso clandestino del Partido entre los barrios de Villa Crespo y Recoleta. Estudia Letras en el viejo hospital de Clínicas. Tiene sus primeros encuentros amorosos. Son las peripecias de un militante joven, un cuadro político de Política Obrera, un partido trotskista de los ‘70.

Yo era un cuadro (Bajo la luna, 2022) es memoria en clave de vivencia política y lírica, una lograda síntesis formal. En él predominan los hechos unidos a la subjetividad que nos ofrece la poesía: ”Son los años de la insolación/ ¿Se escuchan los rápidos, el trueno en la garganta? / ¿Se escucha la caída libre, en estilo libre, en verso libre?… A gatas veo, lo que fue/ endulzado el oído, / a gatas, el puro destello/ de un fósforo en lo oscuro” (de ”Figuraté”).

Horacio Zabaljáureguy, en los años 70, con su abuela Pepa. (Cortesia Horacio Zabaljáureguy)
Horacio Zabaljáureguy, en los años 70, con su abuela Pepa. (Cortesia Horacio Zabaljáureguy)

Yo era un cuadro es una experiencia escrita a la distancia apasionada y reflexiva de 50 años ya pasados, sin melancolía. A su vez, el libro conlleva la ironía y la picaresca, despierta alguna sonrisa, que puede entrañar cierto gusto agridulce de lo hecho más por lo perdido que por lo ganado. Son poemas de aprendizaje donde el héroe, tan humano, comprende, aprende y se desencanta en la praxis. Porque “la importancia política de la tarea no quita/ que se parezca a un castigo. / Doblado. / Toda la noche. / Militar cansa” (de “Militar cansa”). Aquí está el yo que siente, el vos que piensa y el nosotros que actúa.

Para Horacio Zabaljáuregui primero fue la política, luego definitivamente la poesía. Formó parte del Consejo de Redacción de la revista Último Reino (1979-1998) caracterizada en su momento como neorromántica por tomar el legado de los poetas alemanes Novalis y Hölderlin, de Rimbaud, de los simbolistas franceses.

Publicó cinco libros entre Fragmentos órficos (1980) y América (2014). Así, su obra crece de lo sombrío con referencias clásicas, a una poética del verbo creador y el vacío. “Hacer cosas con palabras/ taquigrafía sin hilos, objetos trampa”, escribe en ‘Hombre lobo americano’ (Fondo blanco. 1989). Por otro lado, en sus últimos trabajos su poesía se vuelve pasajes de vida sin perder de vista su estilo filoso, conceptual y detallista, preciso en el lenguaje y cuidadoso en el ritmo. A veces son luminosos recuerdos de infancia, atravesados por el paso del tiempo y sus rastros donde “El instante perdido/ estanca/ en una constelación infinita.” (”En un sauce”, América).

“Yo era un cuadro” crea con cierta ternura y paulatina lucidez una voz que va de la juventud a la madurez

Yo era un cuadro crea con cierta ternura y paulatina lucidez una voz que va de la juventud a la madurez, de lo leve a lo grave. Una voz que entona desde la orilla de un gran río. Es “el reflejo de un mar, una inmensidad que a mi juicio es la Historia”, afirma preciso el poeta Jorge Aulicino en la contratapa. Yo era un cuadro es un cuadro que no quiere ser cuadro. No se deja enmarcar.

Yo era un cuadro

Tenía dieciocho;

era un zahorí de los rápidos

en los años de la insolación:

enero del 73, los socialistas cátaros,

primavera en mayo,

de la plaza a Villa Martelli en el 111.

Fábrica tomada.

El Iluminismo revolucionario:

el agite, la hablada, el piquete, la toma:

sinestesia de la época,

imagen sin sonido.

Yo era un cuadro,

un zahorí del voluntarismo radiante,

del qué hacer

en el bazar de la revolución.

Cuarenta y seis años después,

el dorado viejo del sol

a orillas del Uruguay

trae

imagen sin sonido, cuerpo sin conciencia,

“mi pobreza e intransigencia,

mi canción de juventud.”

Una educación sentimental.

En el viejo Clínicas, Kovacci explica el signo:

de dos caras, como el villano,

arbitrario en su carcasa

como la flor,

y el relumbrón del concepto,

claro y distinto en la bóveda interior.

La sincronía es la comunidad organizada de los signos.

Como la telaraña del tiempo,

los anillos del tronco

se leen una vez talado el árbol.

Un pliegue, un surco, una muesca

un pliegue, un ala, un pliegue.

Lo supe antes de Shklovski:

en el principio está el extrañamiento.

Por eso el viento, desde el río, ahora.

El tiempo, se fuga

en sonido sin imagen.

No hay fotos de entonces.

Por seguridad,

tal vez,

por escasez de recursos.

Yo era un cuadro,

todavía vivo.

En un baño de la época,

la lengua muerta:

Montoneri montoneri milites peronis sunt

(de Yo era un cuadro, Buenos Aires, Bajo la luna, 2022)

* Más Poemas de los viernes se pueden encontrar leer acá.

SEGUIR LEYENDO


Últimas Noticias

El 6 de diciembre se conocerá el veredicto de la causa Vialidad que tiene como acusada a Cristina Kirchner

Así lo anunció el Tribunal Oral Federal 2, tras escuchar las ultimas palabras de la vicepresidenta

Cristina Kirchner habló por última vez en el juicio por la obra pública: “Este tribunal es un pelotón de fusilamiento”

La Vicepresidenta expresó sus últimas palabras. Crítico a los fiscales, hizo referencia a su intento de homicidio y elaboró “las Veinte Mentiras de la Causa Vialidad”. El 6 de diciembre será el veredicto

Pasó por tres carreras, pero lo suyo era el arte: Mariano Zito, jurado de Canta Conmigo Ahora, en la piel de Fredie Mercury

A los 26 años se sentía grande cuando decidió dejar su trabajo de administrativo para subir al escenario, desde ese momento, no dejó trabajar y hoy está en el show más grande de la televisión argentina. Además tiene el gran desafío de interpretar en teatro al líder de Queen

Jennifer López pensó que ‘iba a morir’ cuando se separó de Ben Affleck hace 18 años

La estrella estadounidense lanzará “This Is Me... Now” el viernes 02 de diciembre por el 20 aniversario de su icónico álbum “This Is Me... Then”

“Las 20 mentiras de la Causa Vialidad”: el documento que difundió Cristina Kirchner tras sus últimas palabras en el caso

La Vicepresidenta calificó al tribunal de “pelotón de fusilamiento”, criticó a los fiscales e hizo referencia a su intento de homicidio. El 6 de diciembre será el veredicto
MAS NOTICIAS