El español Rodrigo Cortés reafirma su relación con Salamanca en “Los años extraordinarios”

Muchas de las obras de este autor, nacido en Orense, y quien además es director de cine, se escenifican en esta provincia ibérica, que en esa novela, como en ninguna otra es protagonista de sus historias


Un niño, su vida, las travesuras que poco a poco empiezan a cobrar sentido. Rodrigo Cortés conoce perfectamente a sus personajes y a partir de las particulares memorias de Jaime Fanjul nos hace un recorrido alternativo por la historia del siglo XX.

Desde el primer capítulo, Cortés nos muestra la relación que este niño de Salamanca, nacido un día de viento, tiene con su padre y con su madre, específicamente con ella, quien siempre le llama “idiota”.

A partir de la historia de Jaime Fanjul Andueza, que empieza en 1902, en un texto lleno de sátira, Rodrigo Cortés presenta su propia versión de los más importantes acontecimientos del siglo anterior en Salamanca y la cotidianidad de una provincia a la cual llega el mar de forma sorpresiva

Uno de esos eventos fue la inexistencia del mar en Salamanca, aquí nos da una muestra de cómo, anteriormente, las personas decidían usar el bañador antes de la llegada del mar, pero algo que si generaba una distracción eran las tertulias en los cafés.

Rodrigo Cortés
Rodrigo Cortés

Entre las indecisiones de Augusto Sanfuentes y la inexistencia del mar, una particularidad de Jaime es que la relación con su mamá siempre fue indiferente. Es más, cada uno de los momentos que recuerda el protagonista con su progenitora son eventos desgraciados en los cuales la mujer siempre le falta el respeto a su hijo.

Su madre le dice a Jaime que no puede quererlo, pero eso no impide que lo cuide, ya que “es una madre y no debe confundirse una cosa con la otra”, de igual forma ,nunca lo llamó por su nombre, con el pretexto de no encariñarse.

Como niño alborotado, muchas veces podía manifestar las cosas que pensaba y con las que no estaba de acuerdo, en una de esas ocasiones le confesó a su padre que no quería ser el propietario de la mercería en la que trabaja su padre, pues prefiere que tener un hermanito que se haga cargo. De igual forma siempre le dio vergüenza, acto por el cual su padre siempre lo regañaba. Aunque una cosa, le tomaron la palabra y a los pocos meses después llegó un hermanito.

La tragedia de la relación con sus padres, su afición juvenil por hablar con fantasmas, se conjugan con eventos que parecen no tener sentido alguno, ni para el protagonista de la historia ni para el lector, como sus visitas a ciudades inexistentes (Espuria, Blumerbee, Nakhonruang y Almakán), los peculiares oficios que desarrolla (‘estropeador’ de aparatos), su participación en una particular guerra civil española que en lugar de enfrentar a fascistas contra republicanos está protagonizada por Alicantinos que luchan contra el resto de España o su original versión de la llegada del hombre a la luna, con un grupo de astronautas que no logran regresar a la tierra y terminan muertos en la superficie del satélite terrestre.

¿Quién es Rodrigo Cortés?

Rodrigo Cortés
Rodrigo Cortés

Es pintor, escritor, músico y se ha dedicado al cine. Ha trabajado con actores como Robert de Niro, Sigourney Weaver, Ryan Reynolds o Uma Thurman.

En 2013 publicó A las 3 son las 2, el cual es una colección de antiaforismos, delirios y bombas de mano, después publicó Sin importar el modo en que un hombre se hunde, su primera novela.

Para 2016 publicó su libro de breverías Dormir es de patos y al día de hoy tiene dos podcasts que son los más escuchados en este momento.

SEGUIR LEYENDO: